Puntales, calma doble

La tranquilidad habitual que se respira en este barrio de Cádiz se multiplica en estos días de confinamiento, que los vecinos cumplen a rajatabla. Los pocos comercios que hay en Puntales tratan de sobrevivir pese a la evidente bajada de las ventas. La parroquia, cerrada al culto, solo mantiene la atención a las familias necesitadas del barrio.