Para qué votamos

España ha vuelto al bipartidismo. La política se ha dividido en dos bloques totalmente diferenciados en derechas e izquierdas. Los nuevos partidos se han entregado a los viejos.