950, un buen SMI; 1.300, mentira

Uno de los vicios de la democracia es la tentación de centrarse en amamantar caladeros de votos, como el de los precariosEl SMI aprobado es un salario casi digno que evita la promesa del vendedor de crecepelos.