Las farmacias se rebelan contra los turistas insolidarios

"Llegan los clientes, compran tonterías, reconocen que vienen solamente para darse un paseo y se ríen de nuestras indicaciones y de nuestras medidas de seguridad. Es indignante", explica la propietaria de la única farmacia que hay en la urbanización de Roche, en Conil.