🛒 Los supermercados más baratos de Cádiz

Gestión municipal

La comisión de reconstrucción de San Fernando trabaja un documento de acuerdo en su recta final

  • Esta semana ha habido encuentros individuales del gobierno con cada grupo municipal con un borrador de acuerdo sobre la mesa

Imagen de la primera reunión de la comisión de reconstrucción.

Imagen de la primera reunión de la comisión de reconstrucción. / Ayuntamiento San Fernando

La comisión de reconstrucción post covid-19 de San Fernando llega a su recta final después de semanas de reuniones y encuentros con distintos colectivos y sectores. Las partes -el gobierno y los grupos de la oposición, excepto Vox que el pasado 10 de julio se desmarcó- buscan llegar a un acuerdo. La idea es que el documento final en el que ahora se trabaja recoja el mayor consenso posible sobre las medidas que se deben ejecutar para ayudar a paliar la situación a los colectivos más afectados, y por ende de la ciudad.

Acciones concretas, con un presupuesto y con unos plazos de ejecución es lo que demandan los grupos municipales, algo en lo que coinciden con el equipo de gobierno. Es una de las coincidencias que hacen que sea posible que esta apuesta continúe adelante a pesar de las diferencias. Podemos y AxSí critican por ejemplo la aprobación del presupuesto de 2020, sin que se haya modificado nada a pesar de la crisis. Para ellos resulta un obstáculo importante por no ser un recurso del que disponer para acometer las medidas del acuerdo final. Para el gobierno, sin embargo, era necesario porque "da aire", en palabras del concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez, que se ha encargado de la comisión de reconstrucción

El PP aguarda a ese documento final y a que comiencen a ponerse en marcha las medidas para definir su opinión sobre este proceso, sabedor de que para alcanzar un consenso todas las partes tienen que ceder en sus propuestas y puntos de vistas. "Esperamos el documento final, saber qué recoge exactamente", apunta la concejala María José de Alba, que ha acudido a las reuniones.

El más crítico es el portavoz de AxSí, Fran Romero, que critica la actitud del gobierno, y se queja de que la mayoría de sus proposiciones no han sido aceptadas, a pesar de la necesidad de entendimiento para sacar adelante a los ciudadanos, los sectores económicos y la propia ciudad.

Ana Rojas, portavoz de Podemos, reconoce que han dejado al margen muchas demandas y han asumido que solo una parte de sus reivindicaciones se plasmen en el acuerdo a fin de que fueran respaldadas de manera unánime. Por eso, destaca el papel de la oposición y de su formación en particular.

¿Qué sensaciones tienen? ¿Qué han buscado en la comisión? ¿Tiene sentido? El gobierno y los grupos municipales exponen su opinión al respecto. Hablan Conrado Rodríguez por parte del equipo de gobierno, Ana Rojas de Podemos, María José de Alba por el PP y Fran Romero de AxSí. La postura de Vox se recoge a partir de las declaraciones del concejal Carlos Zambrano el día que anunciaron que se marchaban de la comisión.

Gobierno

Estamos intentando afinar el acuerdo final de la comisión de reconstrucción aunque no sea unánime al desmarcarse Vox. Pero con el resto de grupos vamos a intentar llegar a un acuerdo, con la idea de poner en común lo que nos une y dejar al margen las cosas en las que no estemos de acuerdo.

Esta semana hemos ido manteniendo reuniones individuales a partir de un documento concreto para intentar matizar y llegar a un consenso. La dinámica ha sido tener reuniones con los grupos y con los distintos colectivos y sectores. Ahora nos queda plasmar en ese documento con las aportaciones definidas por todos, para que a lo largo de la próxima semana poder cerrar un acuerdo.

El acuerdo hay que valorarlo en su conjunto, porque unas medidas vinculan a otras. Si se tiene un dinero para gastar y se decide hacer algo que se lleva buena parte de esa cantidad entonces hay que descartar otras acciones. Entre todos decidimos en qué invertimos el dinero. No es me han dicho que sí a esta medida, pero a esta, no. No se puede plantear así. 

Sobre unos puntos hay más consenso que sobre otros. Ese trabajo previo se ha hecho, y ahora en esta ronda de reuniones individuales se ha preguntado qué falta y qué sobra en el borrador. Se ha hecho un planteamiento y nos han planteado prioridades.

Excepto a Vox, todos los grupos han tenido una postura constructiva, aunque haya cosas en las que coincidimos más y otras en las que coincidimos menos, como es lógico. Pero la postura hasta hoy ha sido con la intención de llegar a acuerdo, salvo Vox que ya antes de la constitución ya puso pegas sobre su necesidad, sobre el nombre y desde el principio no parecían que tenían intención de llegar a un acuerdo. 

Todos los partidos han presentado propuestas en positivo, pero es verdad que es imposible incluir todo. Es inviable, porque haría falta un volumen de dinero que serían necesarios 10 presupuestos. Pero en una negociación es normal que se haga un planteamiento de máximo para llegar a una serie de medidas. 

Hemos insistido mucho en que pongamos el foco en las medidas en las que todos estamos de acuerdo, y si hay algo más, el planteamiento pueden hacerlo en el marco de las ordenanzas fiscales o de un presupuesto. Pero en lo que estemos de acuerdo hay que cerrarlo y dar una imagen de unión que creo que es importante porque la ciudadanía lo reclama.

Los grupos han planteado la aprobación del presupuesto de 2020 como un obstáculo pero sin ningún motivo objetivo, sin decir qué cosa concreta se impide llevar a cabo por el presupuesto. Ninguna de las medidas que se han planteado, ni las que estamos de acuerdo ni las que no lo hay depende de que se haya aprobado. De hecho, hemos insistido en que con este presupuesto es más fácil acometer medidas que con el anterior o el que proponían, con recortes por la reducción de ingresos. Con un presupuesto recortado se tendrían más dificultades para acometer acciones, que necesitan más dinero, y para eso es mejor tener este presupuesto porque da más aire

PP

Sabemos lo que se ha trabajado, sabemos las reuniones que hemos tenido con los grupos y con las entidades y sectores. Cada partido ha defendido los distintos puntos de vista. El gobierno debe admitir que la oposición ha sido constructiva tanto en las semanas de pandemia por la gestión realizada y ahora en la comisión.

El documento que salga aprobado debe tener unos requisitos que creemos indispensables, y que harían realmente útil este trabajo desarrollado en este tiempo en la comisión. No queremos que salga un programa electoral, sino que sea un documento vivo con acciones concretas con fechas aproximadas y presupuesto, que se vea que son cosas que se pueden poner en marcha y no esos temas históricos de cada partido. 

Esto debe ir dirigido a paliar la situación creada por la crisis del covid-19, para dar respuesta a los colectivos más afectados. En gran medida debe ir a paliar las necesidades que están padeciendo los colectivos que han sufrido más el azote, y también que sirva de manera efectiva para resolver realidades de la propia ciudad.

No pretendemos que sea un catálogo de buenas intenciones, hay que dar medidas concretas, que después se pueda analizar y controlar que se ejecuten. Debe ser hechos reales que puedan redundar en aliviar esta situación que está viviendo la ciudad en la actualidad y si sirve de base para que San Fernando mejore de cara al futuro fenomenal. 

Nuestras medidas han sido concretas, unas se han aceptado y otras, no; tú tienes que ceder y aceptar otras. Hay que atender la situación de los alquileres, también ayudar a los autónomos, en definitiva a todos los sectores y colectivos que peor lo están pasando. Pero tenemos que esperar a ver cuál es el documento final en que se está trabajando.  

AxSí

Tenemos la convicción de que más que nunca es necesario el entendimiento y y el diálogo durante esta crisis sin precedentes porque los vecinos de San Fernando quieren líderes políticos que vean más allá de su programa electoral y sus mayorías absolutas. Desgraciadamente con la actitud de prepotencia de la señora Cavada resulta profundamente difícil.

La actitud ha sido la de ninguneo y desprecio a los grupos políticos, porque la realidad ha sido la imposición unilateral y sin previo aviso desde el rodillo de su mayoría absoluta de un primer remanente en mayo de más 5 millones de euros antes de crear la comisión, de un presupuesto de más de ochenta millones de euros sin admitir ninguna alegación y de un segundo remanente de 3,6 millones de euros antes de consensuar ninguna conclusión, porque estamos a la espera del documento de acuerdo final.

Nuestro Plan REAL (Plan para la Reactivación Económica y Ayuda a La Isla) y las distintas medidas fiscales y de ayudas a las familias necesitadas y al tejido productivo isleño apenas han tenido aceptación. De hecho, propuestas esenciales como el aumento de las partidas de gastos en ayudas sociales de emergencia, la reducción del IBI después de la excesiva e injustificada subida del 6%, un Plan de Empleo para la contratación directa de desempleados isleños o la reducción de determinados gastos e inversiones superfluos han sido expresamente rechazadas.

Podemos

La comisión de reconstrucción es una propuesta que hicimos antes de que el gobierno la planteara oficialmente. Estamos convencidos de la necesidad de un pacto municipal ante la crisis económica y social, cuyos datos son escalofriantes. 

Empezó bien, con un talante positivo que sigue siéndolo a pesar de los obstáculos. El primero de ellos es la aprobación de los presupuestos municipales de 2020, porque ningunea el objetivo en sí de la comisión. Si se trata de buscar un número de objetivos comunes, un pacto de mínimos aunque sea que necesita de unos recursos que permitan que se ejecute. Que no se quede en papel. Y aprobar los presupuestos pone esto en cuestión.

Decidimos seguir con la comisión por responsabilidad política con la ciudadanía, más allá de los problemas que nos suponía seguir en una comisión que ha había movilizado mucho el objetivo.

Entendemos que era necesario el consenso, por eso con la idea de que el pacto saliese, de facilitarlo, decidimos no luchar por que estuvieran en el acuerdo final medidas que planteamos que no se aprobaran por unanimidad. Hay medidas que tienen todo el apoyo y otras que se iban a estudiar, por eso nosotros hemos optado para que no haya conflicto con los grupos municipales por no insistir en propuestas que no fueran respaldadas unánimemente a pesar de la importancia de algunas de ellas.

El gobierno ha hecho una propuesta de acuerdo final y estamos debatiendo. Vamos a hacer todo lo posible por que salga adelante. Somos el grupo político que más actitud está mostrando para ello. El equipo de gobierno tiene la pelota en su tejado en cuanto a proponer un documento con medidas que cumplan los objetivos de la comisión. Eso pasa por tener unos recursos y un calendario, unos plazos, para confiar en que las medidas se van a hacer. Las medidas son a largo, medio y corto plazo, pero un pacto de construcción necesita acciones que tengan una ejecución corta, aunque haya otras con una visión a más largo plazo. Por ejemplo, la diversificación de Navantia y el proyecto Horizonte.

En cuanto a social se ha aceptado la mediación en los desahucios en 2020 tanto públicos como privados, las subvenciones para el alquiler (pedíamos la exención de alquileres públicos y hemos ampliados para incluir de casas privadas), un registro de casas vacías para que puedan servir para alquileres temporales y sociales, que no se corte agua y luz, la mesa de la cooperación para coordinar las ayudas de alimentos de los agentes sociales con Servicios Sociales para una mayor efectividad y el centro de acogida de baja exigencia.

Vox

Es una artimaña para lavar la imagen del PSOE. La aprobación de unos presupuestos irreales, sin recoger ninguna sugerencia de ningún grupo municipal, antes siquiera de que concluya la labor de la propia comisión, es la prueba de lo que realmente es la propia comisión. El rodillo PSOE-Cs ha aprobado unos presupuestos elaborados antes de que se decretase el estado de alarma y no recoge ninguna de las medidas planteadas en la comisión para la ayuda a la economía local, medidas sanitarias y en definitiva apoyo social, quedando todas ellas huérfanas de presupuestos. Es inútil proyectar medidas sociales y económicas cuando estas no tienen un espacio en el presupuesto municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios