Fútbol | Tercera División

La maquinaria del Conil se pone en marcha

  • El club cierras las renovaciones de Fran Sánchez, Pablo Ureba, Antonio Narváez, Fran Ponce, Manzano y Fran Mejías

El chiclanero Antonio Manzano renueva en el conjunto jandeño. El chiclanero Antonio Manzano renueva en el conjunto jandeño.

El chiclanero Antonio Manzano renueva en el conjunto jandeño. / CONIL CF

El Conil CF 2020/21 empieza a tomar forma de la mano de Lázaro Canto, el entrenador y director deportivo que por segunda temporada consecutiva se pone al frente del proyecto del equipo amarillo. Ya han caído las primeras renovaciones para el curso venidero, lo que es la mejor señal de que la maquinaria se ha puesto en marcha.

Cuando la campaña actual tuvo que ser suspendida en el grupo X de Tercera División, el equipo jandeño estaba en una cómoda 12ª posición, 14 puntos por encima de la zona de descenso, por lo que la permanencia que confirmó la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), al dar por concluida la fase regular sin pérdidas de categoría, se iba a conseguir en el verde por el número de puntos y las buenas sensaciones del conjunto de Lázaro Canto.

Ahora toca mirar al curso venidero y desde el club que preside Antonio Brenes están ejecutando las gestiones que marcan los responsables de la parcela deportiva. De esta forma ya se han cerrado las renovaciones de seis jugadores. Se trata del portero Fran Sánchez, los defensas Pablo Ureba y Antonio Narváez, y los centrocampistas Fran Ponce, Manzano y Fran Mejías.

El utrerano Fran Sánchez (34 años) cumplirá su tercera temporada en el club -dividida en dos etapas-, después de que esta liga haya sido titular la mayoría de encuentros. Tiene mucha experiencia en Tercera e incluso llegó a jugar con el Atlético Sanluqueño en Segunda B.

Pablo Ureba seguirá otro año más de amarillo. Será su sexta campaña en la primera plantilla -salvo unos meses que firmó en el Algeciras-, en la que está muy bien considerado. El zaguero sufrió una grave lesión, pero Lázaro Canto le quiere junto a él en el grupo de jugadores elegidos.

Antonio Narváez (27 años) es ya otro clásico con cinco años con el Conil y otros muchos en el fútbol base de la localidad. Su esfuerzo, disciplina y el hecho de ser un buen producto de la tierra convencen a los dirigentes para que defienda otro curso el escudo.

En cuanto a Fran Ponce, que tiene 25 años, es otro caso similar a Antonio Narváez porque lleva toda la vida de amarillo. Incluso su única temporada fuera del Pérez Ureba la vivió en el Cádiz B, de nuevo con el mismo color. Es un comodín y un jugador pura raza.

Manzano, chiclanero que está a punto de cumplir 31 años, repite en un proyecto que este curso dejó a medias antes del confinamiento porque se marchó a Madrid por motivos laborales. Futbolista de dilatada experiencia en categoría nacional.

Por último, la continuidad de Fran Mejías es asegurar calidad y esfuerzo a partes iguales. Formado en la cantera cadista, desde muy joven ha estado en retos lejos de su tierra más allá del fútbol sobre la hierba. Se ha ganado con creces ser uno de los pesos pesados de la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios