Fútbol | Conil CF Fran Mejías, un faro de apellido deslumbrante

  • El centrocampista, referencia del equipo jandeño, valora con una nota destacada la temporada que están completando y presume de padre al afirmar que tiene a su ídolo en casa

Fran Mejías protege el balón ante un rival en un encuentro de este curso.

Fran Mejías protege el balón ante un rival en un encuentro de este curso. / Aragón Pina

Fran Mejías se ha convertido por derecho propio en el faro del actual Conil, una referencia en el centro del campo y para sus compañeros por su aportación en el juego y también por su veteranía. A sus 32 años, el ex cadista asume el rol que le corresponde en el titular de la localidad jandeña pero lo hace desde la humildad. “No me siento ni más ni menos importante. Creo que somos 20 en la plantilla y cada uno aporta su grano de arena. Lo importante es que nos encontramos más cerca que lejos del objetivo de la permanencia”.

Un objetivo que Fran considera prácticamente al alcance de la mano. “Creo que con tres puntos más, aparte los del Écija que tenemos que sumar y que muchos de los equipos de abajo ya han sumado, es una realidad. En mi opinión, esta temporada con 41 ó 42 puntos se asegura la salvación”.

En todo caso, muestra ambición de cara a lo que resta de curso. “Cuanto más arriba quedemos, mejor, sobre todo por la gente joven, por el escaparate que representa para el año que viene”.

"El Conil podría ambicionar más, pero prefiere ser de los pocos de Tercera al corriente de pagos"

En este sentido, alaba al Conil como club por su seriedad aunque lamenta que no actúe con más ambición. “Pienso que el Conil, intachable en cuanto a pago a jugadores tanto en Tercera como cuando militaba en División de Honor Andaluza, podría aspirar a más si fuera egoísta. Pero, bueno, se plantea que su techo está en Tercera y punto. También hay que mirar por ejemplo que el Chiclana, con el doble de población, ahí está intentando subir a Tercera... Si el Conil prioriza con mantenerse, estar al corriente de pagos y que la afición esté contenta, me parece bien”.

Cuando dice egoísmo, se refiere a un egoísmo bien entendido. “Sí, me refiero a la posibilidad de mirar hacia delante, de dar un golpe en la mesa, incluso a nivel económico, tener un punto de ambición...”.

Así y todo, insiste en defender la política de la entidad conileña. “Está al corriente de pagos, como pocos en esta categoría, y esta campaña, cogiendo a jugadores de la provincia, no sólo de los Burreños y de Chiclana, sino también de Jerez, tiene una de las mejores plantillas desde que yo estoy”.

Segunda temporada consecutiva en el Conil, aunque en total, antes de sus etapas en Gibraltar y en el fútbol-playa, lleva cinco años, asegura que jamás ha sentido a su padre, Pepe Mejías, como una sombra alargada. “En absoluto. Ser hijo de quien soy ha sido siempre un privilegio; he vivido con la suerte de tener a mi ídolo en casa”.

"Pepe Mejías jamás ha sido una sombra para mí; ser hijo de quien soy siempre lo he visto como un privilegio"

Un hijo es un hijo, da igual la edad que tenga, y aún hoy el padre acude al Municipal Pérez Ureba cada vez que puede para seguir las evoluciones de su primogénito. “Le gusta venir y además mantiene muy buena relación con la gente del Conil”. Eso sí, siempre con respeto al trabajo de cada cual. “Siempre me ha dado consejos, pero desde la lejanía, nunca se ha metido en la labor del entrenador ni de nadie”.

Sobre el actual entrenador, Lázaro Canto, sólo buenas palabras. “Es un gran técnico, joven, con mucha ilusión; lo está haciendo perfecto dentro de lo complicado que es trabajar con gente prácticamente mayor que él”.

Por último, en relación al Cádiz, el equipo en el que se formó como canterano, se muestra optimista sobre el devenir de la presente Liga. “Lo sigo con interés desde que entraron Vizcaíno y Quique Pina y le dieron un sitio a mi padre... Cada vez que puedo voy al campo. Tiene un estilo de juego que en Segunda es efectivo, guste más o menos. En enero ya estaba salvado, un objetivo que cualquiera firmaría. Soy de los que piensa que si no asciende no será un fracaso, aunque sí una decepción”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios