Tercera División

Fran Mejías inicia su cuarta etapa en el Conil

  • El centrocampista piensa que "la plantilla es para estar tranquilamente a mitad de la tabla"

Fran Mejías posa con la camiseta del Conil de esta temporada. Fran Mejías posa con la camiseta del Conil de esta temporada.

Fran Mejías posa con la camiseta del Conil de esta temporada. / Conil CF

El refranero español se verá obligado a efectuar una variación en pleno siglo XXI, en unos tiempos en los que la utilización de los refranes ha caído en un profundo desuso y solo los pronuncia la generación de los que peinamos canas y los que pasean una reluciente calva. Aquello tan manido del "no hay dos sin tres" habrá que cambiarlo por un remozado "no hay tres sin cuatro". La culpa de ello la tiene Fran Mejías, un futbolista que tiene el honor de ser hijo del mítico Pepe Mejías pero al que esto quizá le haya supuesto un obstáculo para triunfar en el mundo del balompié. Dotado de una aceptable calidad técnica aunque incomparable con la excelsa de que gozaba su progenitor, muchos le exigían que mostrara un nivel similar al de este. Eso sí, en carácter competitivo es muy complicado encontrar alguien a su altura.Resulta que Fran Mejías acaba de firmar de nuevo por el Conil, conjunto de Tercera División en el que cumplirá su cuarta etapa. Internacional con la selección española absoluta de fútbol playa, en los últimos tiempos ha alternado ese deporte con el fútbol-11 de toda la vida. A este último ha llegado a jugar hasta en un club de las islas Maldivas, algo así como un paraíso en pleno Océano Índico.A los 31 años de edad, así explica su vuelta al Conil: “Este año no pensaba jugar al fútbol, para dedicarme a mi trabajo en una inmobiliaria y a sacarme la titulación de Nivel II de entrenador. Pero me llamó Hilario Basallote y me convenció. Me dijo que necesitaban un medio centro con carácter y la verdad es que poca gente tiene más carácter que yo. Ando con muchas ganas porque me ilusiono mucho cuando empiezo algo. Llevo entrenando unos diez días y creo que este fin de semana ya podría entrar en la convocatoria y tener unos minutos. Me encuentro bastante bien, aunque llevaba un mes sin hacer nada desde que volví de practicar el fútbol playa en Israel y estuve una semana entrenando con el Chiclana Industrial”.Recuerda que Zafra, entrenador del equipo jandeño, “ya me quiso fichar cuando era director deportivo del Racing Portuense, pero no hubo acuerdo. Supongo que ahora está contento porque años más tarde se han juntado nuestros caminos”.Rebasada la treintena, todavía le queda algún sueño que cumplir en la parcela futbolística y no descarta que se haga realidad en el futuro: “Son 31 años ya, pero la verdad es que estoy disfrutando y eso es bonito. Tengo una espinita clavada por no haber llegado a jugar a lo largo de mi carrera deportiva en Segunda División B y siempre que se compite no se puede descartar nada de nada. Aún mantengo la ilusión de jugar alguna vez en un equipo de la categoría de bronce”.Su opinión sobre el Conil, su nuevo equipo, es la que ofrece como broche de la conversación: “Me parece un conjunto bastante competitivo, con ganas e ilusión. Pienso que es una plantilla para estar tranquilamente a mitad de la tabla, a pesar de lo ocurrido el otro día en Utrera. Creo que la clave de la abultada derrota es que el equipo llevaba tres victorias consecutivas y acudió con menos necesidad y menos presión que a los enfrentamientos anteriores. Opino que es mejor llevarte una torta cuando hay tiempo sobrado para reaccionar que al final, cuando ya no existe margen. Por mi parte, voy a pelear al máximo para poner al Conil donde se merece”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios