Fútbol | Tercera División

Renovación de Lázaro Canto como entrenador del Conil

  • Tenía una oferta económicamente mejor del grupo IX, "pero esta es mi 'casa' y aquí me dieron la oportunidad".

Lázaro Canto posa en el Pérez Ureba con un chándal del Conil. Lázaro Canto posa en el Pérez Ureba con un chándal del Conil.

Lázaro Canto posa en el Pérez Ureba con un chándal del Conil. / CCF

Poco tiempo ha tardado Lázaro Canto en demostrar que es más hábil dando instrucciones desde la banda que con el balón en los pies. Él mismo confiesa que "como futbolista era cortito, un defensa un poquillo leñero" que jugó en las categorías inferiores del Conil y del Burreños.

En cambio, su primera experiencia como entrenador en Tercera acaba de cerrarse con un notable alto. La cómoda permanencia del Conil, en cuyo banquillo se estrenaba en el curso 2019/20, se ha debido a méritos propios y no a la anulación de los descensos propiciada por el parón liguero causado por la pandemia del Covid-19. Tras darse por definitiva con tan solo 29 jornadas celebradas, la clasificación del grupo X ha ubicado a la escuadra jandeña en la 12ª posición, más cerca de la zona de fase de ascenso (a 12 puntos) que de la de descenso (a 14 puntos).

La recompensa al trabajo bien hecho durante la campaña le ha llegado en forma de renovación, pues el jueves por la noche el técnico y la junta directiva del club cerraron de manera positiva las negociaciones entabladas días atrás. Como consecuencia de ello, el conileño seguirá al mando de la plantilla, labor que compaginará con la de director deportivo.

Le había salido alguna novia que le pagaba más, pero ha decidido no moverse: "Las negociaciones comenzaron hace unos diez días más o menos y al final hemos alcanzado un acuerdo en un término medio si tenemos en cuenta las posiciones de partida. Tenía sobre la mesa una oferta de un equipo que milita en el grupo IX de Tercera División, algo superior en la faceta económica, pero finalmente me he inclinado por aceptar la continuidad en el Conil, que es mi casa y el club que me dio la oportunidad de debutar como entrenador en Tercera División. Además, estaba claro que contaban conmigo para la continuidad del proyecto y ese era un dato de gran importancia".

Describe así su estado de ánimo tras renovar: "Me encuentro satisfecho con el trabajo realizado, ilusionado con lo que tenemos por delante y con muchísimas ganas de empezar otra vez con los entrenamientos, algo que echamos mucho de menos después de haber vivido un final de competición tan extraño como adelantado sobre lo previsto".

Con cierto orgullo ensalza el comportamiento del club en un curso tan particular: "El Conil ha pagado a todos los integrantes de la plantilla los diez meses al completo, algo que es muy destacable en las condiciones que se están dando pues es de los pocos del grupo X de Tercera que han sido capaces de permitírselo. Es un hecho por el que la directiva se merece un aplauso, indudablemente. Ha cumplido lo prometido a pesar de las lógicas dificultades que conllevaba el frenazo de los ingresos por el parón prematuro de la competición. Esto supone de paso que el nuestro sea un equipo muy apetecible para los jugadores a la hora de los fichajes".

Mucha gente dice que la prudencia es la madre de la ciencia y Canto parece que es uno de los que piensan así: "El objetivo del Conil en Tercera siempre será la obtención de la permanencia, no se pueden plantear otras metas desde el principio ya que sería algo ilógico. Eso sí, si algún año cae la breva, bienvenida sea. Hay que ser realistas".

El mantenimiento del bloque se antoja casi garantizado: "La idea que tengo en mente de cara a la próxima temporada es que la plantilla no varíe mucho y se parezca bastante a la de la temporada 2019/20. La semana que viene empezaré a tratar las renovaciones y mantendré los primeros contactos para las futuras incorporaciones. A lo mejor bastará con efectuar cuatro o cinco fichajes porque la plantilla ha realizado un gran trabajo y eso hace a sus miembros merecedores de la confianza y de un premio".

En cualquier caso, quien avisa no es traidor: "Habrá que adaptarse a las nuevas circunstancias porque está muy claro que el virus Covid-19 también ha causado un gran daño a la economía de los clubes de fútbol. Tendremos que hilar muy fino para conformar el mejor bloque posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios