Torre Alta

De la esperanza a la triste realidad

Tenemos encima la tormenta perfecta: mientras que los dirigentes políticos pierden el tiempo buscando culpables y sin saber estar a la altura de lo que exige la situación, los profesionales sanitarios se enfrentan a otra ola con falta de personal.