Cádiz CF

Las claves de la victoria del Cádiz CF contra el Real Madrid

  • Los amarillos dieron la sorpresa con su primer triunfo en territorio blanco

Courtois atrapa el balón en presencia de Negredo.

Courtois atrapa el balón en presencia de Negredo. / Europa Press

El Cádiz CF venció por vez primera en el terreno del Real Madrid. Fue todo un aldabonazo el que dio un recién ascendido ante uno de los poderosos del balompié patrio, que no conocía la derrota en Valdebebas hasta que llegó un modesto que se hizo gigante con su método de sobra conocido por muchos, pero no por todos. El Madrid se vio sorprendido por la eficiencia del rocoso sistema de un equipo amarillo que incluso se marchó con un marcador corto. El 0-1 fue suficiente, pero visto lo visto a nadie le hubiese extrañado un resultado más abultado.

Las apuesta pagaban a precio de oro una victoria visitante en territorio madrileño. ¿Por qué ganó el Cádiz CF a domicilio al Real Madrid? Estas son algunas las claves de la hazaña que ya forma parte la historia de la entidad cadista.

El bendito error de Álvaro Cervera: el entrenador dijo el día antes del partido que el Cádiz CF tenía opciones de ganar sin ser mejor que su rival. Fue la única equivocación del técnico porque su equipo fue superior al Real Madrid, sobre todo en los 45 minutos iniciales. Tan histórica fue la victoria como el recital de los amarillos en la primera mitad, que pudo acabar con 0-4 con un poco más de puntería. En la segunda parte hubo más equilibrio por el obligado empuje de los de Zidane, pero los visitantes supieron manejarse e incluso sufrieron menos de lo que cabía esperar. Al contrario que en otras ocasiones, el Cádiz CF ganó y además lo mereció. En el fútbol no siempre vence el mejor, pero esta vez sí. El equipo grande fue el Cádiz CF.

Mérito del Cádiz CF: Muchos medios de la capital de España criticaron a degüello al Real Madrid por su pésima actuación, pero si la escuadra merengue jugó tan mal fue porque enfrente tuvo a un oponente infranqueable, que le dio auténtico repaso en unos primeros veinte minutos que permanecerán en el recuerdo de todos los cadistas. Si un equipo jugó tan mal fue porque el otro hizo muy bien. Rozó la perfección, sobre todo en defensa.

El lema llevado hasta las últimas consecuencias: ‘La Lucha No se Negocia’ ha calado muy hondo y su puesta en práctica obedece a la filosofía de vida instalada en al vestuario del Cádiz CF. Pura convicción grupal e individual. La vida es una permanente lucha, también en el terreno de juego. Los futbolistas de Álvaro Cervera pusieron la máxima intensidad en cada acción y no dejaron maniobrar a la estrellas de la galaxia blanca, atrapadas en el laberinto amarillo.

Organización milimétrica: La lucha es un elemento indispensable pero hay mucho más que esfuerzo. El Cádiz CF demostró ser un equipo muy trabajado que no perdió el orden en ningún momento. Los soldados de Cervera se emplearon con la máxima disciplina táctica, sabedores de que las opciones de éxito pasaban por la labor colectiva. Fue un triunfo de equipo frente a individualidades diluidas, enredadas en un quiero y no puedo.

Sin fallos: El Cádiz CF no hizo concesiones. Apenas cometió errores, que son los que suelen decidir los partidos. Sin errores la única posibilidad del rival es el acierto, pero los gaditanos se encargaron de cortocircuitar a su contrincante con una eficacia asombrosa. El entramado defensivo funcionó a la perfección. Ese era el objetivo para aspirar al triunfo.

La anulación del contrario: el juego del conjunto amarillo se basa en la neutralización de las cualidades del oponente. Aplicó el sistema con suma precisión hasta hacer desaparecer del mapa a Isco, Vinicius, Modric… El Cádiz CF se limitó a hacer lo que practicaba en Segunda y ahora lleva a cabo en Primera. Si el Madrid no sabía lo que esperaba, es que no hizo bien su trabajo previo ni durante el partido.

Lección de humildad: la sensación que queda es que mientras el Cádiz CF hizo los deberes para estudiar al rival y preparar el partido a conciencia, en el Real Madrid quizás pensaron que se enfrentaba a un rival modesto al que podían doblegar sólo con la calidad de sus jugadores.

Estado físico: El Cádiz CF mostró mucha mayor frescura que su adversario. Los jugadores de Cervera no pararon de correr y su actitud contrastó con la sensación de inapetencia que por momentos dio el cuadro de Zinedine Zidane.

Valentía: Los gaditanos comparecieron en el campo del todopoderoso conjunto blanco sin ningún complejo. No les temblaron las piernas pese a que algunos jugadores, recién estrenados en la máxima categoría, se enfrentaban por primera vez al Real Madrid. No les impresionó medirse a jugadores de talla mundial. Como avisó Cervera, no viajaron a la capital a pedir camisetas. Dicho y hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios