Cádiz CF

Cádiz CF - Athletic: la lupa sobre el árbitro y el VAR

  • Los errores acumulados contra los amarillos elevan la presión sobre Hernández Hernández y Soto Grado

Hernández Hernández durante un partido de Liga. Hernández Hernández durante un partido de Liga.

Hernández Hernández durante un partido de Liga. / Luis Tejido/Efe

El enfrentamiento que el Cádiz CF y el Athletic de Bilbao protagonizan el lunes 15 de febrero (23ª jornada de Liga) no es un partido más en el calendario del campeonato. Es el primer partido después de la escandalosa actuación arbitral y del VAR que sufrió el equipo amarillo hace una semana en el choque contra la Real Sociedad.

Aquel encuentro provocó un estallido unánime del universo cadista ante el continuado perjuicio que viene sufriendo durante la temporada. Entre Valentín Pizarro Gómez y Antonio Mateu Lahoz en el VAR desquiciaron a un Cádiz CF que ya no sabe a qué atenerse tras comprobar cómo se agolpan las decisiones en contra. Lo que en un partido es una cosa en otro partido es otra, siempre en contra de los gaditanos. La situación de hartazgo traspasa los límites del club. La afición está muy enfadada por lo que consideran un maltrato a su equipo.

Los cambios de criterios están impidiendo avanzar a un equipo que se topa con más obstáculos de los previsibles en su permanente batalla por la permanencia. El Cádiz CF trata de mentalizarse en un contexto nada sencillo.

El club puso fin a su fin su silencio con una carta y manifestaciones del presidente, Manuel Vizcaíno. La afición también se pronunció a través de un comunicado de la Federación de Peñas Cadistas. Además, se multiplicaron los mensajes de indignación de seguidores a través de las redes sociales.

Todo el entorno cadista anda con la mosca detrás de la oreja porque detecta situaciones que se repiten. Algo está pasando con el Cádiz CF y por eso el foco del partido ante el Athletic está sobre los árbitros.

El canario Alejandro Hernández Hernández dirigirá el envite sobre el césped y a cargo del VAR estará el riojano César Soto Grado, el mismo que se ocupó de las cámaras en el duelo frente al Elche en el que hubo un penalti del cuadro alicantino por mano dentro del área que no sólo no fue señalado sino que ni siquiera fue revisado por el monitor a pie de campo.

El hecho de que justo esta semana sea designado en el VAR el mismo colegiado que estuvo en Elche, donde los amarillos fueron perjudicados, pone en alerta al planeta cadista, que no se fía un pelo.

La presión recae sobre los árbitros. Ellos se lo han buscado con sus criterios cambiantes y sus errores. Una presión propiciada por los continuos vaivenes que minan al Cádiz CF.

En el club están preocupados y esperan que después de los dos últimos partidos (ante el Atlético de Madrid y la Real Sociedad), en los que se vio perjudicado, el resultado del compromiso frente al Athletic de Bilbao no quede condicionado por la actuación arbitral. Gane, empate o pierda, que nada pueda ser achacado a los que en teoría están llamados a repartir justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios