San Fernando

La playa de Camposoto echa el cierre a una temporada marcada por el Covid

  • A pesar de la incertidumbre inicial, en la playa solo se han registrado incidentes puntuales

  • Ha sido también el verano del nuevo paseo peatonal, la punta de lanza de una transformación que se completará por fin en 2021 

La playa de Camposoto, en una imagen tomada esta semana, tras concluir la temporada.

La playa de Camposoto, en una imagen tomada esta semana, tras concluir la temporada. / D.C. (San Fernando)

Acaba del verano y la playa de Camposoto se despide de una temporada que ha estado marcada irremediablemente por la pandemia del Covid-19 y las restricciones a las que ha obligado. El Ayuntamiento mantendrá todavía los servicios habituales que se prestan a los bañistas durante los fines de semana que restan de septiembre. Pero la afluencia, en todo caso, ha disminuido drásticamente desde los primeros días del mes y, especialmente, desde que diera comienzo el nuevo curso escolar.

Todavía, claro está, hay bañistas disfrutando de los pocos días que quedan de verano pero son más bien pocos. Nada tiene que ver ya la playa con la vorágine de los días de agosto, sobre todo porque el tiempo -entre lluvia y temporales de Levante– no ha acompañado demasiado en el último mes de la estación.

Oficialmente, y a excepción de los dos fines de semana que quedan de septiembre, el pasado día 15 se echó el cierre a la temporada estival en San Fernando. Y se hizo con cierta satisfacción porque, a pesar de los rebrotes y a pesar de la incertidumbre inicial y de las muchas dudas que generaba a principios de verano la pandemia del Covid y la nueva realidad que había impuesto, el verano en la playa isleña se ha caracterizado por la ausencia de incidencias de relevancia. Las restricciones de aforo no han sido especialmente un problema y apenas han ido más allá de cuestiones puntuales en algunos días en los que se ha llegado a registrar una mayor afluencia y en los que las horas clave han coincidido con la marea alta de elevado coeficiente además.

Cierto que la playa isleña, con 2,1 kilómetros acotados especialmente para el baño y dotados de servicios y bolsas de aparcamiento, contaba de entrada con un aforo para 30.000 personas, una cifra bastante elevada que ha permitido sobrellevar bastante bien las restricciones a diferencia de lo ocurrido en otras playas gaditanas durante los meses de julio y agosto y sus calurosos fines de semana. Además, las posibilidades de aforo de la playa se multiplicaban si se tenía en cuenta los más de 6 kilómetros que existen hasta la Punta del Boquerón.

El nuevo paseo de la playa de Camposoto y su carril bici. El nuevo paseo de la playa de Camposoto y su carril bici.

El nuevo paseo de la playa de Camposoto y su carril bici. / D.C. (San Fernando)

El problema, claro está, radicaba en la concentración de bañistas en el mismo punto que propician las bolsas de aparcamiento. Los accesos 3 y 4 han sido, en este sentido, uno de los puntos más complicados y el único que ha llegado a cerrarse puntualmente en cierta ocasión (solo durante unas horas y para garantizar una mejor distribución de los bañistas en el arenal).

Al margen del Covid, la temporada que acaba de terminar ha pasado a la historia por la apertura –al fin– del paseo peatonal que se ha construido junto al caño, una evidente mejora que ha cambiado la imagen de Camposoto y que además ha resuelto el problema que durante años ha supuesto la presencia de peatones en la carretera de acceso. La obra, ejecutada con la ITI, llegaba a mediados de junio con un año de retraso tras una sonada metedura de pata –un fallo técnico en las vigas que soportan la pasarela– que ha retrasado en más de un año la transformación global de la playa isleña que el Ayuntamiento persigue desde principios del mandato anterior.

Porque todavía quedan obras en Camposoto. Y estas –así lo ha anunciado el equipo de gobierno– tienen previsto comenzar en el mismo mes de octubre. Se trata del asfaltado y adecuación de la carretera de acceso, donde se habilitaran nuevos carriles para la circulación de vehículos. Los trabajos están incluso adjudicados desde hace año y medio pero no se han llevado a cabo al no poder simultanearse con las obras del paseo, que justo acabaron en junio. Así que, en teoría, pueden comenzar sin mucha demora.

En 2021, de esta manera, la playa podría vivir su gran verano, el colofón de las inversiones que se han estado trabajando durante los últimos años y que tantas quejas y molestias han provocado entre la ciudadanía. El Ayuntamiento ha anunciado además una importante inversión para formalizar la adquisición de nuevos módulos para todos los accesos de la playa. Este año se han estrenado los primeros con fondos de Diputación y para el resto se ha reservado una partida de 1,2 millones de euros de las inversiones a ejecutar con cargo al remanente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios