San Fernando

Mascarillas obligatorias en los accesos, cámaras y sombrillas a 4 metros: así será la playa de Camposoto en el verano del coronavirus

  • Según el plan de contingencia, la zona de baño tiene capacidad para 30.000 personas aplicando las directrices y las recomendaciones de la normativa andaluza 

Acceso 1 de la playa de Camposoto, el único abierto por el momento. Acceso 1 de la playa de Camposoto, el único abierto por el momento.

Acceso 1 de la playa de Camposoto, el único abierto por el momento. / Román Ríos

La playa de Camposoto se prepara para una temporada insólita. El verano del coronavirus obligará a adoptar una serie de medidas excepcionales entre las que se incluyen el uso obligatorio de mascarillas en los accesos, el aumento de la limpieza o la utilización de cámaras para conocer la afluencia de bañistas. 

Todas estas medidas se recogen en el plan de contingencia que el Ayuntamiento isleño ha redactado y que acaba de dar a conocer, un documento que garantiza el uso y disfrute de la playa en condiciones de seguridad.

Según el plan de contingencia, no obstante, la playa de Camposoto tiene "una capacidad de recepción elevada", por lo que no tendría problemas de aforo para dar cabida a los bañistas aplicando las directrices y recomendaciones de la normativa andaluza y teniendo en cuenta la necesidad de aumentar la distancia social entre ellos. 

Así lo señala el Ayuntamiento isleño en un comunicado en el que recuerda que la superficie útil de la playa, tan solo la de la zona acotada para el baño, que se reparte entre los distintos accesos, es de 120.000 metros cuadrados; lo que -con un aforo de 4 metros cuadrados por persona- supone que tiene capacidad para 30.000 personas, mucho más de la afluencia habitual que registra cada verano. 

En el caso de la playa de La Casería, aplicando los mismos parámetros, se estima que la playa puede acoger a unas 650 personas con las garantías sanitarias previstas. No obstante, el uso de esta otra playa es prácticamente anecdótico en comparación con Camposoto. 

La clave para determinar la afluencia máxima de la playa isleña la da el número de aparcamientos de los que dispone, que asciende en concreto a 1.240 plazas. Eso, evidentemente, condiciona el número de bañistas que acude a diario. 

El Ayuntamiento calcula que el máximo de personas que pueden acceder por coche o vehículos de dos ruedas es de unas 5.000 diarias, a las que se sumarían las que llegarían por transporte público o autobuses privados de otras localidades. En este caso, según los datos de los últimos cuatro años de la media por temporada, el máximo alcanzado es de 1.350 personas al día.

Las cifras que se manejan están, por lo tanto, muy por debajo de ese tope de las 30.000 personas. No obstante, los cálculos se han hecho solo teniendo en cuenta los 2,1 kilómetros que se acotan para el baño y por donde se reparten los distintos accesos. Así que la capacidad real de la playa de Camposoto podría incluso triplicarse si se tiene en cuenta los más de 6 kilómetros que existen hasta llegar a la punta del Boquerón.  

Según el Ayuntamiento, "eso permite ganar superficie de reserva hacia donde se podría derivar a las personas en caso de necesidad o de tener que mantener el nivel de aforo con todas las medidas de distanciamiento social".

Pasarela doble instalada en el acceso 1 de la playa de Camposoto. Pasarela doble instalada en el acceso 1 de la playa de Camposoto.

Pasarela doble instalada en el acceso 1 de la playa de Camposoto. / Román Ríos

Control del aforo, zonas y sombrillas a 4 metros 

En el verano del coronavirus, el Ayuntamiento isleño se encargará de controlar el aforo de la playa para garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención y garantizar "en todo momento" el distanciamiento social entre tumbonas, sombrillas o toallas. En este sentido, se vigilará que sombrillas y grupos de personas o familias no se coloquen a menos de 4 distancia entre ellos. 

En ningún caso además -insiste el Consistorio- estará permitida la invasión de hábitat sensibles como sistemas dunares con el fin de aumentar la superficie de ocupación por las personas usuarias de la playa.

La playa -los 2,1 kilómetros acotados como zona de baño- se dividirán en 8 zonas que corresponden con los distintos accesos a cada uno de los cuales se les asignará un color. No se trata de una división física en sí sino más bien de un reparto de espacios a la hora de ejercer el control de los accesos. A efectos prácticos, para los usuarios de la playa esta división no tendrá repercusión. 

Eso sí, en los accesos -y solo en los accesos, que serán puntos bidireccionales controlados- será obligatorio el uso de la mascarilla, tanto para entrar como para salir de la playa.  

Esta zonificación, según el Ayuntamiento, "va a permitir facilitar la identificación de espacios, poder mejorar el control del acceso y el aforo, facilitar la orientación de las personas y dar información precisa en caso de saturación en cada momento".

La vigilancia y el control del aforo de las playas ante el Covid-19 se realizará gracias a los 20 auxiliares contratados por la Junta de Andalucía en San Fernando para tal efecto. Estos trabajadores actuarán bajo la dirección de la Policía Local y velarán por el cumplimiento de las directrices y recomendaciones dadas tanto por la autoridad competente en salud, como por el Ayuntamiento. También informarán a los usuarios sobre las medidas preventivas y de seguridad de obligada aplicación.

Otra de las medidas recogidas en el plan de contingencia para lograr una mejor distribución de los bañistas en la arena es la ampliación de los tramos de pasarela instalados en paralelo a la línea de costa, lo que va a permitir un mayor desplazamiento de las personas y que no se concentren todas en la misma zona. En concreto, se van a instalar casi 1.700 metros cuadrados más de pasarela para esta mejora de la accesibilidad.

Cámaras sin reconocimiento facial 

En la playa de Camposoto se instalarán también 8 cámaras sin reconocimiento facial y con conexión 4K que suministrarán en todo momento información acerca de la afluencia de bañistas. Según el Ayuntamiento, esto va a permitir a los bañistas "saber antes de llegar al destino en qué situación se encuentra y la densidad de uso de las distintas zonas a vista de pájaro". .

También se trabaja en la utilización de medios digitales para obtener información acerca de la ocupación de los aparcamientos a través de una aplicación informática. La idea es que se pueda saber el cómputo de plazas de aparcamiento ocupadas y libres desde el teléfono móvil para que los usuarios puedan consultar la información antes de dirigirse a la playa y evitar las zonas en las que hay un mayor número de bañistas. 

Según el equipo de gobierno, este sistema será una primera fase del proyecto de digitalización de los aparcamientos que forma parte del concepto de Smart City en el que trabaja el Ayuntamiento "y que prevé la digitalización completa de los estacionamientos para dar información útil y segmentada a la ciudadanía y que, en el caso de la playa, avanzará en próximas temporadas al mismo ritmo que las obras de transformación de los accesos y del entorno".

Más limpieza 

El plan de contingencia recoge que el horario para labores de limpieza y desinfección de la playa serán de 6.00 a 10.00 horas, mientras que el de los servicios de salvamento es de 11.00 a 20.00 horas de lunes a viernes y de 11.00 a 21.00 horas los sábados, domingos y festivos. 

El documento elaborado por el Ayuntamiento también establece un servicio de recogida de residuos con mayor frecuencia, con una limpieza intermedia de 16.00 a 21.00 horas. Los contenedores serán de pedal para evitar el contacto manual del usuario. Se procederá también a la colocación de papeleras a lo largo de toda la playa, reforzando la dotación en las entradas y salidas de la playa.

Cita previa en el módulo 5 estrellas 

Los usuarios que quieran hacer uso del servicio del baño asistido en el módulo 5 Estrellas deberán pedir cita previa ya que en estas instalaciones también hay que respetar las medidas de distanciamiento social entre las diferentes unidades de convivencia (de la misma vivienda). Además, los elementos utilizados por las personas con movilidad reducida (tumbonas, sombrillas, muletas anfibias, sillas anfibias, grúa, etc.) deberán ser desinfectados tras cada uso.

En lo que respecta al uso de duchas y aseos, no se podrá hacer uso de las duchas interiores de los módulos y los baños serán usados en caso estrictamente necesario y siempre contando con medidas de seguridad como que se prohíba el acceso sin calzado, contar con gel hidroalcohólico, controlar la ocupación, mayor frecuencia de limpieza y desinfección, ventilación frecuente, dispositivos no manuales de apertura de grifos, etc...

En el caso de las duchas y lavapiés exteriores, serán de accionamiento no manual y en carteles informativos se explicará su utilización y la obligación de mantener la distancia de seguridad haciendo uso de los mismos sólo una persona bañista, salvo en el caso de menores o personas dependientes. En las duchas y lavapiés exteriores se prestará especial atención a la limpieza y desinfección de aquellas partes susceptibles de entrar en contacto con la piel con varias desinfecciones diarias.

Van a ser un total de cuatro duchas exteriores, una nueva en el módulo del acceso 4, en el que se ha renovado por completo todo el equipamiento, y otras tres en el resto de módulos, que además se van a pintar para dar uniformidad estética con el que se estrena.

Acceso 1 abierto en Camposoto, para permitir la práctica deportiva en la playa. Acceso 1 abierto en Camposoto, para permitir la práctica deportiva en la playa.

Acceso 1 abierto en Camposoto, para permitir la práctica deportiva en la playa. / Román Ríos

Prohibido jugar a la pelota en la arena y las colchonetas 

Las características de esta temporada de playa, marcadas por la crisis sanitaria del Covid-19, también obligan a prohibir actividades recreativas como los juegos de pelota, las actividades deportivas en la arena, el uso de materiales hinchables como colchonetas, pelotas, materiales de juego (salvo elementos de flotación como manguitos, etc...). Tampoco se permitirá la venta ambulante.

En los puestos de socorro también se extremará la limpieza, nadie ajeno al servicio activo de la jornada laboral podrá estar presente en ellos y solo se atenderá a un usuario cada vez, que no podrá estar acompañado, salvo en el caso de que la víctima sea menor de edad o dependiente.

Los socorristas deberán llevar equipos de protección para realizar cualquier atención sanitaria que requiera realizarse a menos de 2 metros de distancia.

También se desinfectarán con frecuencia las embarcaciones o los vehículos de este servicio. Además, esta temporada contarán con dos nuevos quads 4x4.

Por último, el plan de contingencia incluye todas las medidas de información a la ciudadanía, que se harán tanto in situ (mensajes de megafonía, carteles informativos en los accesos y los aseos, etc.), y on line (a través de todos los canales abiertos que el Ayuntamiento de San Fernando dispone actualmente como página web, perfiles de redes sociales, pantallas de autobuses urbanos e interurbanos y plataforma OTT).

También se realizarán campañas informativas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios