SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

La esquina del Gordo

¿Hablamos de dictaduras?

Tendrá que admitir que al igual que los sacramentos de la Santa Madre Iglesia era una forma de controlar al católico, las entidades bancarias son las herramientas principales para someter al despreciable contribuyente

Sentimientos particulares aparte, parece ser que sólo existe una verdad: la guerra que mantienen unos contra otros para ejercer el Poder; o mejor, el dinero necesario para alcanzarlo por el procedimiento que sea. Ni ideologías ni gaitas.

Recordar los tiempos en que todo asalariado al llegar el sábado o el final del mes se pasaba por la Caja de su empresa, le daban un sobre con dinero dentro y un papel donde se firmaba haberlo recibido, a la obligación de pasar forzosamente por unas entidades particulares, montadas simple y llanamente como negocio muy productivo y que cuando les vienen mal dadas hay que rescatarlas con el dinero público, ese que recauda el Estado so pretexto del bien social, pero que condena al contribuyente a pagar, el 77,4% del salario neto de cada trabajador con impuestos directos o indirectos. ¿Podría esto considerarse dictadura?

Paradójico resulta que la elección de esas empresas intermediarias no se hace en función de sus solvencias o sus servicios, sino por la proximidad al domicilio de cada usuario forzoso, y ahora que la crisis y la tecnología se han convertido en el pretextos legales para despedir personal y a cerrar oficinas, usted, para acceder a lo que es suyo, tiene que guardar cola al aire libre frente a los cajeros automáticos; y aquello que antes le daban en un sobre y que, con suerte, si sobraba algo, podía abrir una cuentecita en Correos, o no, o en cualquier Caja de Ahorros si le venía bien, o lo guardaba debajo del colchón sin que fuera delito…, ¡hoy ni lo intente: es dinero negro!

Olvide los 45.000 millones de euros que ya se han pagado, más los que se prevé apoquinar en breve plazo, todo con cargo al contribuyente para evitar —según dicen— que el tinglado no se venga abajo, me refiero al económico, que es el que sustenta al poder político. Si no, dígame de donde saldrán los 3.500 M de euros previstos para 'políticas sociales activas' donde, por cierto, también estarán, como en todo, la banca de por medio. ¡Ah, bueno, caso de una Bonoloto con bote, ni se le ocurra tener en una cuenta 200.000 ó 400.000 euros en la misma entidad! En el supuesto de que ésta quebrara y gracias al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), solo le devolverán 100.000, los demás se los llevarán por la cara.

¿Le apetece un par de ejemplos del tinglado de la antigua farsa?, ahí van: "El Ministerio de Ciencia —existe, no lo dude—, se ha gastado 45.980 euros en investigar ¡¡el impacto sexista de los piropos!!", "En 2020 el mismo cubículo ha gastado en investigación científica un 42% menos que en 2019". Así las cosas, ahora tendrá que admitir que al igual que los sacramentos de la Santa Madre Iglesia era una forma de controlar al católico, las entidades bancarias son las herramientas principales para someter al despreciable contribuyente desde antes de nacer hasta después de su muerte. Y ya verá cuando solo existan tarjetas o el móvil para comprar el yogurt o su rizador de pestañas.

¿Hablamos de dictaduras?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios