San Fernando | Museo Camarón Cuando La Isla se puso flamenca

  • La ciudad se ha asegurado en este mandato 3,5 millones de la ITI para hacer realidad el Museo Camarón, una obra en marcha que tocará inaugurar al gobierno que se forme tras el 26-M

Obras para la construcción del Museo Camarón, en una imagen del mes pasado. Obras para la construcción del Museo Camarón, en una imagen del mes pasado.

Obras para la construcción del Museo Camarón, en una imagen del mes pasado. / Román Ríos (San Fernando)

Junto a la Venta de Vargas hace cuatro meses que ha empezado a tomar forma un proyecto que La Isla ha estado esperando durante más de 25 años: el Museo Camarón, un espacio consagrado al genio del cante que espera además convertirse en el revulsivo definitivo para abrir de par en par las puertas del flamenco como recurso turístico y cultural.

El objetivo es hacer de Camarón una marca de ciudad, algo que lleva latente dos décadas y media, desde que el gitano de Las Callejuelas que revolucionó el flamenco se convirtiera en una leyenda al morir a los 41 años.

La conmemoración del 20 aniversario de su fallecimiento en 2012, aunque modestísima, fue un auténtico despertar para el Ayuntamiento que, consciente del enorme potencial que tenía la figura de Camarón, empezó a tomarse en muy en serio lo que entonces José Loaiza (PP) llamó el Espacio Camarón. Había que ir más allá de una simple ruta turística y dar cuerpo al enorme interés que, todavía veinte años después de su muerte, despertaba la leyenda Camarón.

Fue entonces cuando se rescató la idea del Museo Camarón, que ya el PA había planteado con anterioridad aunque sin éxito en sus gestiones, por lo que había optado por centrarse en la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes que se celebró en 2010.

El PP cambió el sitio que los andalucistas tenían en mente para dicho equipamiento, que trasladó a la Casa Lazaga, en plena calle Real. Era la idea que tenía para rescatar de la ruina a este histórico inmueble, aunque no tuvo tiempo de llevarla a la práctica. Perdió las elecciones de 2015 y el PSOE tomó las riendas del proyecto del Museo Camarón. Y, aunque en su programa electoral Cavada abogaba por la Casa Lazaga para el Museo Camarón, finalmente prevaleció la propuesta de los andalucistas, sus socios de gobierno. La decisión se justificó aludiendo al menor coste y a las mayores facilidades que brinda un edificio de nueva factura frente a uno sobre el que pesa un alto grado de protección, cuya construcción se adaptaría desde el comienzo al proyecto del museo que se quiere hacer y no al revés.

Durante el mandato de Loaiza se suscribió el convenio con la familia de Camarón para asegurarse la custodia de sus prendas, objetos personales, premios, galardones... El acuerdo, firmado en febrero de 2014, estipula el pago mensual a la familia de 2.500 euros mensuales (más el 21 por ciento de IVA) que se actualizan tomando como referencia el IPC. Supone para las arcas municipales unos 30.000 euros anuales durante los 50 años de vigencia del convenio.

También entonces se promovió la polémica intervención en la casa natal del artista, en la calle Carmen, una obra que despertó numerosas críticas al derribarse prácticamente por completo la antigua finca –que estaba en mal estado– para levantar en su lugar un nuevo edificio que emula en su planta a la del viejo patio de vecinos. Este equipamiento abrió sus puertas en 2016, tras una inversión que corrió a cargo de la DiputaciónProvincial de Cádiz y que superó los 380.000 euros.

Fue, sin embargo, la inyección de los fondos ITI (Iniciativa Territorial Integrada) –hasta 3,5 millones de euros– que gestiona la Junta de Andalucía la que terminó de encauzar definitivamente el proyecto del Museo Camarón en la plaza Juan Vargas, a escasos metros de la popular escultura de Antonio Mota. La firma del protocolo entre la Junta y el Ayuntamiento –entre la consejera Rosa Aguilar y la alcaldesa, Patricia Cavada– que se llevó a cabo en marzo de 2016 emprendió un camino sin retorno.

Hubo que solventar farragosos trámites administrativos y esperar más de un año, hasta octubre de 2017, para que ese protocolo diera pie al convenio definitivo entre ambas administraciones. La propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, arropó la firma en acto celebrado en el Castillo de San Romualdo en el que defendió el Museo "que tanto La Isla como Camarón se merecen".

La obra está todavía en su fase inicial. Los trabajos comenzaron a principios de año

A partir de ahí los trámites –teniendo en cuenta los tiempos que maneja siempre la administración– se sucedieron con bastante agilidad: en pocos meses se adjudicó la redacción del proyecto y en julio de 2018 se licitaron las obras. Aunque los trabajos comenzaron semanas antes, la primera piedra del Museo Camarón se colocó el pasado 16 de enero.

La obra aún está en su fase inicial, si bien ha empezado a verse algo de la estructura hace apenas unos días. Si todo marcha según lo previsto, al gobierno municipal que se constituya tras el 26-M le tocará inaugurar y abrir las puertas del Museo Camarón que La Isla ha estado esperando durante 25 años.

En este mandato ha tocado también celebrar el 25 aniversario de la muerte de Camarón de la Isla, que se conmemoró en julio de 2017. Y, aunque para muchos el Ayuntamiento se quedó corto con el programa, se notó esa mayor 'conciencia' en torno a la marca, que se convirtió incluso en la apuesta turística que se defendió en Fitur. Varios conciertos en la plaza de la Iglesia –entre ellos, los de José Mercé y Arcángel– se sumaron a las actividades promovidas por el Ayuntamiento con el Instituto Andaluz del Flamenco, que promovió también en San Fernando un congreso flamenco en torno a la figura de Camarón.

Al hilo de todo este movimiento, la fragua de la calle Amargura ha vuelto a abrir sus puertas recientemente a iniciativa de la familia y se ha reincorporado a esa ruta de lugares vinculados a Camarón que puede visitarse en la ciudad.

Hay, además, iniciativas de índole privada como el festival La Isla Ciudad Flamenca, que se han afianzado para convertirse en parte indispensable del verano isleño y que, más allá de Camarón, han servido para lucir en el escenario a las nuevas promesas y para poner de manifiesto que el flamenco puede dar mucho de sí en San Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios