Cádiz CF

Los lemas que se cumplen en el Cádiz CF

  • El equipo amarillo sigue a rajatabla la filosofía que aplica en su trabajo

El cabezazo de Marcos Mauro que se tradujo en el primer gol del Cádiz frente al Sporting. El cabezazo de Marcos Mauro que se tradujo en el primer gol del Cádiz frente al Sporting.

El cabezazo de Marcos Mauro que se tradujo en el primer gol del Cádiz frente al Sporting. / Julio González

La prolongada etapa de felicidad que disfruta el Cádiz CF y todo lo que le rodea da para mucho. La euforia empieza a ser incontenible entre una afición cada vez más ilusionada aunque la prudencia acompaña al equipo. Cada parte ejerce su rol.

Las consignas motivaciones que se emplean se cumplen a rajatabla. Por muy tópicas que sean, el líder las aplican con el mismo sentido práctico con el que se desenvuelve sobre el terreno de juego.

La lucha no se negocia

El mensaje está tan interiorizado en el vestuario que con el paso del tiempo se ha convertido en una forma de vida. No es una cuestión puntual, es un largo proceso que ha ido solidificando los cimientos de una mentalidad común.

Los jugadores del Cádiz CF pelean cada acción como si fuese la más importante. No hay un balón perdido de antemano. Si conceden pocas ocasiones al adversario es porque no paran de luchar de principio a fin. Saben que es la única manera de poder alcanzar el éxito.

No se trata de correr sólo hacia delante, sino de recuperar con rapidez la posición en el sistema defensivo para neutralizar la maniobrabilidad del contrario. La no negociación de la lucha implica máxima disciplina, que mezclada con acierto se traduce en el liderato.

El lema que no admite discusión lo luce Álvaro Cervera en algunas de sus camisetas. Toda una demostración de la relevancia del mensaje y del resultado si se pone en práctica.

Todos a una

Otra de las frases típicas y tópicas que ejecutada con fidelidad deriva en consecuencias positivas. En el Cádiz  CF impera el sentido colectivo por encima del individual. No es fácil en el complejo mundo del balompié, donde los egos pueden llegar a dinamitar el cumplimiento de los retos.

El camino hacia la gloria es una cuestión que atañe a todos en grupo, no a cada uno por su cuenta, con predisposición de ayudar al compañero. Aquí ganan todos y pierden todos. El fútbol es un juego en equipo y al final todo depende del funcionamiento del bloque. Si por algo destaca el líder de la Liga es por su esfuerzo conjunto en cada partido. En el Cádiz CF defienden todos. Es el punto de partida conocido por los más antiguos y los recién llegados. Es la filosofía del míster que lleva al equipo a pelear cada año por el ascenso. Esta temporada la cosa pinta aún mejor.

Paso a paso

Fundamental en el recorrido semanal de un campeonato que se hace interminable con 42 jornadas desde agosto de 2019 hasta junio de 2020. Reina la alegría por el trayecto realizado en el primer tercio del curso (once victorias en 14 compromisos y una ventaja de diez puntos sobre el segundo y el tercer clasificado), pero a nadie se le ocurre lanzar las campanas al vuelo porque queda lo más difícil.

El Cádiz CF, en su condición de primero, es el enemigo a batir. Todos quieren ganar al líder. Cuerpo técnico y jugadores son conscientes de que van en la dirección correcta, pero se centran en el próximo partido sin ir más allá para no desviar la atención.

Creamos más

Ese fue el lema de la campaña de abonados que utilizó el club. Un mensaje con doble verbo: crear y creer. Crear la situación propicia para que el equipo llegue lo más lejos que pueda y creer que es posible conseguir el reto más ambicioso. De hecho, la asistencia de público al estadio Carranza es la más elevada desde el regreso del Cádiz a Segunda División A.

El equipo está a la altura y recorre el mejor inicio de campaña de su historia en la categoría de plata. Todos crean y creen que tras el brillante comienzo lo mejor aún estar por llegar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios