Cádiz CF y coronavirus Vizcaíno: "Habrá reducción salarial con acuerdo con los jugadores"

  • El presidente anuncia una bajada de sueldo a futbolistas y técnicos de la primera plantilla y ejecutivos del club, incluido él, aunque todavía no ha decidido si lo hará a través de un ERTE

  • El mandatario considera que el Cádiz debe ascender si no se juega más aunque asegura que sólo piensa "en que se retome la competición"

El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno. El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno.

El presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno. / Julio González

La epidemia de coronavirus ha causado una hecatombe económica general de la que no se libra el fútbol, incluido el Cádiz CF. Aunque no hay partidos desde hace un mes y no hay fecha para la vuelta, el presidente del club, Manuel Vizcaíno, tiene más trabajo que nunca: estar pendiente de sus empleados, mantener contacto con los jugadores, buscar medidas para paliar la merma de ingresos, reuniones con los órganos del fútbol español... El mandatario cadista atiende a este periódico por teléfono.

—¿Cómo está llevando el confinamiento?

—Con tranquilidad y en casa, que es lo que hay que hacer. Estoy con mi familia en Sevilla, era lo más sensato. Una de mis hijas que vivía fuera llegó hace un par de semanas. Lo positivo es que los cinco de la familia estamos juntos y en convivencia. Cocino mucho. Por la mañana hago deporte y por supuesto también trabajo, siempre conectado. Y estoy viendo en Netflix la serie ‘Sunderland til I die’, que va sobre un club inglés parecido en cuanto pasión al Cádiz.

—¿Qué puede hacer un club de fútbol cuando la actividad por la que existe se ha paralizado?

—Ahora no hay fútbol pero no se para de trabajar. Mantengo reuniones telemáticas con todos los departamentos del club. Se trata de estar en contacto, hablar de las cosas y estar al día. Y también estoy en las reuniones de LaLiga.

—Esta crisis tan súbita no se la esperaba nadie. ¿Cómo afecta al Cádiz?

—Tenemos una situación privilegiada si vemos dónde nos encontrábamos no hace mucho tiempo. Estamos controlados y amparados por LaLiga y eso hay que valorarlo. Todos los clubes vamos al límite de gasto salvo dos o tres casos. Estando sano como está el Cádiz, gastamos lo que podíamos en los dos mercados. En el club estamos ajustando los escenarios que puedan presentarse en una crisis en la que estamos todos los sectores, el fútbol tampoco se libra. Hay que trabajar en posibles hipótesis para estar preparados.

—¿Tiene el club suficiente músculo para aguantar el tirón?

—Como todos los clubes de LaLiga, estamos regidos por un control económico. Tendremos que ajustarnos a lo que tengamos, que será menos porque lo está pasando afectará a la taquilla, la parcela comercial… Tenemos que hacer un esfuerzo además de tener los planes de contingencia de LaLiga para afrontar el futuro acorde a la nueva realidad. En esa dirección se está trabajando. Hay reuniones constantes.

—¿Ha hecho una estimación de las pérdidas económicas que va a sufrir el Cádiz?

—Hay un estudio de LaLiga que recoge una merma de ingresos de hasta 2,9 millones de euros por parte del club en el peor de los casos. Pero hay situaciones intermedias como el hecho de poder volver a competir, que los ingresos por televisión se reduzcan lo menos posible… Lo que esperamos es amortiguar al máximo el golpe con el esfuerzo de todos.

—Hay clubes de Primera y Segunda que están aplicando un ERTE. ¿Qué hará el Cádiz para amortiguar ese golpe al que se refiere?

—Desde el primer momento estoy en conversaciones con los jugadores. Los principales ingresos que tenemos son a través de los derechos de televisión y los principales gastos son los que dedicamos a la plantilla. Los jugadores son conscientes de que hay que hacer algo en esta situación y habrá una solución buena para todos para estabilizar el barco.

Se está empezando a hablar del día después, de ver cómo afrontar el problema. Habrá que hacer una reducción salarial para amortiguar la crisis, en la línea de las cifras que se barajan para los clubes de Segunda A. No puedo hablar de porcentajes. Los jugadores son receptivos, con su buena voluntad me vale. Luchan por lo suyo pero entienden la situación. Hablo con todos los jugadores y mucho con los capitanes.El club trabaja en dos posibilidades: solicitar un ERTE o una bajada salarial sin un ERTE. Y cualquiera de las dos medidas que se tome será a través de un acuerdo, estamos en esa línea. No se descarta un ERTE, pero siempre sería de la mano con los jugadores. La mayoría de los clubes que lo han presentado lo han hecho con acuerdo.Las rebajas salariales sólo afectarán a jugadores y cuerpo técnico del primer equipo y a la dirección deportiva. Y por supuesto a ejecutivos del club, yo el primero, a mí también me afecta.

—Con la enorme cantidad de dinero que ingresa la Liga, ¿no debería haber reservado una parte para estas situaciones?

—A todos nos ha pillado la crisis a contrapié. LaLiga no puede guardar dinero, tiene que distribuirlo para que los clubes gasten con un control económico. A futuro habría que aprobar que LaLiga tenga un colchón. En cualquier caso, LaLiga tiene un plan de contingencia para que el supuesto impacto negativo de un 30 por ciento sea inferior y los clubes puedan soportar el hachazo.

—¿Es partidario de que se reanude la competición?

—Por supuesto que sí. Primero, porque es una forma de amortiguar la crisis que estamos viviendo. Sería darle racionalidad y volver a la normalidad. Segundo, porque es bueno para la situación que viene, que no será como hasta ahora, tener fútbol para lo que queda de confinamiento parcial. Que la gente vea que las cosas vuelven a su sitio aunque sea poco a poco. Lo ideal es volver a jugar cuanto antes pero siempre con la salud como absoluta prioridad para todas las personas que tengan que trabajar en todos los sectores además del fútbol. Por delante siempre la salud.

—Lo complicado es saber cuándo. ¿Alguna fecha que se pueda barajar?

—Ahora mismo vivimos en estado de alarma, confinados, en el marco de unas medidas generales. Cuando el Gobierno dé el paso de empezar a normalizar la actividad será cuando podremos adaptar la realidad a una fecha. Se barajan múltiples escenarios, pero de momento no hay nada fijo.Está claro que será una situación inédita. La UEFA ha destensado el calendario con la suspensión de la Eurocopa y la flexibilización de la fechas de las competiciones europeas. Y la FIFA habla de permitir la extensión de los contratos más allá del 30 de junio para poder acabar la temporada.

—En el Cádiz hay casos. Marcos Mauro, Álvaro Cervera y seis jugadores que están en calidad de cedidos acaban el 30 de junio. ¿Qué piensa hacer el club?

—Marcos Mauro es libre de firmar con cualquier club desde enero y siempre se comporta con gran profesionalidad, rinde a buen nivel. Con Álvaro Cervera tampoco debe haber ningún problema. Espero que los pocos casos que hay no sean un problema. Y los que juegan como cedidos tienen una cláusula de compra en caso de ascenso que entendemos está supeditada a la finalización de la temporada.

—¿Y los jugadores del Cádiz que están cedidos en otros equipos?

—Por nuestra parte no hay pegas para que finalicen la temporada con sus actuales equipos. Ante todo hay buena voluntad.

—Se habla mucho de volver a jugar, pero ¿y si no fuese posible y la temporada acabase? El presidente del Zaragoza viene a decir que deberían ascender el Cádiz y el conjunto maño. ¿Qué opina?

—Digo lo mismo que él. Lo comparto al cien por cien. Nos lo hemos ganado en el campo. Pero otros equipos dirán otras cosas. Cada uno defendería sus intereses. Si no se juega más lo justo es que suba el Cádiz. Lucharía por lo mío. Pero una vez dicho todo esto, sólo pienso en que se retome la competición. Lo más justo es jugar. No es momento de no hablar de otra cosa que no sea volver al fútbol, no se trabaja en otro escenario. Lo más razonable es que se complete la Liga con los partidos que quedan y que lo que gana o pierda cada equipo que sea en el terreno de juego. La voluntad es jugar y ello estamos.

—Si se puede volver a jugar y termina la temporada, ¿serían los partidos a puerta cerrada?

—En esta situación en la que estamos, lo normal es que si se retoman los partidos sea con estadios cerrados. No es lo deseable pero es algo tomado como una excepción, es difícil un contexto con estadios llenos en un plazo cercano. Jugar a puerta cerrada es algo que creo que está asumido por todos.

—Y con lo que empuja la afición en Carranza. ¿No le vendría mal esa medida al Cádiz?

—Si como parece jugamos a puerta cerrada saldremos perjudicados. Nos quedan seis partidos en casa y con nuestra afición tenemos un plus que otros no tienen, aunque otros equipos que llenan sus estadios podrán decir lo mismo, como por ejemplo el Zaragoza.Me gustaría jugar con el campo lleno hasta arriba, los últimos partidos en casa fueron un espectáculo, la afición apretó de lo lindo. No nos viene bien jugar a puerta cerrada, pero tenemos que pensar en salir adelante más allá de lo que afecte esta situación.

—¿Contempla el club devolver a los abonados la parte proporcional de lo que les costó el carné si no pueden acceder a seis partidos?

—Si al final se juega a puerta cerrada algo habría que hacer, tendría que tomar una medida. Habría que buscar una fórmula aceptada por todos. Obviamente habría que compensar a los abonados de alguna manera. Los abonados del Cádiz son privilegiados porque tienen los abonos más baratos de Segunda División A.

—¿En qué estado piensa que volverá al equipo?

—El parón no nos viene bien. Estábamos compitiendo bien y ahora no sabemos qué pasará. En realidad no lo sabe nadie en ningún equipo. Nos pasa a todos porque es un problema global. Tenemos que arrimar el hombro y pensar en positivo.

—¿No era desmesurado llegar a jugar un partido cada 48 horas?

—En realidad el espíritu de lo que se hablaba era de jugar dos encuentros a la semana y no cada dos días, que es una barbaridad. Si se vuelve a jugar, que es lo que queremos todos, lo normal será jugar dos veces cada semana al hallarnos en una situación especial. En ese caso será importante la profundidad de las plantillas y el Cádiz la tiene con 25 futbolistas a disposición del entrenador.

—Cuando llegue el momento de volver, ¿cómo planteará el club el aislamiento de la primera plantilla en El Rosal? ¿Los demás equipos, desde el B hacia abajo, no podrán entrenarse en las instalaciones?

—La verdad es que es egoísta pero sólo hablamos del fútbol profesional y no del amateur. Lo que se plantea es que el El Rosal esté al servicio del fútbol profesional. Si coincide el calendario con otros equipos habrá que buscar una solución.

—¿Podrá volver a jugar el Cádiz B esta temporada?

—Depende de la decisión que adopte la Federación Española de Fútbol y de momento no se sabe nada. No se habla pero se hablará. El filial está haciendo un trabajo brutal, felicito a los técnicos del B y del equipo femenino por la labor que están realizando. Y por supuesto a los del primer equipo, con un trabajo permanente, pendiente de los jugadores.

—Usted pertenece a la comisión delegada de LaLiga y también a la de la Federación Española. ¿Le parece normal que en una situación extrema se sigan tirando los trastos a la cabeza?

—Estamos en una etapa difícil. De lo que se trata es de que todos se pongan de acuerdo y que el fútbol sea un ejemplo de cómo resolver problemas.

—¿Va a cambiar el fútbol después de esta crisis? ¿Hacia dónde camina?

—El fútbol debe ir hacia la sensatez, puede ser un elemento útil para rebajar la tensión que hay en la sociedad. La burbuja de fichajes y salarios bajará de manera ostensible, no habrá cabida para movimientos de cantidades que están fuera de la lógica. Y debemos prepararnos para situaciones impensables, en todos los sectores y también en el fútbol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios