Cádiz CF

Los 31 días sin fútbol ni Cádiz CF

  • Se cumple un mes desde que se disputó el último partido hasta el momento en Segunda A.

Marcos Mauro realiza una indicación mientras se lamenta Carrillo en el Lugo-Cádiz, último duelo de los amarillos.. Marcos Mauro realiza una indicación mientras se lamenta Carrillo en el Lugo-Cádiz, último duelo de los amarillos..

Marcos Mauro realiza una indicación mientras se lamenta Carrillo en el Lugo-Cádiz, último duelo de los amarillos..

Se cumple un mes desde que el balón dejó de rodar en competición oficial en Segunda División A. Un total de 31 días sin fútbol en mitad de una temporada, un escenario inesperado al que el mundo del fútbol se ha tenido que acostumbrar a marchas forzadas. La alerta sanitaria y el confinamiento de la sociedad han provocado que los balones aguarden en los sacos la llegada de ese día en que todo empiece a cambiar.

La 31ª jornada de Liga fue la última que vio la luz en esta temporada tan loca. El esférico se movió por el verde en partido oficial por última vez hasta la fecha en la categoría de plata en el Tenerife-Ponferradina (1-0). Aquel partido ha marcado un antes y un después en una competición que se detuvo para que una semana después ocurriera lo mismo con los entrenamientos de los equipos.

Desde aquel domingo 8 de marzo, cuando acabó el duelo del Heliodoro Rodríguez López, se han dejado de disputar un total de cuatro jornadas; 44 partidos que debían de haber accedido al calendario con absoluta normalidad.

Si el Tenerife-Ponferradina fue el encuentro que cerró la jornada que paró el fútbol en Segunda División A, el Lugo-Cádiz (1-1) fue el principio del final actual porque en el Anxo Carro se abrió el viernes 6 de marzo la 31ª cita liguera.

Los amarillos han visto como de forma consecutiva fueron cayendo sus compromisos contra Rayo Vallecano, Numancia, Alcorcón y Huesca, que era el partido previsto para el pasado fin de semana.

La suspensión de la competición fue el principio de una paralización que a la semana fue ya total en el balompié español; es decir, tres semanas sin entrenamientos que en días pasará a ser un mes. Habría que remontarse a un verano largo -entre el final de una campaña y el comienzo de otra- para recordar un escenario parecido al actual en cuanto a la parálisis del fútbol. No obstante, la diferencia mayúscula radica en este caso que el frenazo a la Liga se ha producido a principio de marzo y con casi el último cuarto por disputar.

Cuando el árbitro del Comité Vasco Jon Ander González Esteban decretó en Santa Cruz de Tenerife el final de aquel duelo, no podía imaginar que sería uno de los protagonistas del último encuentro hasta el momento en la división de plata. Sin descartar, en el peor escenario, que haya podido ser el último partido de la temporada 2019-20 en esta categoría.

Con el recuerdo de que se cumple un mes del obligado parón al fútbol de plata en España, las circunstancias en este tiempo transcurrido no han hecho más que llenar de incertidumbre el futuro de la competición. Las continuas prórrogas del periodo de confinamiento no ofrecen un horizonte claro de lo que puede suceder para fijar una fecha en la que volver a entrenar, en primer lugar, para ver de cerca la vuelta a la Liga.

LaLiga, la Real Federación Española de Fútbol e incluso la AFE están enredados en un tira y afloja del que por el momento se pueden sacar pocas conclusiones. Todo ello con la UEFA como estamento superior que tampoco es capaz de definir la hoja de ruta ante una de las grandes crisis mundiales, que también tiene en el deporte y en el fútbol a una de sus víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios