El resultado del Lugo - Cádiz Agónico punto de oro (1-1)

  • El líder araña un valioso empate tras jugar más de una hora en inferioridad por expulsión de Cifuentes

Lozano corre a por balón acosado por Jaume

Lozano corre a por balón acosado por Jaume

El Cádiz CF logró un valioso punto en Lugo (1-1) después de jugar más de una hora en inferioridad numérica por la expulsión de Alberto Cifuentes que complicó un partido que hasta entonces el líder gobernaba con autoridad.

Los amarillos cobraron ventaja en el marcador justo después de la expulsión y se dedicaron a defender el resultado con mucho sufrimiento hasta que los gallegos empataron en la recta final. El punto es oro puro para un líder que hubiese tenido opciones de victoria de haber estado con once.

La propuesta de los visitantes se basaba una presión alta para dificultar la salida de balón, rápido repliegue y servicios largos en busca de la velocidad de Iván Alejo y Salvi. Todo con la máxima precaución para evitar sobresaltos.

De hecho, eran los de Álvaro Cervera los que frecuentaban el área en unos prometedores compases iniciales. En el minuto 11, Iván Alejo disparaba fuera desde la frontal tras el rechace en un saque de esquina.

El partido transitaba sin sobresaltos para un Cádiz CF bien posicionado, con Sergio y José Mari como cortafuegos en el centro del campo, Álex en modo cerebro e Iván Alejo con constantes apariciones por la derecha.

El control era absoluto por parte el líder, con el balón en su poder frente a un tímido rival que apenas se asomaba más allá de su parcela aunque se protegía con un orden exquisito. Ni un equipo ni otro arriesgaba lo más mínimo. El miedo a recibir un gol podía más que las ganar de marcar y las consecuencia era la ausencia de ocasiones.

El duelo no podía ser más plácido para los gaditanos hasta que todo cambiaba en el minuto 25 en una de esas jugadas consideradas claves en el desarrollo de un partido. Balón largo para Gerard Valentín, Juan Cala se confía y comete un error de bulto al no llegar al despeje y Alberto Cifuentes arrolla en su salida al jugador local, que se había llevado el cuero con la mano.

Dos veteranos curtidos en mil batallas se equivocaban en la misma jugada y el árbitro no dudaba en expulsar al portero, que no había medido bien y se había llevado por delante al atacante, que se retiraba lesionado tras recibir un fuerte golpe en la cara.

Rubén Ávalos Barrera recibía indicaciones del VAR, revisaba la acción en el monitor y señalaba la mano de Gerard Valentín pero mantenía la roja, que no admitía discusión.

La obligada entrada al césped de David Gil llevava al vestuario a Iván Alejo y los amarillos se rearmaron con Salvi en la derecha y Álex Fernández en la izquierda. El Cádiz CF no se arrugaba con uno menos y reaccionaba con prontitud de la mejor manera posible: con un gol.

En el 36, José Mari abría el esférico a la derecha a Salvi, el sanluqueño centraba con precisión al primer palo y Choco Lozano se anticipaba a Marcelo para marcar con un certero cabezazo con el que alojaba el cuero en el arco junto a un poste. 0-1 en el momento más oportuno.

El tanto premiaba el buen trabajo colectivo y el del hondureño aunque el Cádiz CF estaba condenado a sufrir en inferioridad numérica. Carrillo y Yanis Rahmali avisaban con un par de peligrosos testarazos poco antes del intermedio, al que los foráneos llegaban con una pequeña renta y la desventaja de jugar con diez.

El guión de la segunda mitad no ofrecía duda desde el primer instante. Curro Torres dejaba en la caseta a un central (Peybernes) y colocaba en el campo a Carlos Pita, director de orquesta de su equipo.

Los de casa apretaban de lo lindo con una consigna clara: balones colgados al área. En el 47, David Gil, evitaba el empate con un paradón tras un cabezazo de El Hacen. No era gol, aunque sí el anuncio del agonía que esperaba al Cádiz.

La situación se tornaba casi insostenible. El balón entraba una y otra vez en el área cadista y apenas sobrepasaba la línea del centro del campo. Demasiado sufrimiento sin apenas respiro., sin apenas pisar el campo contrario.

Las opciones pasaban por la resistencia defensiva, con dos líneas de cuatro como escoltas de David Gil porque el balón duraba pocos segundos en poder de los visitantes. El arquero sostenía de nuevo a su equipo al sacar un remate de Gil.

El portero aparecía una y otra vez para salvar a su equipo, como si llevase toda la temporada entre los palos y pese las molestias en una rodilla que le abocaban a emplearse con dolores durante casi toda la segunda parte.

Los amarillos aguantaban el tipo alrededor su área y en la recta final, en pleno asedio de los gallegos, Cervera apostaba por Akapo en lugar de un renqueante Lozano y desplegaba una defensa de cinco.

Pero el empate se veía venir. Todo el tiempo atrás, el esférico siempre del contrario y gol que legaba en el minuto 81. Saque de falta con centro al interior del área y Marcelo tocaba a la primera al segundo palo, donde irrumpía el ex cadista Carrillo para empujar a puerta vacía y poner el 1-1.

El Cádiz CF estaba tieso, sin fuerzas, y el Lugo, desatado, buscaba la remontada. Dos minutos después, otro ex cadista, Manu Barreiro, marcaba a puerta vacía pero el tanto no subía al marcador por un ajustado fuera de juego corroborado por el VAR.

Los últimos minutos se convertían en un auténtico calvario para el líder y en el 93, el penúltimo minuto del alargue, Carlos Pita enviaba el balón al larguero con un libre directo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios