Cádiz CF

Camino de un parón más largo que las vacaciones de verano

  • La plantilla cadista inicia la tercera semana de trabajo individual abocada a una nueva pretemporada cuando vuelva a los entrenamientos colectivos

Álvaro Giménez trabaja en solitario en su domicilio. Álvaro Giménez trabaja en solitario en su domicilio.

Álvaro Giménez trabaja en solitario en su domicilio.

Comienza la tercera semana de entrenamientos individualizados en el Cádiz CF. ¿Qué supone que el equipo no pueda trabajar en grupo durante tantos días seguidos? Que el ritmo de la temporada está totalmente perdido y tendrá que recuperarlo cuando buenamente pueda. Un contratiempo que tendrá que superar para continuar en la lucha por el ascenso a Primera División cuando se reanude la competición. Aún no hay una fecha para la vuelta.

El problema no es único en el Cádiz CF. Afecta de la misma manera a todos los equipos, obligados a parar por el azote del coronavirus.

El preparador físico de la primera plantilla cadista, Miguel Ángel Campos, explicó al comienzo del confinamiento, recién decretado el estado de alarma por parte del Gobierno, que una semana sin trabajo colectivo sería asumible y que más allá de ese tiempo el problema sería importante. Ese tiempo ha llegado y los días siguen pasando.

Y dijo algo más: si el parón duraba tres o cuatro semanas "necesitaríamos una pretemporada nueva". A ese escenario se ve abocado el Cádiz CF porque el lunes 30 de marzo arranca la tercera semana de sesiones en solitario, cada uno en su casa.

Los jugadores hacen ejercicios en sus respectivos domicilios como solución provisional. No pueden hace otra cosa que cumplir a rajatabla las pautas que reciben del preparador físicos y el nutricionista.

El reto es tener el mejor mantenimiento físico que sea posible. Mover articulaciones, trabajo de carga y alimentación sana. Se trata de evitar lesiones ahora y después. Así hasta que llegue la hora de volver a la normalidad.

Es imposible determinar la fecha de retorno a la rutina diaria. Lo que sí es cierto es que se cumplen 17 días desde el último entrenamiento en El Rosal (el viernes 13 de marzo) y que cuando acabe la prórroga del estado de alarma, el 11 de abril, serán 29 los días sin labor grupal si no hay novedades en la planificación sobrevenida. Una nueva prolongación del estado de alarma, que no es nada descartable, podría elevar la suspensión de las sesiones colectivas hasta los 40 días, más duradera que los descansos veraniegos.

Las vacaciones de verano del Cádiz CF en 2019 duraron 33 días, entre el 9 de junio y el 11 de julio, el periodo de transición entre el final de una temporada (2018/19) y el comienzo de la siguiente (2019/20).

Ahora, en pleno curso, el campeonato se detiene de manera súbita, con un frenazo obligado que en duración se aproxima a las paradas que se suelen hacer en el periodo estival.

En la comisión de seguimiento de la crisis creada por los organismos del fútbol ya se habla de poner una fecha común al regreso a los entrenamientos, cuando llegue el momento, para que todos los equipos partan en igualdad de condiciones. Se avecina una nueva pretemporada en plena temporada con la incógnita de cómo estará los equipos, entre ellos el Cádiz CF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios