Marítimas

La futura terminal de contenedores supera otro escollo para poder contar con el ferrocarril

  • El Ayuntamiento de Cádiz cumple con su parte del proyecto para conectar el nuevo puerto por tren

Uno de los últimos trenes que atravesó la Plaza de Sevilla en dirección al puerto de Cádiz en una imagen de archivo. Uno de los últimos trenes que atravesó la Plaza de Sevilla en dirección al puerto de Cádiz en una imagen de archivo.

Uno de los últimos trenes que atravesó la Plaza de Sevilla en dirección al puerto de Cádiz en una imagen de archivo. / D.C. (Cádiz)

Si bien es cierto que más vale tarde que nunca, el puerto de Cádiz ha tenido que esperar tres años casi y medio para que el Ayuntamiento de Cádiz cumpliera con su parte para que el nuevo muelle de contenedores pueda contar con trazado ferroviario.

Fue a finales de julio de 2017 cuando se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el proyecto de modificación del trazado ferroviario que llevará el tren desde suelo de Adif hasta suelo portuario. Al Consistorio sólo le correspondía la construcción de los viales que pasan, o mejor dicho pasarán, por la Carretera Industrial. Será por esas vías por las que, al menos una vez al día, discurrirá el tren en su camino entre el trazado ferroviario nacional hasta encarrilarlo con destino a la nueva terminal de contenedores.

Han sido dos años pero a la comunidad portuaria, más que acostumbrada a tener que esperar sin desesperar, le ha sonado a gloria bendita el tímido anuncio que dejaba caer este sábado el Ayuntamiento en una nota de prensa en el que daba a conocer la aprobación por parte del Gobierno local de las obras de demolición del muro que separa el suelo de Adif del acerado de la Avenida de Astilleros, antigua Carretera Industrial.

El muro realmente importa poco en sí, pero el proyecto para su demolición comprende su derribo y el posterior levantamiento de otro nuevo, además de la intervención sobre las instalaciones, sobre todo el acerado, de ambas direcciones de la Carretera Industrial, y la propia calzada que se verán afectadas por el trazado de los viales para el futuro tren que deberá llegar cargado de contenedores hasta la nueva rada gaditana.

De momento, una vez que se ejecuten estas obras, que cuentan con un plazo de ejecución de cuatro meses y un presupuesto de medio millón de euros, el Ayuntamiento habrá cumplido con la mínima tarea con la que se comprometió hace meses tanto con Adif como con el puerto, ahora en manos de Teófila Martínez.

A partir de ahí, será la propia administración ferroviaria la que deberá montar los viales y el desvío que sacará al tren de su trazado poco antes de llegar hasta la estación de Plaza de Sevilla. A su vez, a la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) le tocará hacer lo propio para que el tren tenga su camino libre para cruzar el suelo de Navantia y llegar hasta las cercanías de los cantiles de la nueva terminal de contenedores.

Tanto una administración como otra, Adif y APBC, decían siempre que en lo que respecta a este proyecto, el balón estaba sobre el tejado de ‘Kichi’. Ahora, una vez que se lleve a cabo la obra que acaba de anunciar el Ayuntamiento, ni Adif ni la APBC tendrán excusas y se tendrán que poner manos a la obra para cumplir con sus compromisos.

Será igualmente Adif la que tendrá ahora que decidir qué tipo de cerramiento instalará en la zona del muro de la Carretera Industrial por la que tendrá que pasar el tren, aunque lo lógico será que se trate de algún tipo de reja corredera que se abrirá sólo cuando tenga que pasar el tren.

A la APBC le queda pendiente finalizar la obra del túnel que discurrirá bajo el suelo de Navantia ya que sobre él irán instaladas las vías del tren. Una vez salvado este obstáculo pendiente, que también está del todo encarrilado después de muchos obstáculos, gracias al tesón de Teófila Martínez, no cabrá ya duda de que el nuevo muelle de contenedores del puerto gaditano nacerá sí o sí con vías para un tren que hará más rica la conectividad del puerto de cara al exterior, ampliando así su hinterland hacia el centro de la península.

Así, habrán tenido que pasar 11 años desde que el último tren tocara suelo portuario tras cruzar la plaza de Sevilla.

Esta grata noticia se suma a la divulgada hace muy pocos días por la propia APBC en la que se informaba de que Teófila Martínez había logrado superar una traba jurídica que, hasta ahora, impedía el acceso ferroviario a la dársena de La Cabezuela-Puerto Real, pese a contar desde 2016 con la financiación necesaria para su desarrollo por parte de Puertos del Estado.

Otra buena nueva, también relacionada con la mejora de la conectividad del puerto de Cádiz, es que la APBC concurrirá de la mano de los puertos de Algeciras, Sevilla, Málaga y Huelva al concurso convocado por Adif para la contratación de la gestión de servicios así como de la comercialización de la terminal de transporte de mercancías El Higuerón, en Córdoba.

Cabe recordar que desde hace un año, la APBC gestiona y explota también la terminal ferroviaria de mercancías de Jerez, un servicio que ha venido utilizando hasta ahora con éxito gracias a la mediación de Concasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios