Cádiz

Próxima estación, el Muelle

  • El puerto de Cádiz se asegura, por fin, un acceso ferroviario para su nueva terminal de contenedores

  • La capital no cuenta con un tren sobre suelo portuario desde hace una década

Se daba ya casi por hecho, pero la sombra de la duda acecha siempre sobre un proyecto en el que sobran las buenas intenciones y falta esa pizquita de suerte siempre necesaria para un feliz desenlace. Todo podría haber sido más fácil, pero al puerto de Cádiz le crecieron los enanos. No le han faltado ni las sorpresas ni las malas noticias.

Cuando la nueva rada eran tan sólo un proyecto de proyecto a Bruselas le dio por rescatar la lupa que nunca había utilizado para mirar al detalle por la viabilidad real de los planes que llegaban hasta la UE desde los distintos estados miembros.

Pronto comenzaron a replantearse las primeras cifras con las primeras miras de futuro que planteaba la entonces Autoridad Portuaria gestionada por Rafael Barra, algo que provocó la risa de los burócratas europeos que veían los datos a largo plazo con sorna y con sonrisa. Según la APBC, la nueva terminal de contenedores iba a ser una repera que pronto se quedó en pera, y que luego parece conformarse con las migajas de puertos cercanos como los de Algeciras, Huelva, Sines o Tánger, a la espera aún de que algún gestor de contenedores se fije en Cádiz para montar aquí su negocio.

Siguiendo con la prehistoria de esta nueva terminal de carga del puerto de la Bahía de Cádiz tampoco le faltaron múltiples hallazgos arqueológicos que gracias al tesón de los técnicos de la Junta y de la propia Autoridad Portuaria no terminaron sirviendo de rellenos a este nuevo muelle de containers.

Finalmente llegó el dinero después de grandes tensiones y de numerosas visitas tanto por parte de los técnicos enviados hasta Bruselas por su presidente, José Luis Blanco, como por parte de los hombres de negro a los que costó convencer de que el puerto de Cádiz iba en serio con esa nueva terminal.

Pero ya casi en la moraleja del cuento, cuando el puerto ya andaba construyendo el subterráneo por el que deberán discurrir los camiones con carga desde o hasta la terminal de contenedores, el hallazgo de un gigantesco chapón metálico obligó a paralizar la obra y a replantear la última fase del proyecto, sumando con esto más euros.

Pero todo esto, siempre con la sombra de la incertidumbre sobre si el nuevo muelle tendría o no conexión ferroviaria con el mundo exterior, algo considerado para muchos como la única manera de que el muelle no naciera ya asfixiado.

Ahora, por fin, después de que el BOE publicaba hace una semana el proyecto de modificación del trazado ferroviario que llevará el tren hasta suelo portuario, no cabe duda de que el nuevo muelle de contenedores del puerto de Cádiz nacerá con vías para un tren que complementará la conectividad del puerto hacia el exterior, ampliando así su hinterland hasta el centro de la península, y, desde allí, al resto del mundo. Con ello, el puerto de Cádiz volverá a ser un puerto más global desde que hace ya casi una decena de años, el último tren que tocó suelo portuario cruzara por última vez la Plaza de Sevilla de la capital. El tren hará que el nuevo muelle aumente su potencial y de manera tangible su volumen de toneladas de tráfico de mercancías, su valor agregado bruto y servirá como motor de empleo y riqueza para la Bahía de Cádiz, uno de los eslóganes más repetido por la nueva generación de portuarios.

Con el anuncio realizado desde Adif sobre el proyecto del trazado ferroviario que uniría las vías generales con la entrada al puerto de Cádiz, por la zona de la Carretera Industrial, y desde allí ya con unas vías pagadas por la APBC, hasta la nueva zona de containers.

Al igual que pasó en La Cabezuela, el puerto gaditano hizo antes su tarea que Adif y el Gobierno central. La gran diferencia es que en el muelle puertorrealeño, la APBC puso el dinero para trazar las vías hasta la mismísima puerta del muelle de La Cabezuela pero allí se quedó el final del trayecto, sin que el Estado llegara a colocar ni tan sólo una vía para unir la dársena de la Villa con el trazado nacional de Adif.

En el caso de Cádiz, el compromiso del Estado ha quedado escrito a fuego en el BOE y ya se da por hecho que habrá tren y que lo habrá desde el minuto uno de la vida útil del nuevo muelle de contenedores.

Si el soterramiento dejó también bajo tierra las vías del tren que hasta 2008 llegaba hasta el puerto de Cádiz, donde recogía muchas mercancías y correo, sobre todo procedente o con destino hacia las Islas Canarias, el anuncio de Adif traerá consigo la vuelta del tren hasta suelo portuario.

Son sólo unos metros pero su trazado conlleva ciertas complicaciones ya que la vía tendrá que atravesar, parece que de manera inevitable, la Carretera Industrial aunque la APBC prevé que será tan sólo una vez al día y se intentará que este parón del tráfico sea lo menos trágico posible llevándose a cabo de noche.

El presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, José Luis Blanco, ha acogido con enorme satisfacción el anuncio de licitación por parte de Adif de la ejecución de la modificación del acceso ferroviario al puerto de Cádiz.

Blanco entiende que con esta inversión y con la profundización de la canal de acceso, queda garantizada la conectividad marítima y terrestre de la nueva terminal de contenedores, aspecto fundamental para su puesta en explotación, algo que está aún pendiente de otro feliz desenlace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios