Fútbol | Tercera División

Padre e hijo, juntos para salvar al Conil

  • El defensa Álex Cortijo, a las órdenes del entrenador Alfonso Cortijo: "Es una situación un poco complicada".

Álex Cortijo (i) intenta cortar el avance de un jugador del Gerena en el Pérez Ureba. Álex Cortijo (i) intenta cortar el avance de un jugador del Gerena en el Pérez Ureba.

Álex Cortijo (i) intenta cortar el avance de un jugador del Gerena en el Pérez Ureba. / Aragón Pina

Desde hace un par de semanas, justo cuando se produjo el cambio de inquilino en el banquillo del Pérez Ureba al ser destituido el roteño Francisco Javier Zafra para llegar como sustituto Alfonso Cortijo, técnico de La Barca de la Florida, se está produciendo un hecho bastante curioso en las filas del Conil. Consiste en que el nuevo entrenador es, además, padre de uno de los integrantes de la plantilla del conjunto jandeño, en concreto el defensa central conocido en el mundillo futbolístico como Álex Cortijo.

La conversación con el zaguero empezó con una aclaración relativa al primer gol marcado por los amarillos -en la mayoría de las crónicas se le atribuyó a Fran Mejías- en campo del Cabecense el pasado fin de semana: "Era la primera falta del partido a nuestro favor. Estas dos semanas hemos estado ensayando mucho la estrategia a balón parado. Probamos algo de lo que habíamos preparado y salió bien. Lanzó Mejías y yo peiné levemente el balón, que entró pegado al segundo palo. Era mi primer gol con el Conil y supuso una gran alegría porque nos jugábamos mucho".

Sobre cómo vivió personalmente el reciente cambio de entrenador, relata lo siguiente: "Me pilló en mi casa cuando llamaron a mi padre. Es ya la segunda vez que coincido con él porque ya estuvimos juntos en el Saint Joseph’s de Gibraltar. Pero ahora es algo distinto porque él llega después que yo y allí ocurrió exactamente al revés. La verdad es que yo estaba jodido con la situación en que nos encontrábamos, en parte propiciada por la mala suerte".

No rehúye cuando se le pregunta cómo ve a su padre como técnico: "Yo sé que es un gran entrenador, ha estado en la élite y nos podría ayudar. Por supuesto, estoy convencido de que nos iremos alejando de la zona de descenso y de que el Conil seguirá una temporada más en Tercera".

Ahondando en la convivencia con el entrenador-padre, explica que "realmente es una situación un poco complicada para mí como también pienso que lo es para él entrenar a un hijo suyo. Por experiencia ya sé que cambia todo un poco porque en casa pasa a pensarse en fútbol las 24 horas del día".

La suposición de que en el vestuario se escuchará algún que otro comentario sobre el asunto es confirmada por el propio Álex: "Reconozco que los compañeros bromean sobre este tema pero sin mal rollo, tengo claro que a mí me toca aguantar las bromas".

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero entre padre e hijo vale todo: "Yo solo le vi jugar la última vez que estuvo en el Cádiz y en vídeos. Creo que somos jugadores parecidos tanto en el aspecto físico como en el táctico, pero él mismo dice que yo soy más técnico. Supongo que dirá la verdad, él sabe más que yo".

A las puertas se halla una nueva jornada: "El partido con la Lebrijana del próximo domingo no es importante, es muy importante. Ganar puede servir para dar un salto mayúsculo y alejarnos de la zona de descenso. Llevamos mucho tiempo sin conseguir una victoria en nuestro campo, aunque en verdad nos hemos merecido más de una durante ese periodo. Ya va siendo hora de vencer en casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios