Cádiz CF

El Cádiz CF busca hotel para concentrarse... cuando sea posible

  • El club empieza a organizar la vuelta a los entrenamientos a la espera de una fecha concreta

  • Podría combinar el alojamiento en un establecimiento hotelero con el trabajo en El Rosal

Un jugador del Cádiz, con un balón en un entrenamiento.

Un jugador del Cádiz, con un balón en un entrenamiento. / Julio González

Volver a jugar en cuanto sea posible. Ese es el plan del balompié profesional. No hay debate que no pase por reanudar la competición, una tesis apoyada por el Cádiz CF, que quiere conseguir el ascenso a Primera División sobre el césped y no tener que batallar en los despachos. El equipo amarillo llegó líder al parón provocado por la crisis del coronavirus y ahora aguarda día y hora para el regreso cuando las autoridades den la pertinente autorización. Mientras, los jugadores de Álvaro Cervera se ejercitan en solitario en sus respectivos domicilios.

A la espera de una fecha para el reinicio del campeonato, LaLiga ha establecido un protocolo muy exhaustivo para la vuelta a los entrenamientos previo al regreso a la competición para poder disputar los partidos restantes para terminar la temporada. Quedan once jornadas tanto en Primera como en Segunda División. El Cádiz CF, como el resto de los equipos, tendrá que cumplir el protocolo con la Ciudad Deportiva de El Rosal como escenario (al menos durante el periodo inicial) y una concentración en un hotel a tenor de la indicación que señala el órgano rector del fútbol español. Tras un largo periodo de inactividad competitiva, será como una pretemporada antes del esprint definitivo.

El club presidido por Manuel Vizcaíno deberá aplicar un protocolo muy estricto que persigue garantizar la seguridad de futbolistas, técnicos y empleados que interactúen con ellos, además de los familiares de todos ellos, durante el trabajo que se desarrolle en el regreso a la actividad.

El protocolo consta de cuatro fases: previa a los entrenamientos; sesiones en solitario; entrenamientos por grupos y entrenamientos colectivos. El club lleva tiempo preparando El Rosal para cuando llegue la hora de volver.

La primera fase, antes del regreso a la actividad, contempla varias condiciones, una de ellas la realización de la prueba de COVID-19 a la que será sometidos todos los jugadores, cuerpo técnico y empleados del Cádiz CF que vayan a estar en las instalaciones. El lugar de trabajo deberá contar con material de desinfección para acometer esas tareas.

Hay prevista tres pruebas como mínimo. La primera será dos días antes del inicio de las sesiones en solitario y consistirá en un test PCR Prueba de diagnóstico del coronavirus) y un test serológico (prueba de anticuerpos). La segunda de las pruebas serológicas se realizará antes de comenzar los entrenamientos en grupo. Y la tercera (de control, como la segunda) se hará antes del regreso a los partidos oficiales.

Está contemplado además que durante las fases de entrenamiento que se lleven a cabo en terrenos de juego se hagan test diarios a jugadores, integrantes del cuerpo técnico y del cuerpo médico.

La segunda fase consistirá en sesiones en solitario de los jugadores (se supone que en El Rosal) como paso previo antes de retornar al trabajo en grupo. Duración aproximada: una semana. Podrá haber un máximo de seis jugadores por terreno de juego, con la máxima distancia posible entre ellos. LaLiga recomienda que no haya más de 12 jugadores a la vez en las instalaciones. La entidad cadista dispone de cuatro campos en El Rosal.

La llegada de los jugadores deberá ser escalonada (con una diferencia de 15 minutos) y deberán ir ataviados con la ropa de entrenamiento, entre otras muchas medidas que incluye el protocolo.

La tercera fase, también de una semana, ya recoge los entrenamientos por grupos. La pauta general es que la plantilla se dividirá en tres grupos de ocho jugadores cada uno. Esos grupos evitarán coincidir en el área de entrenamiento.

Será a partir de la tercera fase cuando la plantilla inicie un periodo de concentración según la indicación de la LaLiga. El Cádiz CF busca la fórmula para desarrollar su plan de trabajo y en principio se barajan dos posibilidades, sin descartar otras. Una es el alojamiento en un establecimiento hotelero cercano e ir a entrenar cada día a El Rosal, aunque la cuestión está en cómo organizar cada día los desplazamientos.

La idea de LaLiga es crear un espacio lo más aislado que sea posible y en el caso del Cádiz CF, si quiere optar por esa opción, separaría el lugar de trabajo y el de concentración. Para ese caso, el protocolo señala que el desplazamiento de un lugar a otro se haría en autobús en tres grupos, siempre con el uso de guantes y mascarillas y el vehículo sería desinfectado después de cada trayecto.

La otra posibilidad es hacerlo todo en un hotel: alojamiento y entrenamiento. La cuestión es que el club encuentre un sitio adecuado donde pueda desarrollar el trabajo con todas las pautas establecidas.

La cuarta fase será el retorno total a los entrenamientos colectivos, con una extensión mínima de un par de semanas. Se mantendrán las medidas de higiene y desinfección. El personal presente en las instalaciones deberá llevar guantes y mascarillas, se deberá limitar la presencia de jugadores en la zona de fisioterapia y gimnasio y habilitar todos los vestuarios posibles, además de la desinfección de los espacios cada vez que se haga uso de ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios