Cádiz CF | Crisis del coronavirus Los problemas que habrá si la Liga acaba así

  • El anuncio del Deportivo de acudir la Justicia si desciende sin que se complete la temporada es el anticipo del embrollo que se avecina con los intereses de cada equipo

Garrido y Marcos Mauro, entre dos jugadores del Dépor en el partido disputado este curso en Carranza.

Garrido y Marcos Mauro, entre dos jugadores del Dépor en el partido disputado este curso en Carranza. / Julio González

La pregunta del millón es que sucederá en el que caso de que se tenga que dar por finalizada la temporada sin la posibilidad de disputar las once jornadas restantes a causa de la epidemia de coronavirus. ¿Cuál sería la situación del Cádiz CF si no hay más partidos? Es imposible saberlo porque ese no es un asunto de debate ahora mismo. No hay nada concreto más allá de que algunos clubes fijen su posición ante lo que pudiese suceder.

La intención de LaLiga es reanudar la competición en el momento que sea posible y en esa tesis trabajan en el Cádiz CF. En el conjunto amarillo no piensan más que en el trabajo y volver a jugar cuando las autoridades sanitarias den la correspondiente autorización. De hecho, todo el cuerpo técnico, con Álvaro Cervera a la cabeza, está volcado en la atención física y mental de los jugadores, que se entrenan en solitario desde hace más de un mes a la espera de noticias.

El Dépor ocupa plaza de descenso y el Cádiz espera con tranquilidad desde el liderato

El club que pone todas sus cartas sobre la mesa es el Deportivo de La Coruña. Su presidente, Fernando Vidal, anuncia que acudirá a la Justicia si su equipo es condenado al descenso a Segunda División B sin haber podido disputar las once jornadas restantes para llegar a las 42 que conforman el calendario de la conocida como LaLiga SmartBank.

El conjunto gallego llegó al parón ubicado en la 19ª posición, en zona de descenso. Vidal considera que situaciones como la que se está dando en la actualidad, “o suspendes y se deja como está (es decir, sin descensos en su opinión) o hay que competir”. Pero si la clasificación que hay ahora tiene como consecuencia la pérdida de la categoría, “no dudaría” en acudir a la Justicia.

Un descenso “sería contestado con toda la fuerza, una Liga no se puede cortar por la mitad”, sostiene el máximo responsable del club coruñés, convencido de que “habrá sensatez y un acuerdo entre Liga y Federación y la cordura se impondrá en este asunto”. El mandatario del Dépor pone el parche antes de la herida porque está seguro de que “se va a intentar terminar de disputar la temporada porque todos los equipos no piensan en otra cosa que no sea acabarla en el terreno de juego”.

La postura del presidente del Deportivo es el anticipo del lío que podría formarse en el caso de que no se reiniciara el campeonato. Los equipos en puestos de descensos pelearían por no bajar y los que están en ascenso apretarían para que se les reconociese su posición en la tabla y por tanto pudieran subir a Primera.

El Cádiz CF ocupa el liderato tras la disputa de la 31ª jornada, la última antes de la paralización del torneo. El equipo amarillo lleva toda la campaña en puesto de ascenso directo (27 jornadas en el primer escalón y cuatro en el segundo) y se fue al parón con seis puntos de ventaja sobre el tercero.

El presidente del club del estadio Carranza, Manuel Vizcaíno, reconoce que en el supuesto de que no hubiese más partidos pediría el ascenso, aunque apuesta al cien por cien por reanudar la Liga siempre que sea posible. En realidad, acabar la temporada y, si no es posible, el ascenso de los amarillos es el denominador en la opinión del cadismo.

El mandatario cadista va en la misma dirección que el presidente del Real Zaragoza, Christian Lapetra, el otro equipo que ocupa plaza de ascenso por la vía rápida. Lapetra sostiene que los resultados y la clasificación actual podrían ser los definitivos llegado el caso al haberse disputado más del 70 por ciento de la competición.

El problema de la suspensión de la temporada sin que se hayan jugado todos los partidos es que no hay una normativa específica que dé solución a ese escenario. A priori decidiría una comisión formada por LaLiga y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Una posibilidad, a modo de solución salomónica, es que no hubiese descensos pero sí dos ascensos de Segunda A a Primera. En ese caso, la categoría de plata quedaría con 20 equipos, que serían 24 si suben cuatro de Segunda B. Y en Primera pasarían de 20 a 24. No es fácil que se dé esa solución, aunque nada es descartable en caso de necesidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios