¿Debería el bono cultural joven incluir los toros?

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes 22 de marzo el Real Decreto del bono cultural joven del que podrán beneficiarse quienes cumplan 18 años a lo largo de 2022. A través de esta iniciativa, medio millón de jóvenes optarán a disponer de 400 euros para consumir en distintas parcelas culturales, dentro de lo que el Gobierno considera "una apuesta importante de apoyo a la cultura por las consecuencias tras la crisis del covid". El bono contará con una 'tarjeta monedero' y será válido durante los doce meses siguientes a su concesión. Uno de los asuntos más polémicos de la puesta en marcha de esta 'tarjeta regalo' para quienes alcancen la mayoría de edad es el relativo a las parcelas o servicios que costea. Por un lado, destina hasta un máximo de 200 euros por beneficiario artes en vivo, patrimonio cultural y artes audiovisuales: entradas y abonos para artes escénicas, música en directo, cine, museos, bibliotecas, exposiciones y festivales escénicos, literarios, musicales o audiovisuales. En ningún caso, menciona dentro de este ni de otro aparado entradas a espectáculos taurinos. También podrán adquirirse libros, revistas, prensa, u otras publicaciones periódicas; partituras musicales, discos, CD, DVD, o los conocidos como Blu-ray, así como videojuegos, hasta un máximo de 100 euros por beneficiario. Por su parte, cada persona beneficiaria podrá gastar hasta 100 euros al consumo digital o en línea: otra vez aparecen los videojuegos (esta vez en línea), suscripciones y alquileres a plataformas musicales, de lectura o audiolectura, o audiovisuales, compra de audiolibros, compra de e-books, suscripción para descarga de podcasts, suscripciones digitales a prensa, revistas u otras publicaciones periódicas. Además de los toros, también quedan fuera del catálogo el deporte, así como productos de papelería, libros de texto, informática y electrónica; material artístico; instrumentos musicales; espectáculos deportivos y taurinos; moda y gastronomía.