ROZALÉN | CANTANTE “Cádiz es uno de los pueblos más valientes que existen”

  • La artista manchega visita por primera vez el festival NSM

  • Promete hoy un repertorio “muy cañero y potente” con sus temas más conocidos

La artista manchega Rozalén La artista manchega Rozalén

La artista manchega Rozalén

Rozalén visita Cádiz, una tierra a la que adora, y por primera vez el escenario del festival No Sin Música para regalar sus canciones más populares, recogidas en el recopilatorio Cerrando puntos suspensivos, editado el pasado año.

–Ese Cerrando puntos suspensivos puede considerarse ¿el final de una época, el comienzo de un nuevo rumbo o ninguna de las dos cosas?

–Es un recopilatorio de las canciones de mis tres discos pero también un libro y distintos duetos, aunque no están ni una cuarta parte de los que he hecho. En estos seis años me ha pasado un poco de todo así que podría decir que es como un punto y seguido.

–Tras tres discos que la han situado como una de las artistas más exitosas del panorama musical español, cuando echa la vista atrás ¿cómo se ve?

–He aprendido muchísimas cosas. Aunque estudié psicología, este trabajo me está dando las lecciones más bestias por la exposición a la que te somete, por lo estresante y las responsabilidades que asumes. Creo que he madurado mucho desde que empecé, cuando escribía las primeras canciones. Si las escribiese ahora las haría de otra manera.

–¿Qué me diría de cada álbum que ha editado? ¿Qué recuerda de cada uno de ellos?

–El primero me dio la posibilidad de vivir de lo que realmente me gustaba. Yo empecé de manera independiente y nunca pensé que me llamarían las discográficas. Era más inocente y jamás imaginé que tanta gente escucharía mis canciones. El segundo disco ha sido un paso más hacia la madurez, buscando otro tipo de ritmos y haciendo versiones como La belleza, de Aute. Y el tercero ha supuesto una terapia muy bestia. Cuando lo hice no pasaba por un buen momento personal. Creo que es el disco más valiente, donde me he atrevido a hablar de temas tabú, de cosas de las que tenía ganas.

–Va a ser su primera vez en el festival NSM de Cádiz. ¿Qué escucharemos allí?

–Hacemos un repertorio más cortito, de una hora, con un recorrido por las canciones más populares, las que más conoce el público. Va a ser un directo muy cañero, potente. Habrá algún momento íntimo pero casi todo es mucha caña (ríe).

–A Cádiz la vinculan muchas cosas. ¿Cuáles son?

–Muchas. De hecho, cuando empecé la gente se pensaba que yo era gaditana. Me lo tomaba como un piropo. Quizá es por ese punto de carnaval de alguna de las canciones, por el humor y la crítica. Luego he vivido cosas muy especiales aquí. Una de las canciones del último disco, Amor prohibido, es de Felipe Benítez Reyes, que es de Rota. También estuve con Joaquín Sabina en su pregón de Carnaval. Pero de momento, no tengo casa en Cádiz.

–Hablando de Sabina ¿qué recuerda de la noche del pregón pirata? ¿Por qué fue especial?

–Es una de esas noches que le contaré a mis nietos. Estar allí siendo parte del pregón y rodeada de todos esos pedazos de artistas fue muy especial. Terminé a las mil con Drexler, con La Canalla, con Juan José Téllez... Gente a la que adoro y admiro muchísimo. Fue también especial cantar con Joaquín la canción que le escribió Aute, porque para mí Aute es muy especial. Me emocioné mucho interpretándola. Había estado alguna vez en los Carnavales pero aquella vez lo disfruté mucho. A Vanesa Martín y a mí nos colaron en el Falla el día antes y no me lo pude creer. Espero que la gente no se enfade por eso, que sé que es difícil entrar en el teatro en Carnavales (ríe).

–Hace poquito le pregunté a Vanesa Martín, precisamente, si se veía como pregonera del Carnaval de Cádiz. “Que eso eran palabras mayores”, me contestó. Y ¿usted qué le diría a esa propuesta?

–¡No, no no, me muero de la vergüenza! Si lo dice Vanesa que al menos es andaluza... ¡Cómo voy a superar lo de Drexler o lo de Sabina! No tengo ese nivel pero puedo participar en todo lo que quieran.

–¿Qué rincón elegiría de Cádiz por su magia?

–Las veces que he ido a Rota han sido muy especiales. Pero también me gusta mucho la sierra de Cádiz porque yo soy de sierra. El mar me gusta mucho, la ciudad entera... Pero lo que más los gaditanos. Os quiero y admiro.

–¿Y qué canción le dedicaría a esta tierra?

–No sé... Le haría una canción como uno de los pueblos más luchadores, valientes y con más arte que existen. Ha sido la ciudad con más paro de España y, sin embargo, es donde encuentras más alegría y humor. Es muy significativo. Aquí no hay pelos en la lengua. Para mí Cádiz es un orgullo para España.

–Es una artista comprometida. ¿Ha variado en algún aspecto ese compromiso con los años?

–Todo lo contrario, cada vez hablo más, no puedo callar. Me parece una responsabilidad cuando tienes un micrófono delante. Lo justo es mojarse y opinar, con respeto siempre. Siempre me han gustado los artistas así.

–Hay una corriente muy conservadora que hace que los artistas vean peligrar algunas de sus actuaciones, por cuestiones incluso ideológicas a veces. A usted le ha pasado en Oviedo. ¿A qué le huele todo esto?

–En nuestro caso ya teníamos ese concierto apalabrado y no pudimos hacer nada. No es censura, pero sí algo feo. Es tirar por la borda el trabajo de los promotores simplemente porque contrato a los artistas que me gustan. Me preocupa, se nos está yendo la cabeza y a los artistas nos usan como armas. Ni siquiera me parece bien la censura a C. Tangana en Bilbao. Tiene letras machistas que no me gustan, pero otras sí. Y que la izquierda censure... Pero es complicado. ¿Hasta cuándo una letra es peligrosa? Prohibir no es el camino. Si no, no existirían tampoco los Carnavales en Cádiz. El arte es una vía de escape. Si nos lo quitan nos quedamos sin esa manera de explicarnos.

–Como feminista ¿qué le parece esta corriente de cuestionarse absolutamente todo? ¿Revisión necesaria de nuestros patrones culturales? ¿Cierta frivolidad en algunas ocasiones?

–Tampoco sé qué opinar. Aun siendo feminista, creo que callando bocas se consigue todo lo contrario, que la gente escuche más esas letras machistas. Sería más interesante trabajar esas letras y que seamos conscientes de lo que dicen de las mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios