Elecciones Municipales Cádiz 2019 | Cofradías Unas elecciones clave también para las cofradías

  • El mundo de las hermandades viene cobrando cada vez más protagonismo en la actividad política y en el Ayuntamiento

  • La organización y potenciación de la Semana Santa es pieza clave, junto al museo o la declaración de interés turístico

El paso del Nazareno, en San Juan de Dios. El paso del Nazareno, en San Juan de Dios.

El paso del Nazareno, en San Juan de Dios. / Jesús Marín

Comentarios 5

La realidad es incontestable: el mundo de las cofradías y, más en concreto, la Semana Santa, están cada vez más presentes en el día a día de la ciudad. Después de décadas de historia, que en algunas corporaciones se remontan a siglos, es en los últimos años cuando las hermandades van encontrando el sitio que posiblemente merezcan, pero que no ocupaban en la sociedad gaditana hasta la actualidad. El proceso es todavía incipiente, va cada vez más en aumento, como demuestra que por segunda campaña electoral consecutiva los asuntos relacionados con las hermandades están sobre la mesa y provocan pronunciamientos de los partidos políticos que aspiran a gobernar la ciudad.

Los episodios de estos últimos días sobre el apoyo a las hermandades de una y otra formación política se unen a diversas reuniones que en los últimos años vienen manteniendo con cierta periodicidad los representantes cofrades –el Consejo de Hermandades– con miembros del equipo de gobierno y también con los grupos de la oposición, para intercambiar opiniones sobre la realidad de este colectivo numeroso (ahí está cada una de las procesiones que salen en Semana Santa y cuyos cortejos forman centenares de gaditanos) y plantear mejoras. “La relación es cada vez más normalizada, de entendimiento porque hay un fin común: que luzca Cádiz, cada uno con los intereses particulares que tenga en ello”, traslada el presidente del Consejo, Juan Carlos Jurado.

Varias son las principales reclamaciones o preocupaciones que tienen en la actualidad las cofradías de la ciudad, y cuyo desarrollo futuro también se juega en las elecciones del próximo domingo.

Semana Santa

Varios son los frentes principales que se abren en este campo. El que más directamente afecta a las cofradías es el de la subvención económica que reciben del Ayuntamiento con el objetivo de mejorar la celebración en la ciudad (a través de mejores exornos florales, contrataciones musicales y otros aspectos que redundan en una mejor Semana Santa), en vigor con la misma cuantía desde 2006.

El montaje y desmontaje de la carrera oficial también es una cuestión vital en la que las cofradías dependen del Ayuntamiento, encargado de asumir la colocación de palcos, rampas y otras infraestructuras de la carrera oficial, e incluso de costear cuando hay cambios o novedades (como las de este año en San Juan de Dios con los nuevos palcos, en este caso financiados con ayuda de la Fundación Cajasol).

Otro aspecto vinculado guarda relación con la organización en general de la Semana Santa, especialmente en lo relativo a intervenciones que se encomiendan a determinadas delegaciones municipales y que van encaminadas a preparar la ciudad para el tránsito de cofradías desde el Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección (poda de árboles, retirada de farolas y otros obstáculos de la vía pública, planes de tráfico...).

Por último, un tema fundamental que necesitan las cofradías del Ayuntamiento para el buen desarrollo de la Semana Santa es el de la seguridad, que ha sido notablemente incrementada en los últimos años, especialmente este 2019 con la elaboración de un detallado plan de autoprotección.

En todas estas cuestiones necesitan las cofradías que el Ayuntamiento mantenga su compromiso, al menos, cuando no sea posible ir incrementando la participación e implicación.

Las Glorias

El final de la Semana Santa cada año no supone el fin de las salidas procesionales por la ciudad. Entre el Domingo de Resurrección y la fiesta de Cristo Rey se producen una serie de salidas procesionales que protagonizan las denominadas hermandades de Gloria. Para ellas, sí se solicita una mayor implicación por parte del Ayuntamiento de cara a un mayor fomento de estas corporaciones, tanto en lo relativo a la subvención económica que se aprobó hace unos años y para la que el Consejo demanda una mayor cuantía, como a la seguridad y dispositivos de tráfico de estas procesiones (que en ocasiones incluso tienen que abonar tasas ante la necesidad de que intervenga la Policía Local para interrumpir el tráfico).

Museo cofrade

Se ha cumplido ya una década desde que el Ayuntamiento (entonces bajo el gobierno de Teófila Martínez) anunció y prometió la construcción de un museo para exponer el patrimonio cofrade gaditano. Este enclave iba a ubicarse en el centro de la calle Arbolí, y posteriormente el propio PP lo trasladó a los antiguos Talleres Velasco, en las bóvedas de Santa Elena (bajo la sede de Procasa). El espacio fue aceptado por las hermandades, que llegaron a firmar un convenio para el desarrollo del proyecto. Pero doce años después, el museo ni está ni se le espera, aunque desde el Consejo se sigue insistiendo en su consecución.

De cara a los próximos cuatro años, algunos partidos como el PP vuelven a insistir en dotar a la ciudad de este museo, cuya ubicación vuelve a estar en el aire ante la posibilidad de encontrar “otra más idónea”. Mientras, el Consejo sigue avanzando en el proyecto de musealización, a la espera de algún avance por parte de la administración.

Interés turístico

Es la gran apuesta, puede decirse, de la actual permanente del Consejo: declarar la Semana Santa como fiesta de Interés Turístico Nacional. Y en principio parece contar para ello con el apoyo de todas las fuerzas políticas de la ciudad, que así lo han manifestado en estas últimas semanas. La labor del Ayuntamiento es fundamental para sacar adelante este objetivo, por lo que será una de las cuestiones centrales del trabajo inminente de la administración el mundo de las cofradías.

Corpus

Es la otra fiesta religiosa de la ciudad, de reconocida fama en tiempos anteriores y sobre la que el Obispado y las propias cofradías han iniciado un proceso de recuperación que requiere también la colaboración e implicación del Ayuntamiento, especialmente en lo relativo a la programación que se quiere ir potenciando los días previos a ese domingo (conciertos, instalación de altares, exornos y luces en las calles, entre otras iniciativas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios