Elecciones Municipales El Puerto Una de cal y una de arena

  • La programación cultural se ha mantenido con bastante dignidad a lo largo del mandato, pese a algunos sustos como la marcha del Monkey Week

  • La programación teatral se ha caracterizado por su alta calidad, mientras que se ha pinchado en la organización de los eventos musicales

Una de las actuaciones del Monkey Weekend, el hermano pequeño del Monkey Week. Una de las actuaciones del Monkey Weekend, el hermano pequeño del Monkey Week.

Una de las actuaciones del Monkey Weekend, el hermano pequeño del Monkey Week. / Andrés Mora

Comentarios 1

La política cultural de este mandato que está a punto de terminar ha tenido de todo, sus altos y sus bajos, aunque en general el balance final es más positivo que negativo.

Desde 2015 hemos vivido algunos sobresaltos en este apartado. El primero llegó pronto, en el mes de julio, a un mes de haber tomado posesión el nuevo gobierno, cuando se anunció que el festival de Teatro de Comedias no iba a celebrarse ese verano en el Patio de San Luis, después de 23 años.

Aquel jarro de agua fría, motivado por cuestiones presupuestarias y de falta de tiempo para la organización de la temporada, se corrigió para la siguiente edición, y felizmente el festival se ha seguido celebrando en los años sucesivos en San Luis.

Una de las cuestiones que se ha impulsado en los últimos años, al hilo también del teatro, ha sido el acercar los espectáculos a los barrios, sobre todo en verano con motivo del Festival pero también en otros momentos del año, con actividades lúdicas y de ocio.

En cuanto a la programación del teatro municipal Pedro Muñoz Seca, se puede decir que la calidad de la programación se ha mantenido con gran dignidad, con el paso por El Puerto de espectáculos y figuras de primerísima línea a lo largo de las diferentes temporadas.

En el lado contrario de la balanza, otro de los sustos fue la marcha del Monkey Week a Sevilla, una decisión motivada por el propio crecimiento del festival que sorprendió a los portuenses en enero de 2016, aunque afortunadamente en el verano de 2017 ya se había puesto en marcha un nuevo formato provincial de esta exitosa iniciativa, el Monkey Weekend, que se ha seguido celebrando hasta ahora a a principios de cada verano.

El Shorty Week también emigró a Cadiz, pero se han acercado los espectáculos a los barrios

También se marchaba de la ciudad otro festival incipiente, el Shorty Week, centrado en este caso en la producción audiovisual de jóvenes talentos. En este caso sus organizadores decidieron trasladarse a la capital gaditana, donde les ofrecieron mejores condiciones de las que estaban encontrando en El Puerto, donde las estrecheces presupuestarias terminaron por aburrir a los impulsores del festival.

Hay que señalar, también, la menor actividad de fundaciones como la de Pedro Muñoz Seca o Rafael Alberti, esta última reconvertida en casa museo, aunque sigue acogiendo eventos culturales durante todo el año.

Mención aparte merece el apartado de espectáculos musicales, con un gran verano de 2016 en el que hasta 30.000 espectadores llegaron a pasar por los espectáculos que se organizaron en la Plaza de Toros y Puerto Sherry. Artistas de primera fila como Manuel Carrasco, El Barrio o Raphael animaron ese verano, con un impulso que se mantuvo también en 2017 con el paso por la Plaza de Toros de artistas como Vanesa Martín, Melendi o David Bisbal, entre otros. Pero esta dinámica se truncó en 2018, a causa de las vicisitudes del contrato de la Plaza de Toros, y desde entonces el panorama musical de primera fila ha emigrado a otras latitudes como Chiclana o Jerez.

Una de las actividades culturales celebrada en verano en el patio del instituto Santo Domingo. Una de las actividades culturales celebrada en verano en el patio del instituto Santo Domingo.

Una de las actividades culturales celebrada en verano en el patio del instituto Santo Domingo. / Andrés Mora

Sí que se ha mantenido la actividad estival en los eventos organizados por Patrimonio Histórico, que gozan cada verano de una gran aceptación y que trasladan nuestra cultura y nuestra historia no solo a los portuenses, sino también a los turistas y visitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios