San Fernando Las dos caras del patrimonio: el Ayuntamiento y Lazaga

  • Frente a la espectacular rehabilitación del Ayuntamiento se sitúa el preocupante deterioro de Lazaga

  • Varios partidos, entre ellos PP y AxSí, apuestan claramente por hacer del próximo mandato el de la recuperación de la histórica ficna de los Lazaga una vez que han terminado las obras del Consistorio 

Retirada, ayer, de la grúa que todavía quedaba en el Ayuntamiento para las obras de rehabilitación. Retirada, ayer, de la grúa que todavía quedaba en el Ayuntamiento para las obras de rehabilitación.

Retirada, ayer, de la grúa que todavía quedaba en el Ayuntamiento para las obras de rehabilitación. / Román Ríos (San Fernando)

Han sido las dos caras del mandato en lo que a patrimonio se refiere. Mientras que los isleños redescubrían poco a poco la monumentalidad del Ayuntamiento gracias a las obras de rehabilitación iniciadas en 2016, a pocos metros –y en la misma calle Real– el estado de conservación de la Casa Lazaga empeoraba por días y suscitaba numerosas protestas políticas y ciudadanas que han llegado incluso hasta la Oficina del Defensor del Pueblo.

Y mientras que ayer mismo se retiraba la gigantesca grúa que todavía quedaba en las obras del Consistorio liberando por completo su fachada, el abandono de la Casa Lazaga se colaba de lleno en la campaña electoral para las municipales del 26-M.

Este histórico inmueble, una vez finalizada la rehabilitación del Consistorio, ha pasado a convertirse en la máxima prioridad de la ciudad en lo que a recuperación del patrimonio se refiere, seguido claro del llamado edificio de la Cruz Roja (Real 2), que el Ayuntamiento expropió en el anterior mandato con la idea de trasladar allí el archivo municipal.

Preocupante estado de la Casa Lazaga. Preocupante estado de la Casa Lazaga.

Preocupante estado de la Casa Lazaga. / D.C. (San Fernando)

Prácticamente todos los partidos abogan por su recuperación, que necesariamente se cifra en varios millones de euros dado el preocupante estado que presenta el edificio y su elevado grado de protección. Incluso se ha advertido de un modo tajante que, si en los próximos cuatro años no se empieza a meterle mano a la Casa Lazaga, su conservación de cara al futuro –ya hay cubiertas que se han venido abajo– corre serio peligro.

La obra del Ayuntamiento, con un coste que ronda los nueve millones de euros, no solo ha servido para rescatar el edificio más emblemático de la ciudad sino también para poner de manifiesto la capacidad inversora que tiene el Consistorio a lo largo de en un mandato. Es decir, ha dejado claro que el Ayuntamiento puede perfectamente abordar una inversión de este calibre sin demasiados problemas, además. Así que muchos –entre ellos, PP, AxSí, Cs o Vox– consideran que no puede esperarse por más tiempo para intervenir: el próximo mandato debe ser el de la Casa Lazaga. Y así se han comprometido en sus respectivos programas electorales.

Y de ahí también que el proyecto presentado por los socialistas para adquirir el edificio del viejo Cine Alameda, en Moreno de Guerra, y transformarlo en un auditorio de gran capacidad en pleno centro de la ciudad haya sido el blanco de las críticas de estas otras formaciones políticas durante la campaña y sus prolegómenos: ¿Para qué adquirir otro nuevo inmueble si antes no hemos sido capaces de recuperar los edificios históricos que tenemos y darles un uso? Es la postura que ha defendido con mayor énfasis el PP, aunque también los andalucistas –socios de gobierno de Cavada en este mandato que ahora termina– han mostrado su rechazo al proyecto del auditorio en la Alameda y plantean en la campaña un proyecto de recuperación del palacete isleño de los Lazaga. 

La histórica finca, cabe recordar, pasó a manos del Ayuntamiento en el año 2001, cuando ya presentaba importantes carencias que lógicamente no han hecho sino empeorar con el paso de los años por la falta de mantenimiento.Aún así, por aquellas fechas, se llegó incluso a darle ciertos usos esporádicos por parte del gobierno municipal, como por ejemplo la exposición del avance del PEPRICH (Plan Especial del Casco Histórico), que se hizo allí. 

No obstante, al poco tiempo tuvo que cerrarse dado el estado del inmueble. La Casa Lazaga ha pretendido ser un hotel-escuela de la Junta (cuando los andalucistas estaban en la Consejería de Turismo), un hotel con encanto de manos de la iniciativa privada y el Museo Camarón. Ninguna de las ideas ha conseguido salir adelante.

El mandato anterior, además, acabó con una primera fase de las obras de consolidación en marcha que no hicieron sino empeorar la situación al paralizarse al poco tiempo los trabajos por parte de la adjudicataria y tener que rescindirse el contrato, lo que dejó expuesta a la finca hasta que el Ayuntamiento pudo recuperar el control del inmueble.

Posteriormente –y ya en plena oleada de críticas y protestas ciudadanas– se han llevado a cabo obras mínimas: se han retirado cristaleras, tapado grietas, colocado redes... No obstante, sigue pendiente no solo la rehabilitación del edificio en sí sino también una primera fase urgente de consolidación. Recientemente, a poco más de un mes para las elecciones municipales, el gobierno municipal ha anunciado que destinará más de 600.000 euros del remanente de Tesorería a las obras de consolidación del edificio.

El PP plantea su recuperación empezando –dice José Loaiza– por las necesarias obras de consolidación y definiendo su uso. En su programa abogan por un espacio dedicado a la investigación, aunque lo importante –insiste– es que se recupere el edificio, que no se pierda.

Otro partido que ha hecho especial hincapié en la Casa Lazaga en su programa es AxSí, que insiste en que el próximo mandato debe necesariamente ser el de la recuperación de la Casa Lazaga.La formación que encabeza Fran Romero plantea su transformación en el Hogar de las Artes, convirtiéndsoe así en la sede de la escuela de danza y del conservatorio de música y con espacios para grupos musicales, bandas e, incluso, el teatro aficionado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios