Cádiz CF El reto de volver a cerrar la portería

  • El equipo amarillo quiere aumentar su fiabilidad defensiva como vía para reconciliarse con la victoria

Rober Correa, Kecojevic y Sergio Sánchez, durante el partido contra el Lugo. Rober Correa, Kecojevic y Sergio Sánchez, durante el partido contra el Lugo.

Rober Correa, Kecojevic y Sergio Sánchez, durante el partido contra el Lugo. / Julio González

La ausencia segura de Manu Vallejo y la previsible baja de Darwis Machís en el próximo encuentro contra el Córdoba obliga al Cádiz CF a reinventarse en ataque y a espabilar en las tareas de carácter defensivo.

El chiclanero se halla inmerso en su primera experiencia con la selección española sub’21 y el venezolano está concentrado con el combinado absoluto de su país, aunque en el segundo caso el club apura para tratar de que pueda estar disponible para el partido que forma parte del programa de la 31ª jornada de LaLiga 1|2|3.

El conjunto amarillo se queda en principio sin sus dos máximos exponentes en materia ofensiva justo cuando le toca enfrentarse (próximo domingo en el estadio Carranza) a un colista que si ocupa la última plaza de la clasificación es sobre todo por su condición de equipo más goleado: 56 tantos recibidos en 30 duelos (un promedio de 1,86 por partido).

El cuadro verdiblanco sólo dejó la portería a cero en cinco jornadas, la más reciente en la 25ª cuando sorprendió con su victoria por 0-2 en el terreno del Tenerife en el que de momento es su único triunfo en una segunda vuelta en la que sólo suma cuatro puntos de los 27 disputados.

El conjunto cordobés ha perdido cuatro de sus últimos cinco partidos. Va camino de la división de bronce salvo un milagroso cambio de rumbo y a tenor de sus números parece ser, en teoría, el adversario ideal para la reacción del Cádiz, que acumula dos semanas consecutivas sin ganar en las que sólo ha avanzado un punto (el reciente empate en casa contra el Lugo tras la derrota sufrida en el campo del Elche).

La consecuencia de la repentina ralentización de puntos es la salida de la zona de fase de ascenso a Primera División al bajar de la sexta a la séptima posición empatado a 48 puntos con el Mallorca, que ahora ocupa el último lugar en el play-off.

Los de Cervera buscan la manera de regresar al dinámica ganadora ante la peor defensa del campeonato pero con el inconveniente de las importantes bajas arriba. El equipo amarillo no anda fino del todo en ataque en las últimas jornadas y sin sus referentes la situación se vuelve más complicada. El domingo no estará Manu Vallejo para sacar un conejo de la chistera a modo de solución como hizo en el envite del pasado fin de semana.

Si le faltan sus goleadores se puede dar un partido con escasas alteraciones en el marcador pese a la debilidad atrás del oponente. En esa tesitura, la labor en defensa adquiere mayor relevancia. Las opciones de victoria se multiplican si es capaz de dejar la portería a cero.

Los amarillos trabajan con el afán de recuperar la fiabilidad en materia destructiva después de recibir un tanto en cada uno de los últimos dos encuentros. El punto de partida para dar con la tecla de la victoria es la eficacia defensiva. En seis de los nueve partidos de la segunda vuelta el esférico llegó al menos en una ocasión al fondo de la portería. Sólo en los duelos contra el Almería (a domicilio), el Tenerife y el Albacete (ambos en el Carranza) el marco de Alberto Cifuentes permaneció intacto.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios