Cádiz - Tenerife | La crónica Mejoría confirmada

  • El equipo amarillo desmonta al cuadro chicharrero en una gran segunda parte y suma su primer triunfo en casa de 2019 con el que sube a la séptima plaza

Machís es escapa de un jugador del Tenerife. Machís es escapa de un jugador del Tenerife.

Machís es escapa de un jugador del Tenerife. / Marcos Piñero

El Cádiz CF confirmó su entrada en una dinámica positiva con una solvente victoria 2-0 sobre el Tenerife que le permite escalar a la séptima posición y rebasar la barrera de los 40 puntos -suma 41-. Los amarillos fraguaron el triunfo en una buena segunda mitad en la que marcaron los goles y dejó sin respuesta a un adversario que fue de más a menos.

El Cádiz CF supo tener la paciencia necesaria para celebrar su primera victoria en el Carranza de 2019 en el primer partido de Machís en casa. El venezolano volvió a ejercer un rol relevante, aunque los goles llevaron la firma de Edu Ramos y Jairo.

Álvaro Cervera sólo hizo dos modificaciones en la alineación en relación al choque contra el Alcorcón con el regreso de José Mari y Lekic y un dibujo 4-4-2 con David Querol junto al serbio en modo presionante en la zona de arriba.

Los locales tomaron el mando desde el primer instante pese al susto morrocotudo a los veinte segundos, con aficionados que aún no había accedido al estadio, cuando un inexplicable error defensivo permitió a Suso Santana plantarse solo delante de Alberto Cifuentes, que repelió el disparo y evitó un tempranero 0-1 que hubiese supuesto un pesado lastre.

Las cartas no tardaron en quedar boca arriba. Las mayores opciones de los amarillos pasaban por la permanente verticalidad de Machís, un auténtico peligro cuando el esférico llegaba a su poder, y las acciones a balón parado que brotaban de la zurda de Ager Aketxe.

Un falta colgada por el vasco en el área en el minuto 16 no acabó en gol de milagro cuando el cuero se fue a córner tras rebotar en un zaguero visitante. Fue una de las pocas llegadas con verdadera posibilidad de gol. La defensa isleña se empleó con eficacia. También la local salvo el grave fallo del comienzo.

Los chicharreros dieron un paso en busca del balón para cambiar el guión. De hecho lo consiguieron y fue cuando los de casa hallaron espacios para armar la contra. En una de ellas, en el 26, Lekic no encontró puerta por un pelo con un cabezazo que culminó una jugada de tiralíneas. La pelota se perdió muy cerca de un poste. Una chispa de calidad en un duelo de alternativas.

La primera parte voló como empujada por el fuerte viento, con máximo equilibrio y escasas ocasiones. Fueron los canarios los que más empujaron en los minutos previos al intermedio aunque la última palabra la tuvo Machís, que una vez más se escapó por velocidad, se internó en el área y cayó cuando se cruzó un defensa en un lance que no pareció penalti.

Las defensas se impusieron a los ataques en un primer acto de alta intensidad aunque con tendencia al cerocerismo.

La segunda mitad arrancó en la misma línea pero Edu Ramos no estaba dispuesto a que todo continuara igual. En el minuto 48, el centrocampista se estrenaba como goleador cadista nadie sabe sin querer. Un centro suyo de apariencia inofensiva en dirección a la portería se envenenó hasta tal extremo que rebasó la altura de Dani Hernández, que sólo pudo asistir como un espectador más al ingreso del esférico en su guarida.

El viento caprichoso, el error del cancerbero y el centro de Edu Ramos, buscase o no el gol, propiciaron el 1-0 que dibujó un horizonte favorable a un Cádiz que puso el partido en el lugar que quería.

Con los isleños volcados en ataque, los de Cervera jugaron a proteger el resultado, a presionar arriba cuando era posible y a tratar de sentenciar. El entrenador tiró de la velocidad de Salvi y Jairo, cada uno en su banda natural, y Machís pasó a tres cuartos en la recta definitiva de un partido que quedó resuelto en el minuto 71.

Salvi recibió dentro del área en buena posición y asistió a Jairo, que en boca de gol firmó el 2-0 en el segundo intento después de un primer rechace de dos defensas que no acertaron a despejar en la línea de portería.

De ahí al final todo fue coser y cantar, con la opción de los anfitriones de embellecer el resultado. En el 78, David Querol no dio fuerza a un disparo colocado que atrapó el arquero. Con el tarraconense fuera del encuentro, Machís se ubicó en punta y dispuso de varias ocasiones claras que no logró transformar en gol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios