El brote del coronavirus deja a muchos sectores tocados de muerte en Cádiz Los parques de bolas se rebelan contra la Junta para que se les permita abrir

Imagen de archivo de una niña disfrutando de las atraccciones del Chiquipark Imagen de archivo de una niña disfrutando de las atraccciones del Chiquipark

Imagen de archivo de una niña disfrutando de las atraccciones del Chiquipark

Los dueños y trabajadores de los parques de bolas de Cádiz y los establecimientos de ocio infantil como las ludotecas se trasladarán este jueves hasta Sevilla para manifestarte ante el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno de la Junta de Andalucía para pedirles que permitan la apertura de sus negocios.

Acudirán allí con el singular lema "cansados de que nos toquen las bolas" ya que considera que tras la desescalada se siente ninguneados y que han pasado a formar parte de un "limbo" en el que se quedarán todos los negocios que han quedado fuera de cualquiera de las distintas fases que han dado forma a la desescalada tras el final del confinamiento y hasta que, por fin, ha llegado el adiós al estado de alarma.

Pero la gente va ya a la playa, han abierto incluso los parques infantiles, pero los negocios de ocio para los niños, aquellos que se nutren mayoritariamente de los cumpleaños de los más pequeños de la casa siguen sin poder abrir sus puertas.

Chiquipark es posiblemente el negocio de este tipo más antiguo de Cádiz capital. Cuando abrió sus puertas hace 18 años podían existir algunos pequeños locales como el Camelot, pero ninguno alcanzaba la magnitud de la nave que ocupa Chiquipark en el recinto exterior de la Zona Franca, sobre una superficie de más de 1.500 metros cuadrados.

De él depende, cómo no, su dueño, Jesús Carrascosa, y todos sus empleados que ahora se encuentran inmersos en un erte del que no saben cuándo saldrán ante el futuro incierto que se les presenta.

Chiquipark cuenta con tres parques, uno al lado de otro: el Principark y el Chiquichef. Susana Luna es la encargada de los tres parques y atiende por teléfono a este periódico a pesar de encontrarse ahora mismo en un erte y sin trabajo. "Ya se trata de una cuestión personal y tanto yo como mis compañeros estamos todos encima del negocio porque lo que queremos ya todos es ver sus puertas abiertas".

Susana afirma que se sienten "ignorados" e inmersos en esa "limbo" del que nadie parece haberse acordado a la hora de darle forma a la normativa y al ordenamiento que ha compuesto las distintas fases de la desescalada.

Cierto es que el Gobierno Central tuvo la idea de permitir la apertura pero con un aforo máximo de 20 personas. Eso quería decir, nueve niños, un monitor y diez familiares de los niños. "No era rentable pero al menos nos permitía mantener esto abierto". "Pero de pronto le pasan la toma de decisiones a la Junta de Andalucía y decide quitarnos esa única posibilidad llevándonos de nuevo al cierre".

"Y lo peor. No nos dan fecha, no nos aclaran protocolos de actuación ni nos dan ningún tipo de esperanza". Pero los ertes se agotan y saben que lo siguiente es el ere, algo a lo que, según el dueño de las instalaciones, Jesús Carrascosa, "no quisiera llegar nunca".

Estos parque de ocio, ahora asociados, han presentado ellos mismos sus propuestas de protocolo. "De hecho, le puedo asegurar que lo tenemos todo preparado para asegurar la máxima higiene en nuestras instalaciones y acotar al máximo las posibilidades de contagio". Hablan de potentes máquinas para renovar el aire, de mascarillas, de geles hidroalcohólicos distribuidos por todas las instalaciones, de alfombras preparadas para la desinfección del calzado o incluso un sistema de lavado de las bolas del parque. Estamos dispuestos a acatar cualquier tipo de instrucción e incluso de acotar, al menos, el local para poder abrir esta atracción sí pero esta no". Quieren instrucciones y una esperanza y este jueves saldrán a Sevilla para entregar un escrito a las puertas de la Junta para exigir una respuesta por parte de las autoridades.

Cabe recordar que los parques de Carrascosa suelen acoger entre 150 y 180 cumpleaños al mes, lo que da idea del agujero económico que puede estar provocando en la economía de esta empresa y de sus empleados.

Pero La orden con la que la Junta adopta medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria por el coronavirus, una vez superado el estado de alarma, publicada en el BOJA el 19 de junio, recoge que este tipo de locales no podrán volver de momento a la actividad.

"Los establecimientos recreativos infantiles que se destinen a ofrecer juegos y atracciones recreativas diseñados específicamente para público de edad igual o inferior a 12 años, espacios de juego y entretenimiento, así como la celebración de fiestas infantiles, permanecerán cerrados", dice textualmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios