Universidad de Cádiz La gran apuesta de la UCA por la investigación

Una de las salas que ya funcionan en el Centro de Olivillo Una de las salas que ya funcionan en el Centro de Olivillo

Una de las salas que ya funcionan en el Centro de Olivillo / Jesús Marín

Durante el año pasado se publicaron en revistas internacionales especializadas 1.200 artículos elaborados por miembros de la Universidad de Cádiz. No es una mera cifra, es la constatación de que la UCA se ha ido metiendo cada vez más entre las instituciones académicas donde la investigación tiene un papel más relevante, incluso por encima de lo que cabe esperar de una universidad de mediano tamaño.

Porque a estas publicaciones se les unen decenas de proyectos de investigación repartidos por todos los centros de los cuatro campus de la UCA, con especial significación en áreas como la oceanografía, las matemáticas, la ingeniería ambiental o la educación física y el deporte, entre otras.

La puesta en marcha del Centro de Transferencia del Conocimiento en el histórico Olivillo, reformado íntegramente gracias a una fuerte inmersión, va a ayudar a potenciar todas estas líneas de investigación y, sobre todo, va a permitir una más efectiva colaboración con el mundo de la empresa.

Por si fuera poco, en los dos últimos años se han realizado inversiones por 25 millones de euros en material científico de extraordinario valor, según destaca en una conversación con este diario la vicerrectora de Política Científica y Tecnológica, María Jesús Mosquera, y que se va a seguir potenciando atendiendo al programa electoral con el que Francisco Piniella fue elegido rector de la UCA hace ahora un año, asumiendo que este ha sido un trabajo que se ha ido realizando desde los anteriores equipos de gobierno y que permite contar, por ejemplo desde 2017, con un equipo de investigación de alto nivel que permite la visualización de los átomos y su composición química, ingresando en un club limitado con contadas universidades españolas.

Pero hay mucho más. Cádiz cuenta con el único servicio central de cultivos marinos de toda España, con reproducción controlada de distintas especies, a la vez que gestiona el que también es el único buque de investigación que está en servicio en el país desde 2016.

Otro proyecto que ahora empieza a dar pasos con fuerza es el que se localiza en la salina de la Esperanza, única en el mundo y que recupera un trabajo centenario a la vez que potencia el medio ambiente, creando un vivero de empresas en las que ya están trabajando cinco más una organización no gubernamental, con proyectos como el cultivo de ostras o la producción natural de la sal.

Todo ello traslada al ciudadano un abanico muy variado de actuaciones de la UCA en materia de investigación. Mucho más allá de la imagen cinematográfica del investigador, expandiéndose por todos los ámbitos de la formación y de las necesidades de la sociedad.

En este sentido, el papel que va a jugar el nuevo Centro del Olivillo será relevante.

"Tras un proceso de gestación y desarrollo muy complicado (entre otras cuestiones porque se ha ubicado en un edificio referente de la arquitectura gaditana que se ha salvado de una ruina inminente), ahora llega el momento de definir los objetivos para un inmueble que tiene 5.300 metros cuadrados de superficie", destaca María Jesús Mosquera.

Las dos primeras plantas se dedican al emprendimiento, con incubadoras de base tecnológica, favoreciendo el desarrollo de nuevas empresas promovidas por egresados de la UCA y por otros eastudioso, todo ello complementado con un espacio común para promover el diálogo y el debate entre los emprendedores.

La tercera planta, ya en plena mudanza, estará ocupada por las oficinas del vicerrectorado, mientras que en el último piso se funcionan ya los laboratorios de investigación y despachos.

Destaca la vicerrectora que el Centro del Olivillo funcionará como "una especie de antena para que todas las ofertas del mundo empresarial lleguen a los grupos de investigación de la Universidad" y también como escaparate de los nuevos investigadores al mundo de la empresa, colaborando con la CEC.

Las salas ya están en marcha y en las mismas se encuentran equipos en pleno desarrollo, como los más novedosos relacionados con la impresión 3-D que está directamente relacionado con Navantia y la Inteligencia Artificial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios