Provincia de Cádiz

El tiempo se agota para el CFA

  • La Junta aún no tiene fecha para licitar los contratos de equipamientos que quedaron desiertos en 2018

  • El retraso estrecha el margen para que reciba financiación de la ITI

Nave cedida pro Navantia para albergar el Centro de Fabricación Avanzada (CFA). Nave cedida pro Navantia para albergar el Centro de Fabricación Avanzada (CFA).

Nave cedida pro Navantia para albergar el Centro de Fabricación Avanzada (CFA). / Fito Carreto

El Centro de Fabricación Avanzada (CFA) sigue vacío, sin licencia de apertura y sin fecha de inauguración más de tres años después de que Navantia cediera temporalmente una nave en Puerto Real para que sirviera de sede provisional, a la espera de que la Junta construyera un edificio definitivo en terrenos de El Trocadero propiedad de la agencia IDEA, cuyo proyecto ni siquiera se ha iniciado.

El retraso acumulado compromete que el CFA pueda recibir los 25 millones de euros a cargo de fondos de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) de Cádiz. El plazo para que el centro entre en funcionamiento expira en 2023, una vez caduque la prórroga de tres años que Bruselas concede para ejecutar los fondos del marco financiero 2014-2020, al que pertenece la ITI.

El CFA surgió de un acuerdo alcanzado en 2016 entre la Junta, la Universidad de Cádiz y las dos principales industrias de la Bahía, Navantia y Airbus, para crear un centro que impulsara la I+D. Terminadas las obras de adecuación de la nave cedida por Navantia a finales de 2018, se llegaron a licitar los contratos para adquirir equipos de alta tecnología, pero quedaron desiertos, por falta de ofertantes o porque éstos no cumplían los requisitos necesarios. Y desde entonces apenas ha habido avances.

La Junta de Andalucía insiste en la inmadurez en la que se encontraba el proyecto cuando el bipartito PP-Ciudadanos tomó las riendas del Gobierno autonómico en enero de 2019. “Faltaban muchos trámites que poner en marcha, desde la licencia de ocupación, a muchos contratos pendientes como los de la limpieza o la seguridad”, señaló recientemente la delegada del Gobierno de la Junta en Cádiz, Ana Mestre, en un acto en la Confederación de Empresarios de Cádiz.

“Lo que se está haciendo es poner todo en regla para que no haya que devolver los fondos europeos, que es lo que está en peligro, y para hacer posible que en ese centro se lleve a cabo la actividad para la que se inició”, agregó Mestre, que descartó por completo que la Junta se esté planteando trasladar el proyecto a Sevilla por el retraso acumulado. “Eso no tiene ninguna base”, sostuvo.

Desde la Delegación de Empleo en Cádiz se explica que “la obra de adecuación de instalaciones de la sede provisional se encuentra ejecutada al 100% y queda pendiente la obtención y tramitación de la licencia de apertura”. Entre el listado de actuaciones por ejecutar en enero de 2019, cuando se hizo el traspaso de poderes en la Junta, figuraba “la recepción final de la nave, la tramitación de la licencia de utilización o las licitaciones para las maquinarias y equipos del centro”.

Las mismas fuentes aseguran que el CFA “se exponía a ser denunciado por la Comisión Europea como una ayuda de estado”. “Desde que el momento en que la nueva dirección de la Agencia IDEA identificó esta situación, puso en marcha una serie de actuaciones que se viene realizando para ejecutar el proyecto con todas las garantías legales que exige la Comisión Europea”, insiste la Delegación de Empleo, cuyo titular, Alberto Cremades, fue precisamente el que advirtió en octubre del riesgo de que el CFA se paralizase por el hecho de que Bruselas considerase que se trataba de una ayuda de estado a Airbus.

Los socialistas ven "una cortina de humo"

“El tema de las ayudas de estado es una cortina de humo para tapar su ineficacia. Eso estaba más que resuelto en el convenio que se firmó con Airbus”, rechaza Manuel Jiménez Barrios, parlamentario socialista y ex consejero de Presidencia en el Ejecutivo de Susana Díaz, quien acusa al actual Gobierno autonómico de “no haber hecho nada de nada en catorce meses”.

Jiménez Barrios recuerda que antes del traspaso se licitaron los contratos para los equipamientos del CFA, pero los concursos quedaron desiertos o las empresas ofertantes fueron desestimados al incumplir cláusulas de “unos pliegos muy técnicos y farragosos”.

“Las empresas que se presentaron no estaban acostumbradas a trabajar con la administración pública”, apunta Jiménez Barrios, que resalta que el nuevo Gobierno andaluz “debía haberse puesto a trabajar en estos meses con ellas para adaptarlos pero no ha hecho nada”.

“Dejamos los pliegos terminados. Es verdad que quedaron desiertos, pero podían haberlos sacado de nuevo haciendo las correcciones administrativas necesarias para que fueran más atractivos”, argumenta el político socialista, que afea al nuevo Gobierno que haya dejado pasar “un año y dos meses sin hacer nada”. “El tiempo va en contra. Están al límite”, advierte.

Los empresarios piden "celeridad"

El presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez Rojas, fue uno de los primeros en alertar el pasado verano del retraso que acumula el CFA, cuando también expresó su “envidia” por el hecho de que en Sevilla funcione a pleno rendimiento el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (Catec).

Casi nueve meses después, sigue pidiendo a la Junta “esfuerzo y celeridad para que ponga en marcha este equipamiento fundamental para nuestro sector industrial”. “Valoramos positivamente el compromiso del Gobierno andaluz, que ha garantizado que el CFA quedará en la Bahía de Cádiz. Ahora lo que pedimos es que se acelere su puesta en marcha para no dejarlo escapar”, señala el líder de la patronal.

“El CFA es uno de los proyectos más interesantes que se nos ha presentado, un espacio de innovación con el respaldo de Airbus y Navantia, y que debe beneficiar a nuestras pymes auxiliares”, manifiesta Sánchez Rojas,. “En julio ya dimos la voz de alarma sobre el retraso. Ahora lo que toca es ponerse de una vez manos a la obra y no dejar pasar la oportunidad que apoyan dos gigantes industriales que eligen la Bahía de Cádiz para incrementar su potencial tecnológico”, concluye el presidente de la CEC. Mientras tanto, el tiempo sigue corriendo en contra del CFA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios