INSS en Cádiz Pierde la incapacidad y su puesto de trabajo

  • La tardanza del INSS en resolver la revisión de esta camarera hace que se supere el plazo de dos años que el Estatuto de Trabajadores obliga a su anterior empresa a readmitirla

  • La consulta tuvo lugar el 4 de abril y no se hizo un dictamen hasta el 30 de junio

Fachada del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Cádiz. Fachada del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Cádiz.

Fachada del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Cádiz. / Joaquín Pino

Comentarios 12

El INSS ha retirado a una mujer la incapacidad total, que es la que le impide realizar su profesión a la persona afectada pero sí puede realizar otras actividades. El problema es que en este caso con la tardanza en la resolución del INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) ha superado la fecha que por ley su antigua empresa tenía obligación de admitirla de nuevo en su puesto, que es de dos años. Por ello, su abogado Germán Bernal ha realizado una reclamación previa que es obligatoria antes de poder ir al juzgado.

F. trabajaba como camarera en un centro comercial y debido a problemas en una muñeca de su mano derecha, que tuvo que llegar a ser intervenida hasta en dos ocasiones, la limitaba para poder realizar su labor. F. tenía lesiones crónicas y degenerativas en la citada muñeca.

Por ello, el INSS estableció el 15 de mayo de 2017 que tenía que tener una incapacidad permanente en grado total y enumeraba el expediente todas las deficiencias que tenía. Ahí ya se estableció como fecha de posible revisión por agravación o mejoría el 15 de noviembre de 2018, un año y medio después de la declaración.

Así se hizo y el INSS ratificó el fallo anterior, en cuyo dictamen se acababa diciendo que tenía un esguince crónico en la muñeca derecha. Sin embargo, se le vuelve a citar para otra revisión a partir del 20 de mayo de este año. Curiosamente, el expediente se inicia el 4 de abril pero, sin embargo, no resuelven hasta el 30 de junio. Eso, a juicio de su abogado, le ha causado un grave problema, ya que ha sobrepasado el plazo de dos años que marca el Estatuto de Trabajadores para que pueda ser reincorporada a su antigua empresa, en la que tenía una antigüedad de 17 años. A pesar de ello, también se reclama que el cuadro clínico que presenta no ha variado con respecto a cuando se produjo la incapacidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios