Cádiz

Demetrio Quirós, concejal del Ayuntamiento de Cádiz: “Me duele que Ganar Cádiz salga en ese tono. La responsabilidad es compartida”

Demetrio Quirós, concejal de Personal del Ayuntamiento de Cádiz.

Demetrio Quirós, concejal de Personal del Ayuntamiento de Cádiz. / Lourdes de Vicente

-Lo han puesto en la diana por el despido de dos trabajadoras de Asuntos Sociales. ¿De verdad tiene usted la culpa?

-Es una responsabilidad compartida. Evidentemente los nombramientos y ceses al final dependen de Personal, pero la responsabilidad de lo ocurrido es compartida con la delegación de la que dependen estas trabajadoras. Nosotros hemos buscado todas las soluciones posibles que estuvieran a nuestro alcance dentro del marco legal, nos hemos reunido todas las veces que ha hecho falta; pero desafortunadamente todas las opciones que hemos puesto encima de la mesa, que han sido muchas, no han tenido visos de salir adelante por las grandes dudas legales que manifestaban el director del área de Personal, el secretario general del Ayuntamiento y el interventor, que son quienes velan por que se cumpla la legalidad, sobre todo con una cuestión tan delicada como es la de personal.

-¿Le ha molestado o dolido la reacción de Ganar Cádiz?

-Sinceramente sí me ha dolido puesto que no es algo fruto de la ocurrencia, sino que se ha venido trabajando duramente con la delegación de Asuntos Sociales, con Personal, con Intervención, con Secretaría, con todos los organismos implicados, con las trabajadoras. Y me duele que se salga en ese tono cuando todas las posibilidades que podían explorarse se han tenido en cuenta, aunque desafortunadamente la decisión ha tenido que ser la que es. Pero no lo olvidemos, no estamos hablando de la desaparición de dos puestos de trabajo, sino que la titularidad de esos puestos corresponde ahora a quienes han sido seleccionados en función de la bolsa de trabajo existente.

-Pero los sindicatos dicen que planteaban soluciones y que incluso se llegó a un acuerdo.

-No se acordó como tal, sino que UGT planteó que no se tuviera en consideración lo que se había acordado en 2017 respecto a las bolsas de trabajo y se fuera a un proceso selectivo que hubo en 2001 para la provisión de una plaza de psicóloga. Pero ese proceso no tenía carácter de bolsa, sino que fue un llamamiento al Inem.

Además, no podemos olvidar que cambiar la prelación de una bolsa afecta a terceros, que tienen un derecho y unas expectativas generadas en esa bolsa. Esto mismo se dio en diciembre del año pasado, y precisamente se acordó este procedimiento de ceñirse a la bolsa creada en 2006, donde desgraciadamente no aparecen estas dos personas. Por seguridad jurídica no podemos ir cambiando la opinión en función de cuestiones particulares o razones en función de personas que puedan o no permanecer en unos puestos.

-La decisión respecto a las dos trabajadoras, por tanto, es firme. ¿O cabe una rectificación, como exigen sindicatos, Ganar Cádiz o partidos de la oposición?

-Desde nuestra parte no hay alternativa. Contra toda decisión administrativa, lógicamente, cabe recurso que se sustanciará donde corresponda, pero por nuestra parte ya está decidido así. No podría ser de otra manera, además, porque los nombramientos no son sólo de estos dos puestos de trabajo, sino de un total de cinco, por lo que habría otras tres personas sin nombramiento y los usuarios de Tratamiento a Familias con Menores que no tendrían este servicio.

-¿Por qué se dan estos casos de inestabilidad laboral en Asuntos Sociales?

-Es un problema endémico, que creo que parte de que las administraciones estatal y autonómica, papá Estado y mamá Autonomía, nos ven a los ayuntamientos como cuestiones menores. Lo que ocurre en Asuntos Sociales se debe al hecho de mantener una fórmula obsoleta de programas que se renuevan cada año y que impiden dar esa situación de estabilidad que necesitan esos servicios y esos profesionales. No sólo pasa con Tratamiento de Familias, sino con muchos programas que se financian con fondos externos. El Ayuntamiento no podría asumir esa plantilla porque está a criterio de la administración financiar o no cada programa cada año.

Lo que nosotros demandamos a la Junta y al resto de administraciones es que regularicen de una vez esto, porque ya no son programas sino cuestiones estructurales a las que nosotros no podemos darle estructura. Desgraciadamente, los problemas de familias o de drogodependencias, por poner dos ejemplos, van a existir siempre.

-Dice UGT que para ustedes también es más cómodo, porque no es personal de plantilla y además cobra menos que los funcionarios.

-Para nada es más cómodo, para nosotros es fuente de problemas. De hecho, hemos planteado equiparar el salario de los trabajadores de estos programas con el de los funcionarios, utilizando los fondos que destina el Estado para compensar disfuncionalidades. Pero nuestra propuesta no ha tenido buen fin hasta ahora, porque hay que tener en cuenta que dentro del Ayuntamiento hay muchos colectivos y cada uno quiere lo mejor para sí mismo.

-Todo esto pendiente de aprobar una RPT que se le atraganta a este equipo de gobierno.

-La hemos presentado ya tres veces, y las tres veces nos la han rechazado los partidos de la oposición. Pero yo a quien critico es al PSOE, porque la RPT que hemos propuesto no es nuestro deseo, no es la que le gustaría a este concejal, sino que es fruto de la mayoría de la negociación colectiva. Por eso el rechazo de la oposición es un desprecio absoluto a la mayoría colectiva de los trabajadores de este Ayuntamiento, más que un rechazo a nosotros.

-¿Sería esa nueva RPT la solución a los problemas laborales del Ayuntamiento?

-No es la solución definitiva, pero empieza a solucionar. Tengo que recordar que esa RPT incorpora 22 nuevos puestos de trabajo en el Ayuntamiento, porque se da la circunstancia de que son 22 puestos que están presupuestados y que siguen sin cubrir. Y hay de todo: psicólogo, vigilante de seguridad, personal… hay puestos en todas las áreas. Además, la RPT también significa la reactivación de la promoción interna, la cobertura de puestos vacantes con interinos y otra serie de mejoras.

-¿Cree que las críticas de Ganar Cádiz, que no son aisladas además, pone en peligro el gobierno municipal?

-Yo creo que son dos modos de entender las relaciones. Nosotros tenemos órganos internos que es donde analizamos nuestra actuación en el equipo de gobierno, y ellos entienden que hay una asamblea que es soberana para analizar y pronunciarse al respecto, como así han hecho. Lo que ocurre es que nosotros no podemos pasar por alto esas críticas, y tenemos que expresarnos también ante ellas. Pero no creo que esto suponga más que un pequeño enfado, como en cualquier pareja (ríe). La relación entre nosotros es sólida y trabajamos día a día de forma conjunta por esta ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios