Campaña de la asociación Autismo Cádiz La comunicación, un aspecto fundamental para construir un entorno inclusivo

Rosa Moreno con Simón Caballero y Luis Carreras en el Estadio Chapín, que han convertido en un espacio accesible para personas con TEA. Rosa Moreno con Simón Caballero y Luis Carreras en el Estadio Chapín, que han convertido en un espacio accesible para personas con TEA.

Rosa Moreno con Simón Caballero y Luis Carreras en el Estadio Chapín, que han convertido en un espacio accesible para personas con TEA.

La comunicación protagoniza este mes de abril la campaña Tus derechos, nuestros servicios que está llevando a cabo la asociación Autismo Cádiz por su 40 aniversario. Desde esta entidad señalan que el artículo 21 de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU recoge los derechos relativos a la libertad de expresión, de opinión y de acceso a la información. Ese artículo explica, por tanto, una forma de ejercer el derecho activa y una pasiva: por un lado, el derecho a ser escuchados, a que sus ideas sean tenidas en cuenta, recogidas y visibilizadas adecuadamente, el derecho en definitiva a expresarse y a tener un espacio para esa expresión; por otro lado, reivindica el derecho de esas personas a poder acceder a la información y a los entornos, o lo que es lo mismo, a comprender el mundo en la misma medida que lo hacen los demás. Se trata en este caso de reivindicar una sociedad que tenga un carácter inclusivo, que se esfuerce por adaptarse a las necesidades de apoyo que pueda requerir cualquier persona con discapacidad.

Precisamente estas dos líneas de trabajo son prioritarias en la asociación Autismo Cádiz. Ambas tienen como punto en común que ponen el foco en la sociedad y en su cambio.

Desde el punto de vista de la sensibilización y la libertad de expresión, la entidad realiza una propuesta que comprende una mayor visibilidad de las personas con TEA (trastorno del espectro del autismo) utilizando para ello los canales de difusión social, como son las redes sociales o los propios medios de comunicación. La información que se ofrece tiene que ver no solo con la actividad de la entidad, sino sobre todo con generar mayor conocimiento sobre el colectivo en cuestión, dándole voz a sus necesidades y reivindicaciones.

En este sentido, explica María Llebrez, responsable de comunicación de la entidad, "la asociación se esfuerza en que sean las propias personas con TEA las que transmitan su punto de vista sobre la realidad. No queremos hablar por ellos, queremos que hablen ellos, ser como entidad su altavoz". También las propuestas informativas de la asociación, como la propia página web, que este año, coincidiendo con el 40 aniversario, ha renovado su imagen, están validadas por las personas con autismo de la entidad y adaptadas a la lectura fácil. De hecho, este año la organización se encuentra en un proceso de transformación digital que tiene a las personas con autismo en el centro de las decisiones y actuaciones, y que comprende la incorporación de aplicaciones y plataformas digitales a las herramientas habituales de uso de Autismo Cádiz.

En lo que se refiere a la comunicación como un derecho fundamental que el entorno debe garantizar a través de la accesibilidad universal, el trabajo en la organización se centra desde hace cuatro años en el desarrollo de un área de accesibilidad cognitiva, de la que forma parte una técnico responsable, Rosa Moreno, y un equipo de personas con TEA que se han formado profesionalmente para evaluar y verificar la comprensión de información escrita, entornos, servicios y productos. Es el Grupo de Apoyo a la Accesibilidad, o Grupo A, del que forman parte Simón Caballero, Luis Carreras, José Antonio Montero, Abel Giménez, María Ruiz y Jesús Toledo. Y ya han empezado a trabajar en ello a través de diferentes actuaciones en espacios públicos y privados como la Universidad de Cádiz, la Delegación Provincial de Educación, Ecologistas en Acción, Hidralia San Fernando, el estadio Chapín en Jerez o los centros de salud del distrito Bahía de Cádiz La Janda.

Cuando se habla de accesibilidad cognitiva, ésta no solo consiste en poner pictogramas de señalización, sino también en adaptar contenidos a lectura fácil de manera que puedan ser entendidos por las personas con TEA pero no solo por ellas. "Lo importante, en definitiva, es que los entornos puedan ser entendidos, utilizados y disfrutados por todas las personas", explica Rosa. Porque la creación de entornos accesibles es un beneficio que no solo repercute en las personas con autismo, sino en todos aquellos sectores de la sociedad que puedan necesitarlo, como personas mayores, menores o personas extranjeras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios