Cuaresma 2019 Piedad vive en una vorágine

  • La hermandad vive unos días ajetreados para poder cumplir el objetivo de su salida el próximo Martes Santo tras la etapa del comisariado y la llegada de la junta de gobierno el 2 de febrero

Una hermana de Piedad se prueba su hábito en la casa de hermandad. Una hermana de Piedad se prueba su hábito en la casa de hermandad.

Una hermana de Piedad se prueba su hábito en la casa de hermandad. / Marcos Piñero

“Esto es como poner un coche de 0 a 100 en muy pocos segundos pero sin tener un Fórmula 1”. El hermano mayor de Piedad, Juan Carlos Torrejón, utiliza esta frase tan gráfica para describir la actividad tan intensa que están realizando en esta hermandad desde que su junta de gobierno tomó posesión el pasado 2 de febrero tras un período en el que estuvo intervenida por un comisario.

Torrejón, que vive su segunda etapa al frente de esta hermandad radicada en la iglesia de Santiago tras estar entre 2001 y 2005, tenía muy claro que uno de los objetivos principales al llegar era la de que se pudiera cumplir el objetivo de salir a la calle el Martes Santo “dignamente”.

El hermano mayor explica que uno de los principales problemas que tiene una hermandad cuando sale de una intervención “es que quedan tocadas en el apartado económico”. Por eso, uno de los primeros pasos que dieron al llegar hace poco más de mes y medio fue el de realizar un presupuesto súper ajustado para poder cumplir este objetivo.

A pesar de las dificultades, afirma que ha encontrado una gran colaboración entre muchos hermanos, las bandas, la empresa de la cerería y las cuadrillas de cargadores entre otros.

Hasta ahora todo está funcionando como un reloj y están cumpliendo los plazos que se habían marcado, ya que hay que tener en cuenta que su junta de gobierno está conformada en su gran mayoría con gente que ya ha tenido experiencia en este terreno y, por lo tanto, no necesitan hacer el rodaje de los novatos.En el apartado negativo, tal y como indica Torrejón, está el reparto de túnicas, “que no va al ritmo esperado”. Así, han ido a retirar su hábito muchos de los hermanos más fieles, pero donde sí le ha hecho más daño la incertidumbre de la cofradía, que hubo un momento que parecía que no iba a salir, ha sido entre los hermanos que estaban menos fidelizados.

Una de las noticias positivas de este mes y medio, según Juan Carlos Torrejón, es que “un grupo de hermanos que estaba un poco despegado de la cofradía y participaba en pocas cosas, ahora ha vuelto y está ahí”. De hecho, el hermano mayor recuerda que el día de la toma de posesión de la junta, estaba repleta la iglesia, algo que suele ser un poco inusual.

“Si el hundimiento del paso en el año 1989 fue un punto de inflexión, esto también puede serlo”

Torrejón hace un paralelismo entre la situación actual y la que se enfrentaron a finales de los años 80 cuando se hundió una de las bóvedas de San Carlos donde se guardaba el paso de Cristo y se perdió para siempre: “Si aquello fue un punto de inflexión para la cofradía, éste también lo puede ser”.

De momento los cinco sentidos del trabajo de estos hermanos de Piedad está en poder salir el Martes Santo. De este modo, el programa de gobierno con el que han llegado para dirigir la hermandad se va a posponer hasta después del 16 de abril, que es la fecha en la que esta corporación saldrá a la calle.

Hasta ahora, lo único que han podido poner en marcha es el grupo joven porque el resto de las decisiones que han tomado han ido dirigidas a ese objetivo central del Martes Santo. Así, en este período ratificaron al capataz del Cristo, Pepe Delgado, y cambiaron al de la Virgen de Lágrimas con el objetivo de que fueran hermanos de la cofradía y que ya conocieran el paso, por lo que el martillo recayó en los hermanos Martín.También han negociado con las bandas después de que a las dos que salieron el año pasado, la de Victoria de León y Gerena, se les rescindieran el contrato “con buen criterio” por parte de Juan Manuel Alcedo ante la incertidumbre de la salida. Al final serán Santa Marta de Jerez y la Banda del Nazareno de Rota las que procesionarán.

Para relatar la vorágine que se vive en Piedad, sirve como ejemplo que los enseres siempre se empezaban a limpiar y preparar nada más terminar la Navidad, mientras que ahora se ha empezado más tarde. Y todo eso unido a la puesta al día de recibos y otros asuntos administrativos. En definitiva, una Cuaresma especial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios