Transporte público

El taxi intenta recuperar la normalidad en San Fernando

  • De las 800 llamadas diarias de media, durante el estado de alarma el sector bajó los servicios a unos 150

  • Poco a poco recuperan la actividad tras duras semanas

La parada de taxi de la Plaza del Rey. La parada de taxi de la Plaza del Rey.

La parada de taxi de la Plaza del Rey. / D.C.

Poco a poco el sector del taxi de San Fernando intenta salir del daño que el estado de alarma por el coronavirus les provocó: con el confinamiento muy pocas personas se subían a este transporte, reducidos los servicios solo a las llamadas recibidos dado que estaba prohibido estar en la calle sin causa justificada y por tanto no había ciudadanos que los reclamaran de esta forma.

"Empezó el estado de alarma y tuvimos que hacer dos ERTEs", cuenta el presidente de la Asociación Grupo Local del Taxi, Antonio Jesús de la Hoz. Estos expedientes de regulación temporal de empleo afectó a las teleoperadoras: solo dos de las tres con las que cuenta el servicio continuaron su trabajo, y una siguió en sus funciones pero con el sistema de teletrabajo.

"Hablamos además con el Ayuntamiento cuando salió el decreto para que redujéramos el servicio al 50% para que hacer las libranzas en dos grupos, pares e impares, como se hace actualmente los fines de semana", explica. Otros compañeros por ser población de alto riesgo tampoco estuvieron de servicio en esas semanas.

Estas cuestiones, de cualquier modo, no afectaron a la atención a los ciudadanos, puesto que las llamadas para pedir un taxi se redujeron considerablemente. Si antes del estado de alarma tenía unos 800 avisos diarios, durante los días de permanecer en casa y por tanto bajar los desplazamientos, se quedó en 150 o 180, apenas mejorado con la aplicación móvil que tienen o la carga a pie.

El volumen de avisos por teléfono aumentó con el inicio de las fases de desescalada

Los taxistas fueron notando una cierta recuperación con el paso a las fases de desescalada, con un aumento de las llamadas a 250, a 380 o 400 y hasta unas 500, cuando finalmente acabó el estado de alarma. El pasado martes, destaca De la Hoz, superaron esa cifra para aproximarse a un volumen de unos 600 avisos por teléfono, en concreto 595. "La carga de trabajo a pie ha aumentado, pero claro, es que durante semanas no había afluencia de gente por las calles", aclara el representante de los taxistas.

Estas mejoras permitieron, además, que pudieran recuperar a las trabajadoras con ERTE. Una fue un mes antes de la finalización del estado de alarma, cuando el periodo de recuperación de la actividades, y la otra afectada con la entrada en la llamada nueva normalidad.

Un taxista con guantes en San Fernando, durante las semanas de confinamiento. Un taxista con guantes en San Fernando, durante las semanas de confinamiento.

Un taxista con guantes en San Fernando, durante las semanas de confinamiento. / Román Ríos

"Los números no se pueden comparar con las cifras de junio del año pasado, cuando las peticiones por teléfono de servicios eran mucho más elevadas. Julio tampoco se plantea como en otras temporadas estivales", asume el Grupo Local del Taxi. Se trata de un mes en el que en años anteriores no libraba ningún asociado, no había libranza un día a la semana, "porque estaba la Feria, clientes que recogíamos en la estación de tren que iban a otras localidades de vacaciones". La demanda era muy alta, algo de lo que se beneficiaba el sector sin ninguna limitación de jornadas.

Asumen la bajada este julio por no haber Feria y por la menor llegada de viajeros en tren

"Este año no está la Feria, aunque se planean otros festejos como el 200 aniversario, los conciertos; o las comuniones y bodas que están celebrándose ahora tras quedar aplazadas hace unos meses. Eso generará algo de demanda pero no como el año pasado", estima Antonio Jesús de la Hoz. Por eso, han optado por mantener la libranza de los fines de semana como el resto del año. Eso sí, dejan claro que aunque la tarifa especial de Feria salta porque los taxímetros están programados para ello, rebajarán a los clientes por supuesto el 25% del coste de la carrera.

Limpiezas más exhaustivas y continuas del compartimento (tras dejar al cliente en el destino y ante de coger a otro), lavado de manos constante, el uso de pantallas de los conductores... los taxistas han adoptado medidas en esas semanas para garantizar la seguridad en el transporte, y han optado por desestimar la colocación de mamparas "por un tema de homologación" que además necesitaría el paso por la ITV.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios