San Fernando

Los alumnos del IES Isla de León aplazan la huelga y volverán a tramitar su autorización

  • Los estudiantes reclaman información y mejores medidas contra el covid-19 a Educación

Interior de una clase del instituto Isla de León, el año pasado antes del confinamiento. Interior de una clase del instituto Isla de León, el año pasado antes del confinamiento.

Interior de una clase del instituto Isla de León, el año pasado antes del confinamiento. / Román Ríos

Los alumnos del IES Isla de León siguen adelante con intención de realizar una huelga. La negativa de la inspección educativa que ha llevado a la dirección del centro a no poder autorizar el paro previsto para este lunes y el martes no termina con los planes del colectivo que ha decidido iniciar de nuevo el proceso con el apoyo del sindicato estudiantil.

El alumnado defiende el derecho a este paro, para el que presentaron la documentación "en tiempo y forma", por su discrepancias con el protocolo y las medidas contra el covid-19 que se desarrollan en el centro y los problemas que las bajas temperaturas ocasionan en las clases.

Los estudiantes de este instituto de San Fernando iniciaron el proceso con una reunión en asamblea de los delegados de curso a partir de tercero de Secundaria. La junta de delegados redactó un acta que fue entregada a la dirección en la que comunicaban que el día 1 y 2 de febrero protagonizarían una huelga.

Desde el Servicio de Inspección Educativa de la Delegación Territorial de Educación de Cádiz, sin embargo, se emite un comunicado a la dirección en la que no se autoriza esta movilización, se quejan los estudiantes, que consideran hace una aplicación "restrictiva" de la norma con ellos, y recuerdan que sí se autorizó una huelga el pasado viernes en el instituto Getares de Algeciras.

Los alumnos están preocupados por la situación del covid-19, con clases que se confinan a la espera de los resultados de las pruebas PCR de algún alumno, con compañeros que acuden a clase con miedo y forzados, por no perder el tiempo al estar en segundo de Bachillerato o por no tener falta de asistencia. Eso se suma a padres confusos, que optan por que sus hijos no pierdan clase –especialmente en la Secundaria– a pesar de la falta de pautas de cómo actuar si hay sospechas de algún caso. La representación de los estudiantes no culpa de estos problemas al instituto, sino a instancias superiores de Inspección y Delegación Territorial que no deja claro el protocolo.

Ante este panorama el colectivo reivindica el derecho que tienen a confinamiento voluntario en caso de riesgo para las familias, la suspensión de clases presenciales para aquellos subgrupos que presenten un caso positivo, una mayor rigurosidad en cuanto al cumplimiento de las medidas, la suspensión de las clases presenciales con una tasa de contagios en la ciudad superior a 1.300 casos y la necesidad de autonomía para los alumnos en cuanto a la entrada del instituto, para reducir los desplazamientos innecesarios.

En cuanto al frío, "no está siendo un invierno fácil", dado que hay orden de dejar las ventanas abiertas de las aulas para favorecer la ventilación por el coronavirus, los estudiantes reclaman que se escuchen sus sugerencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios