Paro estudiantil

Los alumnos del IES Isla de León mantienen la huelga a pesar de la negativa de Educación

  • El colectivo paraliza la actividad educativa lunes y martes en el centro ante sus discrepancias con las medidas establecidas para luchar contra el covid-19

El IES Isla de León, en una imagen de archivo. El IES Isla de León, en una imagen de archivo.

El IES Isla de León, en una imagen de archivo. / Rioja

Los alumnos del IES Isla de León mantienen la huelga que habían convocado para este lunes y el martes a pasar de la negativa de la inspección educativa. El colectivo defiende el derecho a este paro, para el que presentaron la documentación "en tiempo y forma", por su discrepancias con el protocolo y las medidas contra el covid-19 que se desarrollan en el centro y los problemas que las bajas temperaturas ocasionan en las clases.

Los estudiantes de este instituto de San Fernando iniciaron el proceso con una reunión en asamblea de los delegados de curso a partir de tercero de Secundaria. La junta de delegados redactó un acta que fue entregada a la dirección en la que comunicaban que el día 1 y 2 de febrero protagonizarían una huelga.

Desde el Servicio de Inspección Educativa de la Delegación Territorial de Educación de Cádiz, sin embargo, se emite un comunicado a la dirección del Isla de León en la que no se autoriza esta movilización, se quejan los estudiantes en un comunicado. El equipo directivo comunica por ese motivo que no puede autorizar las jornadas de inasistencia del alumnado "por los motivos que presentan, por escapar del ámbito de actuación del centro (instrucciones de inspección educativa)". Eso ha generado confusión entre los padres y madres y de los alumnos del centro educativo. 

El colectivo apunta que las razones para esta huelga estudiantil son el derecho que tienen a confinamiento voluntario en caso de riesgo para las familias, la suspensión de clases presenciales para aquellos subgrupos que presenten un caso positivo, una mayor rigurosidad en cuanto al cumplimiento de las medidas, la suspensión de las clases presenciales con una tasa de contagios en la ciudad superior a 1.300 casos y la necesidad de autonomía para los alumnos en cuanto a la entrada del instituto, para reducir los desplazamientos innecesarios.

En cuanto al frío, "no está siendo un invierno fácil", dado que hay orden de dejar las ventanas abiertas de las aulas para favorecer la ventilación por el coronavirus, los estudiantes reclaman que se escuchen sus sugerencias.

El alumnado no oculta sus discrepancias respecto a decisiones de carácter educativo (de la Delegación Territorial de Educación, de la Consejería o del propio centro) relacionadas con el protocolo covid y con las temperaturas extremas en las aulas y el plan de prevención de riesgos laborales.

Además, consideran que la negativa de la inspección educativa supone un agravio comparativo con otros centros, como el IES Getares de Algeciras que el pasado viernes vivió una huelga estudiantes y que además no cumple con la regulación existente para este tipo de iniciativas. De hecho, aluden al Reglamento Orgánico de los institutos de Educación Secundaria para defender su postura. Esta normativa garantiza la consideración de la toma de decisiones del alumnado del tercer curso en adelante que surjan de las reuniones y que se notifiquen por escrito a la dirección. A eso suman lo que recoge el Decreto 85/1999 que regula los derechos y deberes del alumnado y las correspondientes normas de convivencia, y que deja claro el derecho del alumnado a manifestar su discrepancia respecto a las decisiones educativas que le afecten. "Cuando la discrepancia revista carácter colectivo, la misma será canalizada a través de los representantes del alumnado en la forma que determinen los Reglamentos de Organización y Funcionamiento de los Centros", señala. Incluso habla de la opción de que la discrepancia se manifieste con una propuesta de inasistencia a clase.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios