San Fernando

El Ayuntamiento de San Fernando retirará el rótulo de la fachada del Consistorio pero pide la nulidad del expediente sancionador

  • El letrero colocado en 2019 se va a retirar, aunque el gobierno municipal sostiene que su colocación está más que justificada y ha pedido la nulidad y archivo del expediente sancionador abierto por Cultura 

  • En el proyecto aprobado por la Junta se contempla la eliminación de toda la cornisa intermedia de la fachada, cuya reconstrucción en el tramo central se exige ahora 

Rótulo colocado en la fachada principal del Ayuntamiento isleño. Rótulo colocado en la fachada principal del Ayuntamiento isleño.

Rótulo colocado en la fachada principal del Ayuntamiento isleño. / Sonia Ramos (San Fernando)

La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de Cádiz ha autorizado la retirada del rótulo colocado en la fachada principal del Ayuntamiento de San Fernando durante las obras de rehabilitación, una espinosa cuestión que se arrastra en La Isla desde hace meses y que previsiblemente, una vez solventado este paso, se llevará a cabo en un breve plazo. Así que el trámite administrativo podría tratarse de uno de los últimos episodios de una de las polémicas que ha acompañado el año 2020 y que el equipo de gobierno procura por todos los medios que no empañe la terminación de las obras del Ayuntamiento y su próxima apertura. 

Aunque el visto bueno dado a la retirada de dicho elemento sorprende puesto que era algo que se había exigido desde la propia Delegación Territorial de Cultura, que ha abierto incluso un expediente al Ayuntamiento isleño por esta cuestión, el gobierno municipal considera que los trabajos a desempeñar requieren necesariamente de la redacción de un proyecto previo y, por consiguiente, de la correspondiente autorización de la administración competente -es decir, de Patrimonio- como paso previo a la licitación y posterior adjudicación del correspondiente contrato. 

De ahí, sostiene el ejecutivo local, que la retirada del rótulo instalado en la fachada del Ayuntamiento no se haya podido acometer en los plazos dados por la Junta de Andalucía. Y de ahí también el trámite que se ha acometido ahora para pedir la autorización al proyecto. 

Este argumento es, de hecho, uno de los que el equipo de gobierno isleño ha empleado en su defensa en las alegaciones presentadas contra el expediente sancionador de Cultura, cuya nulidad y archivo ha solicitado. Y esa estrategia explica también que siga escrupulosamente el procedimiento -redactando un proyecto y sometiéndolo a la autorización de Patrimonio- a pesar de que existe una petición explícita de la administración autonómica para retirar las letras.   

La Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía establece expresamente que "se evitarán los intentos de reconstrucción"

El letrero con el texto 'Casas Consistoriales', que ocupa el espacio donde durante casi 80 años estuvo el azulejo del Sagrado Corazón, fue colocado en septiembre de 2019, coincidiendo con la recta final de los trabajos de rehabilitación del histórico edificio, todavía aún pendiente del regreso de las distintas áreas y servicios municipales. Su inclusión en la fachada, con un coste de 9.500 euros, figuraba en el último modificado del proyecto, aprobado unos meses antes. 

En febrero de 2020, tras la denuncia presentada por la formación política local Plataforma 3R, la Delegación Territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de Cádiz ordenó al Ayuntamiento isleño su retirada al considerar improcedente su colocación en un edificio catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Letrero colocado en la fachada del Ayuntamiento. Letrero colocado en la fachada del Ayuntamiento.

Letrero colocado en la fachada del Ayuntamiento. / Sonia Ramos (San Fernando)

De hecho, desde la administración autonómica se aseguró entonces que no se había autorizado la instalación de dicho elemento y se instó al gobierno municipal isleño a que procediera incluso a reconstruir la línea de imposta que existía originalmente en este tramo de la fachada, que desapareció a mediados del siglo XX para colocar el azulejo del Sagrado Corazón pero que sigue presente en el resto del edificio. Precisamente, la retirada del retablo cerámico de carácter religioso ahondaba en la polémica ya que se había llevado a cabo argumentando que se trataba de un elemento que originalmente no formaba parte de la fachada. En su lugar, sin embargo, se había colocado el rótulo, que tampoco lo es.  

El gobierno municipal mostró su disconformidad ante el requerimiento de la Junta aunque aceptó retirar el rótulo "para no entrar en polémica" y aduciendo que se trataba de una cuestión prácticamente anecdótica que no podía empañar el enorme trabajo llevado a cabo y la millonaria inversión acometida en una obra sin precedentes como ha sido la rehabilitación del Ayuntamiento de San Fernando.   

Pero los meses pasaron sin que el rótulo fuera retirado. Así que en el pasado mes de septiembre, siete meses después de que Cultura ordenara su retirada, la Junta anunció la apertura de un expediente sancionador contra el Ayuntamiento isleño, que ha sido recurrido por parte del Consistorio. 

La formación política local Plataforma 3R, que denunció la colocación del rótulo ante Patrimonio, se ha referido también a este último trámite realizado por el Ayuntamiento ante Cultura para aplaudir su retirada y que el gobierno local "se someta al Estado de Derecho dejando atrás meses de desafío". 

Lo que viene en el proyecto: la eliminación de toda la cornisa

El rótulo, que lleva más de un año colocado en la fachada principal del Ayuntamiento isleño, se va a retirar. El gobierno municipal ha insistido en ello porque quiere evitar todo atisbo de polémica que empañe el resultado grandioso de una obra monumental en todos los sentidos. Pero también tiene muy claro que su colocación durante las obras de rehabilitación está más que justificada y que el expediente sancionador abierto por Cultura está de más desde el momento en el que asumió su retirada. De ahí las alegaciones que ha presentado solicitando su archivo y nulidad. 

Parte el Ayuntamiento isleño en su defensa de la actuación que se recogía en el proyecto de rehabilitación que la Junta de Andalucía aprobó en su día, donde de entrada se planteaba la eliminación de toda la cornisa intermedia que presenta la fachada "para dar un carácter más monumental al edificio al enfatizar el orden gigante de sus pilastras corintias".

Sin embargo, una vez iniciadas las obras, se optó por mantener dicha cornisa intermedia al comprobarse que "entraba en el grueso del muro de la fachada principal del edificio, no siendo por tanto un añadido posterior a su ejecución original". 

Cultura acaba de autorizar el proyecto presentado por el Ayuntamiento isleño para afrontar la retirada del rótulo

El problema se daba en el tramo central de dicha cornisa, que había sido eliminado hace 80 años para colocar el azulejo del Sagrado Corazón, que ha sido retirado durante la intervención. La Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía advierte explícitamente que en este tipo de actuaciones "se evitarán los intentos de reconstrucción", así como que "si se añadiese materiales a partes indispensables, las adiciones deberán ser reconocibles y evitar confusiones miméticas". De ahí la decisión de la dirección facultativa para instalar el rótulo de letras sueltas ancladas al paramento con el texto 'Casas Consistoriales'.

Es decir, que si Cultura se quiere ceñir a lo aprobado inicialmente en el proyecto, lo que se plantea es la eliminación de toda la cornisa. No obstante, al hilo de la polémica, plantea al Ayuntamiento la reconstrucción del tramo central desaparecido "para evitar el hueco dejado por la imagen del Sagrado Corazón retirada". Sin embargo, dicha actuación, que no viene en el proyecto, tampoco tiene "autorización expresa" de Cultura. 

 "Todas las actuaciones llevadas a cabo en el edificio y las modificaciones realizadas del proyecto aprobado, son sobrevenidas o necesarias par la correcta rehabilitación de este emblemático edificio, y que han sido tramitadas y aprobadas por el Ayuntamiento de San Fernando, teniendo presente que han transcurrido más de tres años desde el inicio de las obras y que muchas de las hipótesis de partida del proyecto han sido superadas por la realidad material del edificio, para la salvaguarda de sus valores patrimoniales", señala la dirección facultativa de las obras en su informe. Todos esto -advierte- se incluye y explica en la documentación final de la obra que ahora se está redactando. 

Una denuncia que no se ha trasladado al Ayuntamiento 

El Ayuntamiento isleño sostiene también en sus alegaciones que el expediente sancionador abierto por Cultura no sigue el trámite pactado por ambas administraciones -el Consistorio y la Junta de Andalucía- durante la firma del convenio suscrito para abordar la rehabilitación, allá por 2002.

En dicho acuerdo se advierte que "las incidencias que se pudieran suscitar acerca de la interpretación, modificación, resolución, cumplimiento y efectos de presente documento, deberán ser resueltas de mutuoacuerdo por ambas administraciones, con sumisión a las normas que le sean de aplicación". En el caso de exigir acuerdo, señala, "se levantará acta de desacuerdo y a partir de ese momento, los acuerdos que adopte la Junta de Andalucía serán inmediatamente ejecutivos y contra los mismos, cabrá recurso contencioso administrativo, conforme a lo dispuesto en la ley reguladora de dicha jurisdicción". 

Según el gobierno isleño, no se ha seguido el procedimiento establecido en el convenio suscrito con la Junta

Sin embargo, no se ha seguido el procedimiento establecido decantándose por un expediente sancionador que -advierte también el equipo de gobierno- responde a la denuncia presentada por Plataforma 3R. No obstante, precisa, "en ningún momento se ha dado traslado a esta parte (el Ayuntamiento isleño) de la citada denuncia a fin de, en su caso, poder rebatirla y evitar el presente expediente, innecesario entre dos administraciones y, además, en ejecución de un convenio firmado entre ambas".

A todo eso añade otra cuestión el ejecutivo local en sus alegaciones al advertir de que, llegado el caso, no solo puede entenderse como "infractor" al Ayuntamiento de San Fernando al ser promotor y financiador de las obras sino que, por esta misma razón, habría que incluir también en calidad de infractora a la propia Junta de Andalucía, que lo es igualmente a pesar de abrir el expediente administrativo contra el Consistorio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios