Querer es poder, repiten algunos padres obstinados en convertir a sus criaturitas en prodigios de la naturaleza. Querer es poder es una de esas frases de automotivación que lo mismo te inspira una gesta sublime que te condena a los infiernos. Está bien todo ese rollo de la superación personal, que los límites te los pones tú, pero no siempre se consigue lo que uno quiere. Querer es poder sí, pero si lo que quieres está a tu alcance. Si tienes un hijo lento de reflejos no va a poder ser campeón de surf en la vida por más tablas que le compres, y si tienes poquita voz no vas a ser octavilla con Martínez Ares por más que quieras. Si eres feo y no tienes arte, por mucho que quieras ligarte a la guapa de la clase, por mucho que te digan que quien la sigue la consigue, lo más probable es que te den calabazas de por vida. Así que eso del querer es poder me parece una filosofía de vida bastante infantiloide.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios