NO soy millennial. Ni soy nativo tecnológico. Sé que la revolución digital es el presente y el futuro pero tengo que aprender el uso de sus herramientas, mi intuición es analógica. Entiendo que para el Instituto Nacional de Estadística (INE) son muy importantes los datos que recaba estos días a través de nuestros terminales móviles. El Gobierno, para conocernos mejor, nuestros hábitos de movilidad, nuestros lugares de vacaciones, nuestras rutas diarias, va a comprar los datos recogidos por nuestros teléfonos. Soy capaz de comprender el interés de esa información, aunque también entiendo que hay un debate pendiente con hacer negocio sin preguntar a los titulares. Lo que no termino de encajar son los precios. El INE va a pagar 480.000 euros por la información anonimizada a Orange, Vodafone y Telefónica. Tanto dinero público a multinacionales que financiamos como clientes para hablar sobre nosotros pero sin que nos consulten. Lo pagamos todo, ¿no?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios