🍨🍨 La Ibense de Sanlúcar no cierra

Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Ni mijita

El drama para los organizadores de la Cabalgata es que la habían vendidocomo un antes y un después

Dijo Tarradellas que en política se puede hacer de todo menos el ridículo. Esta frase la podemos poner en relación con el famoso cuplé que Tres Notas Musicales le dedicaron a dos jugadores del Cádiz, Indio Vázquez y Dertycia: "Yo no sé si servirán para el fútbol europeo, pero al menos aquí están sirviendo de cachondeo". Es el resumen de la reacción municipal ante el cachondeo generalizado en toda España a cuenta del oso al que se le rompió el cuello en la Cabalgata de Reyes Magos el pasado 5 de enero. En Cádiz hay mucha gracia, la gente tiene mucho age, los gaditanos nos reímos de todo, pero ay si quien recibe las risas somos los gaditanos, entonces ponemos a caer de un burro a quien sea, que somos muy nuestros. Ya para qué contar la falta de sentido del humor del Ayuntamiento, cuyos responsables han saltado como un resorte ante el estupor de España entera. Hasta Sálvame le dedicó la tarde del viernes al famoso oso. Vale, fue un accidente, le puede pasar a cualquiera, aunque en la Cabalgata le pasó a los cuatro osos de manera sucesiva: a la salida, frente a Reyes Católicos, frente a San Felipe y frente al Río Saja, así que algún fallo estructural había en el disfraz. El drama para los organizadores de la Cabalgata es que la habían vendido como un antes y un después en la historia de las Cabalgatas, con tan mala suerte de que estaba dándolo en directo Onda Cádiz y esas imágenes rodaron por Twitter, Facebook, Tik Tok e Instagram, donde hubo decenas de personas que demostraron un ingenio sin precedentes. Esa misma noche del día 5 las redes sociales estaban inundadas de chistes, eso que ahora se llama memes. Gente rápida e ingeniosa que demostró un humor del que carece, por lo que se ve, el Equipo de Gobierno. Y eso que el alcalde viene del mundo del carnaval, aunque ya se sabe que si hay un sector con poca cintura y ningún sentido del humor son los carnavaleros, que pueden reírse de cualquiera pero cuidado con reírse de ellos. Los ejemplos los hay a miles, gente que se dedican unos a otros coplas insidiosas de un año a otro, peleas públicas y privadas, gritos desde el Gallinero del Falla, ofendiditos de todos los colores y tendencias, famosa la pelea de "Los bichitos de luz" con "Los marcianos". Supongo que a los niños que veían la Cabalgata les dio igual; si se dieron cuenta lo tomaron como una broma. A los padres de esos mismos niños tampoco les debió importar mucho. La tempestad de humor sobre Cádiz le molestó a unos pocos hasta que el Ayuntamiento saltó en plan Lola la Piconera: ni mijita, versión gaditana de aquella frase de Cayetana Álvarez de Toledo ante la primera cabalgata de Reyes organizada por el Ayuntamiento de Manuela Carmena: no te lo perdonaré jamás, jamás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios