La Azotea

Pilar Vera

pvera@diariodecadiz.com

Tinta imborrable

Dice Lemony Snicket que todo aquel que piensa que la pluma es más poderosa que la espada, es porque nunca ha sido acribillado con ambos. Un razonamiento poderoso, que no pienso discutir más que un caso: el de ayer, el de la firma de maraña redondita, el que todos sabemos, el de Forges. Estoy convencida de que la mayor parte de tropelías que hemos cometido, a nivel social y personal, no habrían podido llevarse a cabo si alguien hubiera susurrado: "¿Quemar los bosques? Pues el señor Forges se va a pegar un disgusto", "¿Recortar en Sanidad? Eso no le va a gustar nada al señor Forges". Fue la mejor voz del toro de Tordesillas, de los árboles, de los pájaros, de los nadie, de los pasmados ante el mundo, de las mujeres trabajadoras y superadas. Incluso el mal, en el universo de sus viñetas, casi nunca era intrínsecamente malo sino, más bien, estúpido. Por nuestro bien, más nos vale no olvidarle.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios