Tiempo de Cuaresma

Cristóbal Colón es una de las calles gaditanas más adecuadas para que procesione una cofradía

No dirán ustedes que soy un precipitado si, empezada la Cuaresma, escribo de la Semana Santa de Cádiz. En las poblaciones cercanas, como Jerez y Sevilla (y me permito incluir también a San Fernando) en la que existe un público más numeroso aficionado a la Semana Santa procesional que en Cádiz y donde, además, desde la cabalgata de Reyes, nada interfiere, como aquí ocurre con el Carnaval, las noticias y comentarios semana santeros se producen con profusión desde mucho antes.

Las noticias que tengo son buenas. La primera, que para mí es la mejor, es que ninguna cofradía se quedará en su templo. La Piedad ha solventado sus problemas e incluso saldrá en vía crucis el Cristo de la Humillación, que cuando no había paso de palio, precedía al Cristo titular. Los que somos muy mayores recordamos con nostalgia y devoción ese Cristo que procesionaba cuando la cofradía estaba acogida al patronazgo militar, acompañado de tres romanos. Eran los tiempos de Ramón Domínguez, Muller y José Blas.

Quiere el Consejo de Hermandades y Cofradías convertir en estable la carrera oficial recién inaugurada. En algunos de mis escritos ya he expresado que con ello, la carrera oficial, pasando por el Ayuntamiento de la ciudad y la Catedral, adquiere prestancia y solemnidad, porque son las dos edificaciones señeras al respecto. Ahora bien, el paso por San Juan de Dios, si es que no es obligado para su estación en la Catedral, para las cofradías situadas más al sur (desde el nuevo puente y como observó con acierto José Joaquín León, el sur de ahora es el norte de antes y no porque haya cambiado) tiene el grave inconveniente del viento, si sopla, que desluce todos los cortejos, apagando cirios y candelería. Lo sé por experiencia propia porque la Buena Muerte optó por coger por Cristóbal Colón, ahorrando algo de itinerario y horario y resultó un éxito, porque por mucha imaginación que se ponga, apagado el alumbrado público, sin iluminación de cera el cortejo y a oscuras los pasos, no basta. Ojalá que ningún año sople viento con fuerza en ese recorrido, pero algún año lo hará, como antes lo hacía.

A parte de ello, Cristóbal Colón es una de las calles gaditanas más adecuadas para que procesione una cofradía. A parte de sus columnas salomónicas, es una calle recoleta, en la que además hay lugares y hostelería desde las que se puede presenciar las cofradías, con respeto y devoción. Este es el comienzo de mis impresiones y quiero terminar dando ánimos a los miembros del Consejo Local y a su presidente por la meritoria labor que están realizando

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios