Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Sobrevalorado

La vida es aquello que ocurre mientras subimos fotos a Instagram o discutimos con el vecino de mesa en Facebook

Las redes sociales están sobrevaloradas. Aquellos que piensan que el mundo se desarrolla en Instagram, Facebook, Tik Tok o Twitter viven en un mundo paralelo que ríanse los guionistas de Matrix. La vida es aquello que ocurre mientras subimos fotos a Instagram o discutimos con el vecino de mesa en Facebook, por no hablar de memes, zascas y lo viral, todo sobrevalorado. Las redes son un fraude , gente que se dejan de hablar por no sé qué comentario en Facebook, los que no te perdonan que dejaras de dar al "me gusta" , aquellos que te odian porque escribieron un comentario maravilloso y no les hiciste caso. Las series están sobrevaloradas: qué esfuerzo más grande, 10 ó 12 plataformas que suben cinco o seis series nuevas cada día. Hace años uno veía Los gozos y las sombras y ya. Ahora no hay conversación con los amigos donde no se recomiende una serie islandesa espectacular. Hay que ir a las comidas con los colegas con una moleskine y un bolígrafo donde apuntar las series recomendadas . La hostelería está sobrevalorada, LLORECA en general y Di María en particular: qué estrés más grande, cada día se abre un bache nuevo, otro cambia de dueño, no sé cual ha fichado al cocinero que antes estaba con Ángel León. No sé cómo Pepe Monforte puede vivir en esta desazón, no podrá ni dormir no vaya a ser que ocurra algo en el gremio de la hostelería, en la calle Plocia ya no cabe un garito, pero en la Plaza de Abastos de esta gran población cada día hay una novedad.. Sobrevalorado, por supuesto, La Casería y esos chiringuitos cutres y pringosos. Sobrevalorado Pedri, que los pedristas del Barça y aledaños dan una brasa de categoría con ese pibe correcalles. Por supuesto están sobrevalorados los miembros viriles grandes, el tamaño no importa, todos los que presumen de tenerla grande pegan cada gatillazo que se oyen las risas en Guinea. La novela negra está sobrevalorada, ahora hay que conocer a la nueva escritora italiana que desarrolla las tramas en el Tirol del Sur, al escritor noruego que escribe sus intrigas en una montaña de la Laponia, al noir de Toulouse o la intriga victoriana. Los coches están sobrevalorados, son de gente que quiere enseñar a sus colegas lo poderosos que son, una manera de presumir. Los microcoches también son para vacilar, para los que van de modernos o se compran un 'híbrido enchufable' y otras tonterías por el estilo. Los todocamino, los 4x4, los monovolúmenes, las berlinas, todos están sobrevalorados. Lo auténtico es no tener coche, así da igual si Martín Vila ha quitado 2.500 aparcamientos a los pobres vecinos del Paseo Martítimo, los pobres perseguidos por los bolivarianos con las zonas verde, naranja y amarillo pollito .

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios