El Palillero

No es como la División Azul

Siempre apoyaron a las dictaduras marxistas. Con la excusa de que la democracia era burguesa y reaccionaria

Un sector de la izquierda española, el más extremista, cree que todavía estamos en los años de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Presumen de progresistas, y es una ironía, porque no miran al futuro, sino que viven anclados en el pasado y manipulando la memoria a su antojo. Es lamentable que presenten el apoyo a la OTAN en el conflicto entre Rusia y Ucrania como si el Gobierno español (¡ojo, en el que participan los suyos!) fuera a enviar una División Azul del siglo XXI. No es eso, no es eso. Ni tampoco la Rusia de Putin es la misma que la URSS de Lenin y Stalin. Aunque los afanes imperialistas de Putin tengan el mismo objetivo que el comunismo soviético, que invadió y se anexionó los países de su entorno con sangrientas dictaduras.

En los conflictos de los años de la Guerra Fría entre el comunismo soviético y sus dictaduras del proletariado esparcidas por el mundo, frente a las democracias de EEUU y los países occidentales, siempre apoyaron a las dictaduras marxistas. Con la excusa de que la democracia era burguesa y reaccionaria, aunque fue determinante para derrotar al nazismo y el fascismo en la Segunda Guerra Mundial. Ese sector de la izquierda arcaica, entre las libertades de EEUU y la dictadura de Cuba, siempre ha preferido a la Cuba de Fidel. Tanto el PCE, como sus sucesores de IU (ahora en Unidas Podemos), han organizado múltiples marchas contra la Base de Rota. Todavía no han digerido la entrada de España en la OTAN.

Lo deseable es una solución diplomática y pacífica. Pero España debe cumplir sus obligaciones en la Alianza Atlántica, como ha dicho la ministra de Defensa, Margarita Robles. En EEUU gobierna el demócrata Joe Biden, al que aquí presentaron como un líder casi socialista, o algo así, y tiene por vicepresidenta a la feminista y multiétnica Kamala Harris. Ya no manda allí Donald Trump. Y la actual Rusia no es un buen modelo para la izquierda comunista.

El Gobierno de Pedro Sánchez va a enviar dos buques al Mar Negro y puede que algunos aviones a Bulgaria. No es como la División Azul, en la que participaron unos 45.000 soldados españoles, de los cuales murieron casi 5.000 en combates y muchos más al enfermar, además de los prisioneros en campos de trabajo soviéticos durante 12 años. Cientos de cadáveres no fueron devueltos a sus familias. La División Azul fue un horror y un gran error. Ojalá que nunca haya otro frente de Leningrado, ni nada parecido. Pero tampoco ignoren que la OTAN es el bando que defiende la libertad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios